Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Militar desaparecido fue hallado muerto

Soldado tenía 3 meses de haber ingresado a la institución castrense y estaba de alta en el Destacamento Militar No. 1 de Chalatenango

Con cuatro días de desaparecido, un soldado fue encontrado muerto ayer por la mañana, en la lotificación Cihuatán, en Guazapa, al norte de San Salvador.

La víctima, Rafael Blandón Rivera, de 22 años, estaba al pie de un árbol con al menos cuatro disparos en la cabeza.

En la zona había presencia de militares, quienes desde el domingo anterior, cuando familiares lo reportaron como desaparecido, iniciaron la búsqueda, afirmó un oficial.

Blandón Rivera estaba de alta en el Destacamento Militar Número 1 de Chalatenango; había salido de descanso el viernes de la semana pasada y debía presentarse el lunes pasado.

Parientes informaron que avisaron a la institución de su desaparición el domingo; igual lo hicieron en la sede policial de Guazapa.

Un militar afirmó que la víctima había completado los tres meses de formación y adiestramiento militar para asumir responsabilidades de seguridad pública en apoyo a la Policía Nacional Civil.

Investigaciones preliminares de los militares revelan que el muchacho fue visto a la 1:00 de la tarde del martes en compañía de cuatro peligrosos cabecillas de una pandilla de Guazapa.

El oficial del Ejército supone que estos sujetos habrían asesinado al soldado por una causa aún no establecida. Algunos lugareños también vincularon al joven con las maras y estas por algún incumplimiento lo habrían ultimado.

Debido a esa posible afiliación, el militar habría desertado del servicio militar.

Ninguna de las dos versiones fue confirmada por la Policía ni por la Fuerza Armada.

Militares y policías rastrearon la zona ayer por la mañana en busca de sospechosos del asesinato del soldado, quien vivía en el centro de Guazapa, pero sin éxito.

En otros hechos violentos, el martes por la noche hubo otro homicidio en Apopa.

La víctima fue identificada por la Fiscalía como Edgar Alberto Sosa Montoya, de 30 años, quien, al parecer, conversaba con unos amigos cuando tres sujetos se le acercaron, uno con arma de fuego y si mediar palabra le disparó varias veces.

El hombre murió de heridas en la cabeza, tórax y abdomen. El hecho se registró a las 8:30 de la noche, en la intersección de las calles de las colonias El Zunzal y Agua Zarca.

En otro caso, ayer por la tarde, la Policía reportó un nuevo hecho de violencia en Ayutuxtepeque, al norponiente de San Salvador.

Autoridades dijeron que la víctima, de unos 35 años, fue atacada con arma de fuego por miembros de pandillas, dentro de un microbús de la ruta 44, cuando se movilizaba entre la calle 15 de Septiembre y la 1a. Avenida Norte.

De acuerdo con la Policía, la víctima no fue identificada porque no portaba documentos personales.

En la zona donde ocurrió el asesinato opera la pandilla 18, por lo que la Policía no descarta que este grupo delictivo esté implicado en este caso.

En la entrada del barranco El Tacuazín, en el municipio de Concepción de Ataco, en Ahuachapán, las autoridades encontraron el cadáver de un menor de 15 años.

Según la Policía, el cuerpo de la víctima se hallaba en avanzado estado de descomposición, aproximadamente con siete días de haber sido asesinado, de acuerdo con estimaciones de forenses de Medicina Legal.

En Usulután, en un cañal de la hacienda La Carrera, hallaron una osamenta que, de acuerdo con las autoridades, podría pertenecer a una mujer. Otros homicidios se registraron ayer por la tarde en Santa Elena, en Usulután y San Juan Nonualco, La Paz.

En el polígono 40 de la colonia Altavista, de Ilopango, un hombre fue asesinado ayer por la noche.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación