Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Mataron a la Reina

Gaby Trejo fue reina de Atiquizaya entre el 2011-2012. Su madre la describe como coqueta y bella pero desobediente. La Policía local la vincula a pandillas y a tráfico de drogas. El 29 de enero pasado la hallaron asesinada.

Fotografía de Gabriela Karina Gudiel Trejo, investida como reina de Atiquizaya 2011-2012, publicada en el programa (revista) de las fiestas patronales de ese municipio.

Fotografía de Gabriela Karina Gudiel Trejo, investida como reina de Atiquizaya 2011-2012, publicada en el programa (revista) de las fiestas patronales de ese municipio.

Fotografía de Gabriela Karina Gudiel Trejo, investida como reina de Atiquizaya 2011-2012, publicada en el programa (revista) de las fiestas patronales de ese municipio.

Gabriela Karina Gudiel Trejo fue reina de las fiestas patronales de Atiquizaya, Ahuachapán, en el período 2011-2012, cuando tenía 17 años. Sólo un año después, la Policía la capturó y la fichó por estar involucrada en el robo de un auto y por hallar marihuana en su vivienda, en la colonia Roca Linda del mismo municipio. No obstante, las autoridades no pudieron probarle tales delitos y salió libre a los pocos días.

El 23 de mayo de 2013, cuando capturaron a la exreina de Atiquizaya, también arrestaron a Erick Jonathan Martínez Flores, cabecilla de la mara Salvatrucha del vecino municipio de Turín. Según el inspector Eliseo Leiva, jefe de la PNC de Atiquizaya.

Prácticamente, desde aquel día, Gabriela Karina ya no pudo ocultar su relación con la pandilla MS-13.

La Policía le comenzó a seguir los pasos hasta determinar que ella, supuestamente, traficaba marihuana, la cual iba a traer a Ahuachapán para venderla en Atiquizaya. Aunque nunca pudieron pillarla con la droga en las manos, según el oficial Leiva.

Su madre, Blanca Trejo, una costurera, está consciente de que su hija andaba con malas compañías. Sin embargo, no cree que las malas andanzas de su hija la llevaran a comercializar droga o robarse un vehículo, como lo afirma el inspector Leiva y, además, está plasmado en una ficha policial a la que El Diario de Hoy tuvo acceso.

Para Blanca, aquel arresto fue un mal entendido, una confusión; aunque con evidente pesar admite que su hija se le descarriló.

Último rastro en Facebook

Gabriela Karina desapareció el 2 de enero. Salió de su casa como a las 4:30 de la tarde. Nadie le preguntó hacia dónde iba o cuándo regresaría. Desde hacía más de un año que la joven ya no daba razones a nadie. Simplemente salía de su casa, se ausentaba por días o semanas, luego volvía. No daba explicaciones; tampoco nadie se las pedía.

Horas antes Gaby, como la llamaban sus parientes y amigos más íntimos, escribió un mensaje en su cuenta de Facebook en el que rezumaba un despecho amoroso. En él dejaba entrever su deseo de encontrar un hombre que la apreciara. Luego hacía un llamado a los hombres a que valoraran a la mujer que tienen a su lado.

Ese fue el último rastro que Gaby dejó hasta el 29 de enero, cuando varios policías llegaron a la casa de Blanca a avisarle que a su hija la habían hallado muerta.

Ni Blanca ni nadie más de su familia echaron en falta a Gaby, porque ya se había vuelto costumbre que se ausentaba por unos días, luego volvía a casa, se quedaba un par de semanas y volvía a perderse.

"Era bien liberal. Se iba por días, luego regresaba. Cuando la aconsejábamos, se volvía a ir. Por eso no nos extrañó que no viniera", explicó la madre, mientras ojeaba una revista en la que su hija aparece con la corona y el cetro aquel día que ganó el reinado de Atiquizaya por mera simpatía.

Fue precisamente por lo anterior que en la Policía no hubo una denuncia por desaparición, como lo confirma el inspector Leiva.

"Siempre fue bien coqueta; salía de candidata, de cachiporrista, le gustaba bailar. Perteneció al coro de la Iglesia, pero se me descarriló mi hija. Ya no hacía caso". Aunque Blanca fue avisada por la Policía el 29 de enero, el cuerpo de Gaby lo encontraron el día anterior en el caserío Los Arias, siempre de Atiquizaya, un sector dominado por la mara 18, afirmó el jefe policial.

Sin pistas del asesinato

Hace más de 15 días que el cadáver, putrefacto, de Gaby fue encontrado por la Policía, pero a pesar del tiempo transcurrido, aún no hay pistas, dice el jefe policial.

Blanca afirma que ella no sabe nada; solo sabe que su hija está muerta.

El inspector Leiva prefiere no casarse con ninguna hipótesis, pero entre muchas baraja tres como con más probabilidades. Una de ellas podría ser que la muerte de Gaby haya derivado de la venta de drogas; otra es que haya habido un conflicto amoroso y por eso la misma mara la haya asesinado, pues entre los grupos de pandillas es imperdonable la infidelidad de las mujeres.

La familia de Gaby está consciente de que ella tenía una relación con Felipe Roberto G., detenido en las bartolinas de la PNC de Atiquizaya, dijeron parientes de Gaby.

Pero, al parecer, la joven exreina también mantenía una relación muy estrecha con Erick Jonathan Martínez Flores, quien se encuentra preso en el penal de Gotera, en Morazán, purgando una condena de 10 años por el delito de extorsión. La madre de la víctima dice desconocer sobre esa relación y afirmó que ella nunca le habló de Erick Jonathan.

Una tercera posibilidad es que haya sido raptada por miembros de la mara 18, que tiene presencia en el caserío donde hallaron su cadáver semienterrado.

"Ella frecuentaba unos parientes que tenía en el cantón Las Pozas", afirmó el oficial. Ese lugar es dominado por la MS pero para llegar a él tenía que atravesar un territorio dominado por la mara 18.

Fuentes policiales señalaron que la joven murió apuñalada y que la enterraron cuando aún estaba viva.

No obstante, el inspector Leiva dijo desconocer esa información. Señaló que el cuerpo estaba dentro de un costal y que le habían regado un polvo blanco, al parecer cal. Por ese detalle, el oficial descarta que Gaby estuviera viva cuando la enterraron.

Espera resultados de ADN

Los restos de Gaby no han sido sepultados aún. La Fiscalía no lo ha entregado hasta estar segura de la identidad. Para ello, el pasado 3 de febrero, Medicina Legal de Ahuachapán le extrajo una muestra de sangre a Blanca, para hacer una prueba genética de ADN.

La madre espera que para el 4 de marzo próximo ya estén listos los resultados del examen, tal como se lo han prometido las autoridades, y así poder velar y sepultar a su hija, la mayor.

Según Blanca, su hija era muy reconocida y apreciada en Atiquizaya. No pocas personas han llegado a mostrarle sus condolencias y a preguntarle cuándo le van a entregar los restos. La mujer dice que su hija tenía un modo tal que caía bien a mucha gente.

De hecho, fue esa forma de ser la que le hizo ganar el reinado de Atiquizaya, en 2011-2012, representando al barrio Las Salinas.

Hermetismo sobre el caso

Mientras tanto, en la red social Facebook abundan los comentarios en los que las amigas y amigos de Gaby se conduelen por el asesinato de "su carnalita".

En algunos se hace alusión a la muerte cruel que le dieron; en otros hay insultos hacia los asesinos de la joven; sin embargo, en ninguno, cuando menos a los que se tuvo acceso, se habla del por qué la mataron o quiénes lo hicieron.

Varias de las amigas de Gaby consultadas vía Facebook se rehusaron a hablar del caso aduciendo que era "muy raro y peligroso" y que si hablaban, sus vidas corrían peligro.

Otras amigas dijeron que no sabían nada del hecho; que solo supieron lo del asesinato pero no saben más.

El temor de hablar del asesinato de Gaby es tal que algunas cuentas fueron cerradas o bloquearon el acceso a las mismas.

No obstante, a través de otra red social, una persona de Atiquizaya dio escasas pistas sobre el homicidio de la exreina del municipio. Ese informante dijo que su interés era que se conociera el caso de la joven, para que fuera conocido por la juventud de Atiquizaya y se percataran de que no tiene que juntarse con malas amistades.

Atiquizaya, alta presencia de maras

Atiquizaya es un municipio con alta incidencia de grupos criminales. El inspector Leiva indico que a pesar de que la Policía local ha puesto tras las rejas a muchos miembros de mara o pandillas, la presencia sigue siendo alta.

Según Leiva, la MS-13, con su clica Hollywood Locos Salvatruchas, tiene presencia total en la parte urbana, en tanto que la pandilla 18 Sureños permanece en las zonas rurales.

No obstante, en el municipio de Atiquizaya, en lo que va de este año, el asesinato de Gaby es el único que se registraba hasta el pasado 11 de febrero, indicó Leiva.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación