Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

MS-13 y mara 18 planean unirse para enfrentar al Estado

Ambas pandillas han arreciado ataques contra policías y soldados, luego del traslado de cabecillas a Zacatraz y por muertes de mareros

Este grafitis en San Martín evidencia símbolos de ambas pandillas, la ala Revolucionaria de la mara 18 usando el 13.

Este grafitis en San Martín evidencia símbolos de ambas pandillas, la ala Revolucionaria de la mara 18 usando el 13.

Este grafitis en San Martín evidencia símbolos de ambas pandillas, la ala Revolucionaria de la mara 18 usando el 13.

Los cabecillas de las dos principales pandillas estarían planeando desde hace varias semanas unirse para hacer frente a las posibles medidas que el Estado tomará para reducir el alto índice de criminalidad que enfrenta el país, según fuentes de Inteligencia policial.

La posible unión de la mara Salvatrucha (MS-13) y el Barrio 18 sería para ejecutar una especie de ofensiva en cuanto a homicidios, incrementar acciones que causen una mayor cantidad de asesinatos, según los informes de Inteligencia policial, a raíz del traslado de los cabecillas a Zacatraz y la muerte de 15 pandilleros al enfrentarse en dos ocasiones contra policías y soldados en Zaragoza y La Paz.

Las fuentes aseguran que los pandilleros pretenden ponerse de acuerdo para demostrarle su poder al Gobierno por los traslados del pasado febrero.

El traslado, hace un par de semanas, de 31 cabecillas más podría acelerar el acuerdo entre ambas estructuras, aunque esa unión sería sólo entre algunas clicas o tribus, no la totalidad de ambas organizaciones criminales.

La información de Inteligencia revela que harán "pegadas" (ataques) a funcionarios, infraestructura del Estado y algunos sectores de la empresa privada.

"Las pandillas pretenden tomar acciones más contundentes y están planificando una alianza las dos pandillas" señala dicha investigación.

Investigadores basan su información en abundantes comunicaciones entre cabecillas, que han sido interceptadas.

Añaden que los miembros de ambas pandillas que se encuentran en libertad, solo están esperando la "luz verde", la autorización, de parte de mareros y pandilleros que presuntamente se encuentran en prisiones de Estados Unidos, para ejecutar la ofensiva.

La investigación detalla que los cabecillas de las pandillas "están preocupados porque prácticamente se quedaron solos, y por eso se harán sentir".

Las fuentes explican que al decir que se han quedado solos, los delincuentes se refieren a que, una vez rota la tregua, no tienen apoyos para seguir con ella, que inició en marzo de 2012, bajo la presidencia de Mauricio Funes.

El exdirector de la PNC, Rodrigo Ávila, los especialistas Carlos Ponce y Carlos Carcach coinciden en que la pandilla está demostrando su poderío con las últimas acciones (ver nota en siguiente página).

Mientras el comisionado de Seguridad, Hato Hasbún, declaró que prepararan un "batallón de Limpieza" para contrarrestar a las pandillas.

No todos están de acuerdo

Fuentes de El Diario de Hoy indican que ante la posibilidad de que la MS-13 y la 18 formen un frente común, hay sectores de ambas pandillas que no están de acuerdo.

Ese resquemor existe más en la pandilla 18 de la línea Revolucionaria.

De hecho, uno de los sectores que, aparentemente no estarían de acuerdo con esa alianza, es la pandilla que opera en la comunidad Las Palmas. Sin embargo, las fuentes aclaran que ese desacuerdo no está en coaligarse con la MS-13, si no con la línea Sureña, cuyo cabecilla es Carlos Ernesto Mojica Lechuga (a) Viejo Lin.

Fuentes de la comunidad Las Palmas, ubicada a pocos metros del Ministerio de la Defensa Nacional y del Estado Mayor de la Fuerza Armada, afirman que en los últimos días han escuchado a pandilleros de ese vecindario decir que su problema no está en hacer una especie de alianza temporal con la MS-13 si no con los Sureños.

Aparentemente, según las fuentes policiales, uno de esos sectores donde se estaría implementando esa alianza es en el municipio de Ilopango.

De hecho, en la cuenta de Facebook de un pandillero que opera en ese sector, hay una ilustración en la que se incluye el número 13 y las letras S y R que corresponden a los distintivos de la MS-13 y a las facciones Sureños y Revolucionarios de la 18.

Indagan primer caso

Fuentes ligadas a las investigaciones del asesinato del jefe fiscal cometido el 6 de marzo en Usulután, afirman que para matar a Andrés Ernesto Olivo hubo una confabulación de parte de las dos pandillas para cometer el hecho. Es por eso que un día después, las unidades especializadas de la Policía realizaron al menos 19 capturas, 13 pandilleros de la 18 y seis MS.

Las fuentes aseguran que la investigación fue compleja porque los investigadores dudaban que el fiscal haya sido ultimado por pandilleros de la 18, pero en el sector del hecho opera la MS.

La gran interrogante de las autoridades era cómo ingresaron los asesinos a una zona de los rivales.

Oliva fue abatido a tiros por dos sujetos a bordo de una motocicleta, cuando el fiscal recién parqueaba su vehículo después de regresar de una reunión de muchachos de la iglesia.

Las investigaciones aseguran que Diego Adalberto González, (a) El Taniz y otro sujeto conocido como Gángster, son los dos pandilleros de la 18 que presuntamente habrían disparado contra el fiscal Oliva en la colonia Masferrer de Usulután.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación