Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Matrimonio tenía 20 años de sobrellevar disputas

Entre lágrimas, la madre de principal detenido relató los problemas y desencuentros de la pareja.

Eloísa Canales espera que su nuera se recupere y que si su hijo está implicado, que lo pague. Foto EDH / Mauricio Cáceres.

Eloísa Canales espera que su nuera se recupere y que si su hijo está implicado, que lo pague. Foto EDH / Mauricio Cáceres.

Eloísa Canales espera que su nuera se recupere y que si su hijo está implicado, que lo pague. Foto EDH / Mauricio Cáceres.

José Elías Canesa Deleón y Suyapa del Carmen Canales Villatoro se casaron recientemente en Estados Unidos, en un intento de superar los problemas que arrastraban desde hacía 19 años.

Pero casarse no fue la solución; los pleitos continuaron. A consecuencia de eso, hoy ella está en un hospital con diagnóstico reservado; él, en detención, por sospechoso de haber pagado para que mataran a su mujer y a una de sus amigas, según la Fiscalía General de la República (FGR).

El lunes anterior Suyapa y Ana Cristina Ramos fueron acribilladas a balazos cuando ambas se dirigían al aeropuerto de El Salvador, en Comalapa. Ramos, quien era de origen colombiana y nacionalizada estadounidense, murió en el lugar, en tanto que Suyapa logró sobrevivir.

José Elías vino desde Nueva York el martes anterior supuestamente tras enterarse del crimen contra su esposa y la amiga de ambos. Sin embargo, el miércoles cuando llegó a hacer una diligencia sobre el caso a la Fiscalía, le notificaron que quedaba detenido como sospechoso.

En medio de esa tormenta emocional, los más afectados son los cuatro hijos de la pareja, tres de ellos aún menores de edad.

De acuerdo con Eloísa Deleón, madre de José Elías, las infidelidades entre su hijo y Suyapa, su nuera, eran mutuas: "No voy a cubrirlo a él sólo porque es mi hijo. Los dos se eran infieles", dijo ayer la mujer, evidentemente afectada por lo que ella llama un doble golpe, pues dice que quería a Suyapa no como su nuera, sino como su hija.

Eloísa dice que las cosas empeoraron desde hace unos tres años, cuando Suyapa se enteró que su marido tenía una hija con otra mujer. Pero las fallas no comenzaron con ese hecho, sino mucho antes.

La madre de José Elías dijo a El Diario de Hoy que entre la familia y círculo de amigos más cercanos se sabía que Suyapa tenía una relación con un hondureño.

"Yo siento lástima por lo que les ha pasado a los dos. Ella (Suyapa) ha sido muy buena conmigo; pero él tampoco quiso hacer caso cuando lo aconsejábamos que se separaran si no podían superar sus problemas. Pobrecito. A saber cómo irá a ser el fin de mi hijo", dijo ayer Eloísa con los ojos llenos de lágrimas.

Nunca ha estado preso

Ante los señalamientos que ayer mismo hizo el Ministro de Justicia y Seguridad, David Munguía Payés, sobre una presunta relación con el narcotráfico de los cónyuges de las dos mujeres acribilladas el lunes anterior, Eloísa dijo que su hijo nunca antes ha estado preso, ni aquí en El Salvador ni en Estados Unidos. No que ella sepa.

Más bien expresó que su hijo había logrado tener tres pequeños restaurantes en Nueva York tras 20 años de trabajo intenso, lo cual le permitía vivir con modestia pero sin complicaciones económicas.

Eloísa recordó que hace dos semanas su hijo la llamó para pedirle el número de teléfono de un primo. Ella supuso que era para pedirle que fuera a recoger a Ana Cristina al aeropuerto, como en efecto lo hizo.

En el cantón La Perla, municipio de Jicalapa, departamento de La Libertad, no creen que este pariente de Canesa Deleón, que ahora será considerado testigo protegido, esté involucrado, al menos de forma voluntaria, en el ataque.

Que él haya ido a dejar a las mujeres al aeropuerto tampoco les sorprende. Solía hacerlo con cualquier lugareño. Pero de él poco se sabe.

Ayer, parientes dijeron que lo tenía la Policía pero no capturado. ¿Como testigo?, se le preguntó. "Sin duda", respondió el familiar.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación