Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Matan a señor que fue testigo de un homicidio

La víctima fue atacada en Chalatenango. Un mes y medio atrás vio cuando asesinaron a un ayudante. Autoridades sospechan que ese es el móvil

Parte de los detenidos, bajo sospecha de matar a un hombre en calle a Mariona, ayer. Foto EDH / Douglas urquilla

Parte de los detenidos, bajo sospecha de matar a un hombre en calle a Mariona, ayer. Foto EDH / Douglas urquilla

Parte de los detenidos, bajo sospecha de matar a un hombre en calle a Mariona, ayer. Foto EDH / Douglas urquilla

José Rafael Anaya Moya, de 54 años, fue acribillado en su vivienda, la madrugada de ayer, cuando se disponía a empezar su faena, como a las 4:30 de la madrugada, en el caserío Valle Nuevo, del cantón Aguaje Escondido, en Tejutla, Chalatenango.

La víctima se dedicaba a transportar alimento para ganado y estaba sacando el camión que usaba para eso cuando los atacantes llegaron y le hicieron varios disparos. Fue trasladado al hospital de Nueva Concepción, del mismo departamento, donde minutos más tarde murió.

Fuentes allegadas a la investigación manifestaron que la víctima había presenciado el asesinato de un hombre que trabajaba con él y que supuestamente, tiempo atrás, había desertado de una pandilla.

El ataque contra ese hombre fue cometido hace un mes y medio en Chalatenango. Según las fuentes, no se descarta que los homicidas de ese sujeto fueron también quienes mataron a Anaya Moya.

Los cuerpos de Juan Pablo Sánchez, de 22, y de un menor de entre 14 y 16 años, fueron localizados ayer en la calle al caserío El Mechudo del cantón Nuevo Mundo de San Dionisio, en Usulután. Los cuerpos fueron desmembrados y depositados en bolsas de náilon que dejaron a un kilómetro del casco urbano del municipio. Según la Policía, las víctimas fueron asesinadas en otro sitio. La Fiscalía dijo que Sánchez era pandillero, pero del menor no dio detalles.

Capturan a supuestos homicidas en flagrancia

Cuatro sujetos que viajaban en una camioneta negra mataron ayer a un hombre, en el kilómetro 12 de la calle antigua a Mariona, en Apopa.

Los individuos no se percataron de que atrás de ellos viajaban unos policías motorizados que alcanzaron a ver cuando bajaron del carro a la víctima y le hicieron varios disparos.

La víctima murió de inmediato, mientras que los agentes persiguieron a los atacantes. Otros policías que ya habían sido alertados del hecho, aprehendieron a los sujetos en la colonia Monterrey, de Mejicanos, cerca del penal La Esperanza (Mariona).

Los homicidas y la víctima, según las autoridades, tenían tatuajes, pero aparentemente no eran alusivos a pandillas.

En otro hecho, Jesús Hernández Ramírez, de 26 años, fue ultimado en la lotificación Las Flores II, de Zacatecoluca, La Paz.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación