Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Migran a EE. UU. para huir de extorsiones

Los relatos de quienes huyen hablan de amenazas por parte de pandillas por no pagar las extorsiones

Pandillero del Barrio 18, del barrio San Miguelito, posa frente a un cúmulo de billetes, producto de las extorsiones. Foto EDH

Pandillero del Barrio 18, del barrio San Miguelito, posa frente a un cúmulo de billetes, producto de las extorsiones. Foto EDH

Pandillero del Barrio 18, del barrio San Miguelito, posa frente a un cúmulo de billetes, producto de las extorsiones. Foto EDH

El incremento de inmigrantes en un albergue en el sur de Texas, Estados Unidos, ha dejado al descubierto que muchos centroamericanos abandonan sus países para huir de las extorsiones.

Zita Telkamp, directora de La Posada de San Benito, aseguró al diario Valley Morning Star de Harlingen que en los últimos dos meses, poco más de 300 hombres, mujeres y niños se han refugiado en ese albergue y que esa cantidad es algo que no se había visto antes.

Según Telkamp, Centroamérica vive una ola de violencia sin precedentes y eso está causando un alza en el flujo de mujeres y niños hacia Estados Unidos.

La religiosa comparó la cantidad de migrantes atendidos y asegura que ha aumentado a 589 entre el 1 de julio de 2012 y el 30 de junio recién pasado.

En años anteriores, la cifra de atendidos ha oscilado entre los 200 o 235.

Los relatos de quienes huyen hablan de amenazas por parte de pandillas por no pagar las extorsiones.

La mayoría de los migrantes atendidos proceden de países como Honduras, El Salvador y Guatemala.

De acuerdo con la Fiscalía General de la República (FGR), solo en la zona oriental de El Salvador hay más de 549 casos de extorsión investigados que al sumar la cantidad de dinero extorsionado la cifra podría rondar los 52 millones de dólares. La mayoría de extorsiones es cometida por pandilleros.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación