Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Mejicanos en fuego cruzado entre pandillas

Víctimas fueron ultimadas por rencillas entre maras, pleitos por droga y por no pagar la "renta"

La violencia se ha ensañado con los habitantes de Mejicanos: en promedio, un homicidio se registra cada siete u ocho días, según estadísticas homologadas entre la Policía Nacional Civil y la oficina del Observatorio Municipal de la Violencia.

Hasta el 12 de noviembre, las autoridades habían contabilizado 89 homicidios, 20 casos más que durante el mismo período del año pasado, cuando la cifra ascendió a 69 casos.

Por la cantidad de hechos de violencia ocurridos a la fecha, Mejicanos se sitúa entre los primeros cuatro municipios más violentos del país.

La situación se ha tornado compleja en noviembre, porque en los primeros 12 días ya ocurrieron nueve casos, a razón de un hecho por cada 48 o 72 horas; uno de esos casos fue un doble homicidio.

Estos asesinatos han creado pánico y desconfianza en la población de Mejicanos. A simple vista, el centro del municipio parece inofensivo, todo se desarrolla en completa normalidad y en calma; pero basta consultar a algunos residentes para conocer la realidad.

A diferencia de meses anteriores, dicen algunos ciudadanos consultados, el casco central luce bastante desahogado, y más desierto aún después de las 6:00 de la tarde.

"La gente tiene miedo y no quiere permanecer mucho tiempo en el centro", afirmó una vendedora de la calle.

Un taxista manifestó que "en Mejicanos la situación está caliente, deberían sitiarla", para darle seguridad a la ciudadanía.

Los comerciantes aseguran que antes mantenían abiertos sus negocios hasta las 2:00 de la madrugada, pero con la ola delincuencial a las 6:00 de la tarde ya están cerrando.

Las pandillas, al igual que en el resto del país, son el problema; con frecuencia libran cruentas batallas en defensa del territorio.

La "renta" es el flagelo que más agobia a los ciudadanos, pero en los últimos días los comerciantes mejor establecidos son los que están siendo más perjudicados.

Del tema muy pocos se atreven a conversar, temen que algún familiar o compinche de los pandilleros los escuche y sea la siguiente víctima.

"La cosa está tan delicada en este municipio que es mejor no decir nada", manifestó un residente para obviar el tema.

Varios microempresarios han cerrado sus establecimientos porque no logran cubrir sus gastos de operación debido a las extorsiones.

En un recorrido por uno de los centros comerciales del municipio se observó que varios locales estaban cerrados de forma definitiva, como evidencia de la influencia que tienen las pandillas en el sector comercial.

Otra vendedora afirmó que un local situado a pocos metros de la alcaldía y que permanecía desocupado estaba por ser alquilado por un comerciante, pero al enterarse del asesinato de otro comerciante, desistió del plan y ya no lo rentó.

El ataque se registró el 8 de noviembre, en el interior de un negocio ubicado entre la calle El Progreso y la avenida Montreal. En el incidente, tres empleados de la víctima también resultaron heridos de bala.

Versiones de los residentes indican que el ataque sucedió porque el empresario se negó a pagar la extorsión. Sin embargo, una vendedora cercana al empresario manifestó que estaba al día con el chantaje.

Las autoridades todavía investigan los verdaderos móviles del hecho, aunque también presumen que pudo tratarse de un asalto.

Los asesinatos y balaceras en el municipio no paran, el vehículo asignado a la alcaldesa Juanita de Pacas fue acribillado la semana pasada; por fortuna, el tiroteo no registró víctimas.

Un día más tarde, un pandillero de la 18 fue ultimado a tiros en colonia Montreal.

Las víctimas de los últimos días han sido pandilleros, comerciantes, taxistas y particulares. Sus edades oscilan entre los 17 y 30 años, según las estadísticas.

De acuerdo con las investigaciones, los principales móviles tienen que ver con el conflicto entre pandilleros, pleitos por dominio de territorio para el comercio de droga y las extorsiones.

"La mayoría de hechos ocurridos durante el año han sido entre pandillas por dominio de territorio o droga", dijo un funcionario municipal, quien no quiso identificarse.

Las escenas de los homicidios han tenido lugar en el casco central del municipio, San Roque, colonia Zacamil, Montreal y bulevar Constitución.

"Hemos notado que los homicidios en Mejicanos se nos han elevado, a pesar de todos los esfuerzos que se están haciendo por disminuirlos", afirmó Beatriz de Funes, directora del Observatorio Municipal de la alcaldía de Mejicanos.

Los meses más violentos, con más asesinatos, han sido julio con 14 hechos, mayo con 12 y septiembre con 11.

Los homicidios se registran en su mayoría los fines de semana a cualquier hora del día, entre las 8:00 de la mañana y las 8:00 de la noche.

Las escenas criminales han sido fijadas en lugares públicos como vías céntricas del municipio, pasajes de colonias e interior de negocios.

Algunos hechos

El 28 de septiembre fue un día que sobrepasó el promedio histórico del municipio; se registraron cinco asesinatos en un lapso de cinco horas.

Cuatro de los hechos se suscitaron en colonia San Antonio; dos eran el propietario de un taller mecánico y su empleado; uno más fue un pandillero que llegó a atacarlos y el cuarto un investigador policial quien en cumplimiento de su deber trató de intervenir en el ataque.

Las estadísticas de noviembre revelan que hay un incremento del 300 por ciento en los casos. Sobre ese incremento las autoridades de Justicia y Seguridad Pública no se atreven a hablar.

Cuando se interroga al ministro Ricardo Perdomo sobre la alza criminal en dicho municipio, sus respuestas son generales acerca de la violencia a escala nacional.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación