Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Muere supuesto ladrón al ser lanzado de microbús

Al parecer asaltaba la unidad y un pasajero repelió atraco, según la PNC

El asesinato ocurrió en el kilómetro 24 y medio, en la jurisdicción de Quezaltepeque, indicó la Policía. Foto EDH / Jaime Anaya

El asesinato ocurrió en el kilómetro 24 y medio, en la jurisdicción de Quezaltepeque, indicó la Policía. Foto EDH / Jaime Anaya

El asesinato ocurrió en el kilómetro 24 y medio, en la jurisdicción de Quezaltepeque, indicó la Policía. Foto EDH / Jaime Anaya

Un pandillero de la mara Salvatrucha (MS) que, según la Policía, iba asaltando un microbús del transporte colectivo, fue asesinado ayer a tiros en el interior de la unidad, cuando uno de los pasajeros repelió el atraco.

El muerto fue identificado como Edwin Vladimir Ramírez Martínez, (a) El Bandido, de 18 años.

De acuerdo con los agentes policiales, con Ramírez Martínez viajaba otro supuesto pandillero que no fue identificado, que también fue alcanzado por los disparos del ciudadano que frustró el masivo asalto. Este último fue llevado al hospital Nacional Zacamil.

Las primeras investigaciones indican que ambos sujetos fueron lanzados del microbús, alrededor de las 5:45 de la mañana, de una ruta no especificada, sobre el kilómetro 24, en la jurisdicción de Quezaltepeque.

Asesinan a panadero

Un panadero identificado también como exintegrante de la mara 18 y de nombre Rafael Antonio Morales, de 35 años, fue asesinado alrededor de las 5:50 de la mañana, en la colonia Santa Emilia.

La Policía detalló que Morales fue atacado en la intersección de la 10a. Avenida Sur, en el barrio El Guayabal, cuando se disponía a repartir pan.

Según su compañera de vida, la víctima se dedicaba desde hace cinco años al referido oficio, cuya rutina consistía en la elaboración del pan durante las noches y hornearlo a las 4:00 de la mañana, para salir a venderlo antes de las 6:00 de la mañana.

Vecinos declararon que vieron merodear un vehículo en la zona y que cuando el panadero se subió a su carro, lo siguieron por algunos segundos y luego le dispararon sin mediar palabra.

La compañera de vida agregó que Morales nunca le habló de que hubiese recibido algún tipo de amenazas.

"Aquí en la zona hasta lo cuidaban, porque él era bien llevativo... Si la dedicación de él era ir a jugar fútbol a la cancha", aseguró la doliente.

La víctima deja a dos hijos en la orfandad.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación