Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Muere policía herido en ataque frente al Parlacen

El agente, de 57 años, estaba hospitalizado, desde el martes, tras ser acribillado por pandilleros. En su tiempo libre recibía cursos de panadería para abrir un negocio propio

El cadáver de un hombre fue localizado ayer a un costado del mercado San Miguelito, en San Salvador. Foto EDH / Salomón Vásquez

El cadáver de un hombre fue localizado ayer a un costado del mercado San Miguelito, en San Salvador. Foto EDH / Salomón Vásquez

El cadáver de un hombre fue localizado ayer a un costado del mercado San Miguelito, en San Salvador. Foto EDH / Salomón Vásquez

La muerte le ganó la batalla ayer al policía José Joaquín Montiel Benítez, quien el martes anterior fue atacado a balazos frente a la sede del Parlamento Centroamericano (Parlacen), en San Salvador. El agente, de 57 años, trabajaba desde hace varios años en la Unidad de Protección a Personas Importantes (PPI) de la Policía.

Las autoridades informaron que el agente recibió unos siete disparos en diferentes partes del cuerpo, por lo que las probabilidades de que sobreviviera eran mínimas.

Un colega de la víctima también salió herido en el ataque, pero allegados a él señalaron que se está recuperando.

Montiel se convierte en el policía número 35 asesinado por pandilleros en lo que va del año.

De hecho, las autoridades atribuyeron el ataque a la pandilla 18. Tras el hecho, arrestaron a tres de sus miembros, que residen en la colonia 3 de Mayo y la comunidad Tutunichapa, en San Salvador.

Los delincuentes llegaron a la zona en un vehículo que tenía reporte de robo, se bajaron y les dispararon a quemarropa a los agentes, quienes no lograron a defenderse.

Minutos después, los pandilleros abandonaron el carro cerca de la iglesia María Auxiliadora (Don Rúa) y escaparon de la zona en otro.

Posteriormente se dirigieron a un motel situado en la colonia La Rábida, donde pretendían ocultarse. Sin embargo, una llamada ciudadana alertó a los agentes de que los supuestos homicidas estaban dentro de una de las habitaciones del establecimiento y ahí fueron detenidos.

Allegados de Montiel relataron que en su tiempo libre recibía cursos de panadería y que planeaba abrir en poco tiempo un negocio propio para ayudar económicamente al sostenimiento de su familia.

Continúa la racha de violencia

En otro hecho, la noche del miércoles, el conductor de un carro embistió a un policía en la calle a Mariona, entre Mejicanos y Cuscatancingo.

Las autoridades dijeron que Luis Campos, de 41 años, y su hijo Alexis Campos, de 19, habrían actuado con dolo; si embargo, ellos negaron la versión y aseguraron que no habían visto a la víctima. Compañeros del policía arrestaron a los sujetos por el delito de intento de homicidio. Agregaron que presuntamente el más joven tiene vínculos con pandillas en la colonia El Tikal, de Apopa.

Por otra parte, dos hombres fueron asesinados en el caserío Tigüilote, del cantón San Ramón Grifaldi, de Tecoluca, San Vicente. Fueron identificados como los hermanos José Napoleón Castro, de 44 años, y José Antonio Castro, de 38, quienes según informó la Policía no pertenecían a pandillas. Se desconoce el móvil del doble asesinato.

La noche del miércoles, también fueron ultimados los hermanos José David y Jonathan Alexis, ambos de apellido Esquivel, en el barrio El Calvario, de Chirilagua, San Miguel.

Las víctimas, de 26 y 22 años, fueron privadas de libertad por pandilleros y horas después fueron encontradas muertas en un predio baldío.

Fuentes policiales informaron que ambos presentaban lesiones de bala.

Se sabe que los Esquivel tenían aproximadamente un mes de haber llegado a residir en el lugar. Pero las autoridades desconocen si los jóvenes habían sido amenazados o si tenían problemas con integrantes de pandillas.

En otros hechos de violencia, el cadáver de un hombre fue encontrado ayer en el pasaje Lindo, a un costado del mercado San Miguelito, en San Salvador.

La víctima, de entre 25 y 30 años, estaba envuelta en sábanas y presentaba lesiones provocadas con arma blanca.

Las autoridades presumen que el hombre fue ultimado por la noche y sus verdugos dejaron el cadáver en la zona. La escena fue descubierta alrededor de las 6:00 a.m.

Aparentemente, no tenía tatuajes ni vestimenta que hiciera presumir que pertenecía a pandillas, aseguraron las autoridades.

Otro cadáver fue encontrado flotando en el río Acelhuate, cerca del puente Las Mulas, en el límite entre Ciudad Delgado y Soyapango.

Las autoridades manifestaron que el sujeto supuestamente era miembro de la pandilla 18. Tenía unos tres días de haber sido ultimado.

Además, una mujer no identificada fue asesinada ayer en el cantón y caserío Tres Ceibas, en Apopa. Mientras que en Zacatecoluca, cerca del puente Comala, en La Paz, fue ultimada otra persona.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación