Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Militar podría estar implicado en ataque a dos mujeres turistas

Investigadores dicen que arma decomisada al oficial podría haber sido usada en el asesinato de australiana

Candelaria Morataya (al fondo), junto a un pariente suyo, el militar que está detenido vinculado al ataque a las dos turistas en Olocuilta, y un hermano de este, durante una celebración días antes de que Candelaria fuera asesinada en un aparente asal

Candelaria Morataya (al fondo), junto a un pariente suyo, el militar que está detenido vinculado al ataque a las dos turistas en Olocuilta, y un hermano de este,...

Candelaria Morataya (al fondo), junto a un pariente suyo, el militar que está detenido vinculado al ataque a las dos turistas en Olocuilta, y un hermano de este, durante una celebración días antes de que Candelaria fuera asesinada en un aparente asalto. Foto EDH / Tomada de actiweb.es

El 12 de abril de 2012, Candelaria Morataya de Corvera, salvadoreña de nacimiento y australiana por nacionalización, fue asesinada cuando tres hombres a bordo de dos pick up, interceptaron el auto en que viajaba junto a su esposo, José Corvera.

Obligaron a José y a Candelaria a desviarse de la carretera que conecta Zacatecoluca (departamento de La Paz) y Tecoluca (departamento de San Vicente) e internarse en una calle de tierra; al hombre lo bajaron unos cuantos metros después y a ella se la llevaron. Metros adelante, en un cañal, la intentaron violar; ella se defendió. La mataron.

La investigación indica que fue un aparente asalto, por lo que José Corvera les relató: le robaron algunas pertenencias, lo lanzaron del auto, se llevaron a su mujer.

Pero, contrario a lo que cualquiera en su lugar hubiera hecho, Corvera no denunció el hecho de inmediato, sino que lo hizo horas después, cuando las autoridades ya habían localizado el cadáver de Candelaria, una excombatiente del FMLN, cuando era un grupo guerrillero y quien aportaba ayuda económica a varias comunidades salvadoreñas.

Hecho similar

El hecho anterior es similar al del lunes anterior: dos mujeres (Ana Cristina Ramos y Suyapa del Carmen Canales Villatoro) fueron acribilladas en una zona rural de Olocuilta, cuando ambas, junto al conductor de una camioneta todo terreno, se conducían al aeropuerto.

El carro es interceptado y supuestamente obligan al motorista a lanzarse de la camioneta y se llevan a las dos mujeres, acribillándolas metros adelante, a la orilla de una calle de tierra de una zona rural en Olocuilta, La Paz.

Ramos murió de inmediato; Canales Villatoro se encuentra en estado crítico de salud.

Un oficial de alto rango capturado

Estos dos casos tienen en común más que esa similitud en cuanto a la manera de actuar de los delincuentes.

En el caso de el ataque contra Ramos y Canales Villatoro, ambas estadounidenses por nacionalización, un militar, con el grado de teniente coronel, ha sido detenido, según fuentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y de la Fiscalía General de la República (FGR) como sospechoso.

El militar es el mismo que aparece en una fotografía, departiendo con Candelaria Morataya, el esposo de ella y otras personas más, entre estos, un hermano del oficial dueño del auto en que Candelaria y su marido viajaban aquel 12 de abril, cuando ella fue asesinada.

Las fuentes de El Diario de Hoy indican que al militar fue capturado cuando salía de una vivienda en San Vicente, llevando consigo una arma de fuego que supuestamente habría sido usada en el ataque contra las dos estadounidenses, la cual pretendían decomisar a los investigadores de este caso.

Esa misma arma, según las fuentes de este Periódico, supuestamente habría sido utilizada también en el asesinato de Candelaria Morataya, el 12 de abril de 2012.

A diferencia del reciente ataque, por el homicidio de Morataya, quien tenía 30 años de residir en Brisbane, Australia, no hubo detenciones, de lo cual se han valido algunas organizaciones para criticar a la Fiscalía, de quien dicen, ha hecho una investigación que hasta el momento no ha conducido a la captura de ningún sospechoso.

Ayer, José Elías Canesa Deleón, esposo de Canales Villatoro, fue acusado en el Juzgado de Paz de Olocuilta, por los delitos de homicidio, luego de que (según la Fiscalía) él confeso su participación intelectual en el hecho, habiendo admitido que mandó a matar a su esposa por problemas de infidelidad conyugal, para lo cual contrató un grupo de sicarios a los que les pagaría 36 mil dólares.

La audiencia inicial contra Canesa Deleón será el martes próximo a las 9:00 a.m., según ha informado la FGR quien aún no ha acusado al militar.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación