Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Muere niño de cinco años luego de tragar canicas

Policía y Fiscalía investigan si hubo delito de negligencia aunque todo indica fue accidental

La tragedia ocurrió en la colonia Montes IV, situada en el municipio de Soyapango. Foto EDH / Claudia Castillo

La tragedia ocurrió en la colonia Montes IV, situada en el municipio de Soyapango. Foto EDH / Claudia Castillo

La tragedia ocurrió en la colonia Montes IV, situada en el municipio de Soyapango. Foto EDH / Claudia Castillo

En un abrir y cerrar de ojos, un menor de 5 años murió luego de tragarse dos canicas de forma accidental. El hecho ocurrió a las 6:30 de la tarde del lunes, en una colonia de Soyapango.

El niño jugaba en su casa cuando pidió a su abuela una fruta para comer. Luego de ello presentó las señales de asfixia.

"La abuela de él me comentó que le pidió una banana y luego se fue para el cuarto a comérsela, quizá ni un minuto pasó que se comió la banana cuando empezó a temblar porque se estaba asfixiando", relató el padre del menor.

El niño estaba bajo el cuidado de su madre y abuela, quienes pensaron que el menor se había atragantado con la fruta y salieron a pedir ayuda a sus vecinos y se pusieron en contacto con el hospital José Molina Martínez, en Soyapango.

Una profesional en salud indicó, vía teléfono, cómo dar los primeros auxilios al niño quien escupió una de las canicas durante las maniobras.

"Esperaban una ambulancia, pero como no llegaba movilizaron al niño en un vehículo particular. Cuando llegó al hospital ya había fallecido", relató un oficial que investigaba el caso.

"A veces las cosas que suelen pasar uno no las entiende, porque tenía un montón de juguetes en la cama, pero canicas no tenía ahí. A saber a dónde las encontró", aseguró su progenitor.

No obstante, añadió que en la casa habían canicas regadas, pero que el niño no siempre jugaba con ellas.

Insistió en que en la cama donde estaba el menor habían carros, muñecos y jugos, rememoró.

Investigarán el caso

La Policía y la Fiscalía se hicieron presentes al Hospital Molina Martínez para investigar si la muerte del menor representa el delito de negligencia, abandono o desamparo de menor. Sin embargo, se determinó que fue un accidente.

El cuerpo del menor fue entregado a sus familiares luego de que le fueron realizadas unas radiografías en el centro médico.

Dicho examen permitió descubrir que el menor había ingerido dos canicas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación