Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Muere niño en incendio en la Cucumacayán

Según Bomberos fue por fallas en el sistema eléctrico de la casa

Trabajadores demuelen lo poco que quedó de las paredes de la casa de la familia Ramírez, ya que quedaron destruidas.

Trabajadores demuelen lo poco que quedó de las paredes de la casa de la familia Ramírez, ya que quedaron destruidas.

Trabajadores demuelen lo poco que quedó de las paredes de la casa de la familia Ramírez, ya que quedaron destruidas.

La familia Ramírez perdió la madrugada de ayer a uno de sus integrantes más queridos. Junior Omar Ramírez, de 7 años murió durante un incendio que destruyó por completo su casa situada el pasaje San José, de la colonia Cucumacayán, en San Salvador.

El siniestro ocurrió a las 12:00 de la noche, según los vecinos.

En la tragedia la madre de la víctima y sus hermanos, de 2 y 9 años, fueron rescatados y trasladados al hospital Zacamil, en Mejicanos, ya que resultaron afectados por haber inhalado humo.

Los lesionados fueron identificados como Alba Eugenia Ramírez, de 31 años, su hijo José Omar Ramírez, de 2, y Omar Javier Ramírez, de 9.

Fuentes cercanas a la familia detallaron que se encontraban estables en el centro médico y por la tarde fueron dados de alta. El rescate lo realizaron decenas de vecinos de la familia Ramírez.

Sin embargo, Junior Omar no pudo salir de su cuarto. Las llamas avanzaron rápidamente y lo acorralaron en la habitación.

Bomberos que participaron en las tareas de auxilio dijeron que el niño fue encontrado en un ropero, donde se habría intentado refugiar.

"Estaba en una esquina del mueble, intentó refugiarse pero las llamas alcanzaron el ropero", dijo consternado uno de los bomberos que participó en la recuperación del cadáver.

Ayer en la mañana los vecinos narraron como el fuego en minutos se propagó por las tres habitaciones de la vivienda.

Otros vecinos relataron que en la desesperación por querer ayudar a la familia, destruyeron los techos y removieron varias láminas para accesar a la casa en llamas.

Toda la familia estaba dormida cuando ocurrió la tragedia.

"Dicen que le gritaban a la madre (alertándola del incendio), pero no hubo respuesta, así que un vigilante tuvo que destrabar unas láminas y meterse a la vivienda para sacarlos", relató un vecino.

Según Hugo García, sargento de los Bomberos, el incendio se habría originado al parecer por fallas en el sistema eléctrico.

"No se pudo determinar si fue por saturación en los toma corrientes o por otras fallas", comentó García.

La vivienda también era utilizada, en la planta baja, como oficinas y bodega donde se almacenaban repuestos para equipos industriales. La pronta intervención de los vecinos y luego de los bomberos, evitó que el fuego se propagara a las casas aledañas.

Un vigilante sacó a la familia Ramírez

Los testimonios eran muchos. Carlos Rodríguez narró que hicieron hasta lo imposible para rescatar al niño, pero el mérito fue para el vigilante de la colonia, ya que al ver que la ayuda no venía, se armó de valor y él mismo procedió a sacar a los sobrevivientes.

"El problema es que pasó más de media hora y la ayuda no venía, por eso un vigilante (que custodia la zona) se decidió a ingresar a la vivienda para sacar a la familia", comentó un lugareño.

El resto de vecinos auxiliaron desde afuera al vigilante para ayudar a las personas.

La preocupación de los pobladores era que el fuego se propagara a una bodega que colinda con la vivienda donde se fabrican camisas y podría existir material que propagara más las llamas.

"Cuando nos avisaron del incendio mi preocupación era que la bodega había agarrado fuego, pero no fue así. Sin embargo, luego nos enteramos que murió un menor. Es lamentable lo que le pasó a esa familia", dijo un empleado.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación