Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Mined dice que trata de minimizar inseguridad

En Cuscatlán, desde 2009, 17 maestros han sido reubicados por amenazas de muerte

Un soldado señala el nombre de la tribu (agrupación) del Barrio 18 con presencia en la escuela del cantón La Esperanza, que predomina en varias escuelas de San Pedro Perulapán. Los grafitis son frecuentes en las paredes escolares.

Un soldado señala el nombre de la tribu (agrupación) del Barrio 18 con presencia en la escuela del cantón La Esperanza, que predomina en varias escuelas de San...

Un soldado señala el nombre de la tribu (agrupación) del Barrio 18 con presencia en la escuela del cantón La Esperanza, que predomina en varias escuelas de San Pedro Perulapán. Los grafitis son frecuentes en las paredes escolares.

La directora departamental del Ministerio de Educación en Cuscatlán, Nohemy Servellón, está consciente de la inseguridad que se vive en varias escuelas de ese departamento y, específicamente, de San Pedro Perulapán. Sin embargo, no considera acertado afirmar que "por unos casos" se diga que las pandillas han sometido al sistema educativo.

Desde 2009, no menos de 17 profesores han tenido que ser reubicados, debido a amenazas de grupos de mareros. No obstante, de acuerdo con Servellón, en esta situación de inseguridad los más afectados son los estudiantes, quienes en muchas ocasiones se ven obligados a desertar o, en el mejor de los casos, a emigrar a otras escuelas.

"Los niños, los alumnos, son los más afectados, más que los maestros, y estos casi nunca ponen una denuncia. En varias escuelas del departamento tenemos inasistencia por eso", explicó Servellón.

De acuerdo con la funcionaria del Mined, casi en todas las escuelas hay deserciones por las amenazas de maras. En escuelas de San Rafael Cedros y de San Pedro Perulapán es más palpable esa realidad.

Por ejemplo, este año, en el cantón Paraíso Arriba fue ampliada la oferta escolar hasta el bachillerato, pero ya se registran varias deserciones por las intimidaciones.

La directora departamental indicó que Cuscatlán tiene 20 centros escolares incluidos en el programa Escuelas Seguras. Sin embargo, ese es un número muy bajo con relación a los 207 centros escolares que tiene el departamento de Cuscatlán.

En una escuela del cantón Istahua, siempre del departamento de Cuscatlán, solo este año han desertado un aproximado de 20 estudiantes, debido a las amenazas que han recibido solo por vivir en un lugar donde domina una pandilla diferente a la que persiste en el sector donde está ubicada la escuela.

Según Servellón, el Mined y los maestros están trabajando mucho para minimizar las situación de inseguridad provocada por las pandillas.

Organizaciones denuncian inseguridad

El martes anterior, Bases Magisteriales, organización sindical de maestros, denunció el riesgo en el que trabajan los maestros a escala nacional y expusieron algunos casos de maestros amenazados.

Entre los casos expuestos estaban los de varios centros escolares de San Pedro Perulapán e Izalco (Sonsonate).

El 7 de septiembre, el Sindicato de Maestros de la Educación con la participación de las Comunidades (Simeduco) señalaron la infiltración de las pandillas en las escuelas, denunciaron que el propósito es reclutar a estudiantes no involucrados en esos grupos.

Estas denuncias han venido sucediéndose desde hace varios años, el Gobierno ha respondido con diversos ensayos de planes de seguridad. El último ha sido el plan Escuelas Seguras.

De acuerdo con la directora departamental de Cuscatlán, sin embargo, una vez iniciado el año escolar no se puede incluir a otras escuelas cuya situación de seguridad se complique a medio año, sino que se debe esperar hasta el plan del siguiente año.

Diversas organizaciones magisteriales han manifestado el problema de extorsiones a maestros por parte de las pandillas.

No obstante, profesores de centros escolares de zonas rurales de municipios como Panchimalco, San Pedro Perulapán y Tacuba, dijeron que no estaban siendo extorsionados.

Agregaron que el problema es más por el reclutamiento, las amenazas originadas por diversas razones y la presencia misma de pandilleros.

Pese a lo que señalan organizaciones magisteriales y los maestros entrevistados, la directora Servellón, no cree que el sistema educativo esté sometido por las pandillas.

"Yo no lo creo así. Diferente fuera que todas las escuelas tuvieran esa situación", explicó la funcionaria.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación