Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Matan a tiros a padre e hijo en Suchitoto

Una de las víctimas tenía un tatuaje de la pandilla 18 en la espalda, según un jefe policial y vecinos de la zona. Su padre era agricultor

Las víctimas fueron sacadas de su casa, ubicada a orillas del lago Suchitlán, para ser asesinadas a tiros por unos siete delincuentes. Policías recogen evidencias.

Las víctimas fueron sacadas de su casa, ubicada a orillas del lago Suchitlán, para ser asesinadas a tiros por unos siete delincuentes. Policías recogen evidencias.

Las víctimas fueron sacadas de su casa, ubicada a orillas del lago Suchitlán, para ser asesinadas a tiros por unos siete delincuentes. Policías recogen evidencias.

Manuel Hernández, de 48 años, vivía aconsejando y rogando a su hijo que se alejara de la maras, porque el tiempo estaba peligroso. Nunca le obedeció y ayer ambos fueron acribillados a balazos por un grupo de sujetos que vestían ropas oscuras.

Douglas Baltazar Hernández, de 22 años, se había hecho agresivo y muchas veces se jactaba de ser pandillero y tener armas de fuego, comentaron los vecinos y la Policía. Los investigadores afirmaron que el joven tenía un tatuaje de la pandilla 18.

"Es un miembro activo de las estructuras delictivas y el otro es el padre", dijo una fuente policial.

La Policía informó que a las 12:00 de la noche fueron alertados sobre el doble asesinato, el cual fue cometido en el cantón Copapayo, municipio de Suchitoto, departamento de Cuscatlán.

Un vecino relató a periodistas que el tropel que provocó un grupo de sujetos para entrar a la vivienda de las víctimas lo despertó.

De inmediato escuchó que golpearon la puerta donde vivían las víctimas y luego le gritaban al supuesto pandillero: "dónde están las armas, dónde están las armas".

El testigo se ocultó entre árboles y presenció el doble homicidio.

Los sujetos esposaron a Douglas y lo sacaron de la casa. Mientras que otros intervinieron al agricultor y a una tercera persona que se encontraba en la vivienda, relató el testigo.

Los desconocidos sometieron a Douglas y le dispararon a quemarropa varias veces en la cabeza y en diferentes partes del cuerpo. Otros sujetos amenazaron a los dos parientes y los sacaron de la casa.

Sin embargo, los dos familiares lograron soltarse de los verdugos y corrieron en dirección al lago Suchitlán.

De inmediato, los sujetos abrieron fueron contra las víctimas y mataron al agricultor. El otro pariente huyó.

Los vecinos lamentaron la muerte del agricultor, lo recordaron como una persona trabajadora y respetuosa. Empero, acusaron al supuesto pandillero de haber sido el detonante para que atacaran a su padre.

En la escena los investigadores encontraron más de 30 casquillos de armas de corto calibre y de fusil M-16.

"Con los delincuentes estamos investigando, pero sí lo atribuimos a rencillas entre pandillas porque en este municipio hemos tenido varios hechos por ese mismo caso", dijo el jefe policial, que prefirió no ser identificado.

Agregó el subinspector que en lo que va del año se reportan tres homicidios en la zona de Suchitoto. En enero se registró un homicidio.

"En Copapayo se está registrando el primer doble homicidio en lo que va del año", dijo el agente.

Otros homicidios

La Fiscalía también informó sobre otros homicidios perpetrados la tarde y noche del sábado en diversos puntos del país.

Indicó que en el sector norte del cementerio Municipal de Usulután fue asesinado un hombre, cuya identidad no fue establecida.

Asimismo, informó que la Fiscalía de Soyapango reportó otro homicidio en la avenida y colonia Florencia. Agregó que la víctima fue identificada como Óscar Vladimir Romero, de 18 años.

En Cojutepeque también fue asesinado un presunto pandillero en el cantón El Centro, en Santa Cruz Michapa, Cuscatlán, un lugar con fuerte presencia de grupos de pandillas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación