Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Matan a repartidor de agua en Apopa

La necesidad del trabajo hacía llegar a la víctima a una colonia pese a que pandilleros lo habían amenazado

ctv-cii-ahomicidio-colonia-san-antonio-soyapango-001

Julio Vásquez, de 24 años, fue ultimado dentro de este carro, en Soyapango. Trabajaba en una cerrajería. | Foto por Jaime Anaya

Un grupo de delincuentes truncó ayer la vida de un repartidor de agua purificada en el pasaje 7 de la colonia Tierra Nuestra, en Apopa.

Juan Carlos Soriano Rodríguez, de 20 años, empujaba la carretilla donde llevaba los depósitos con agua, cuando unos pistoleros le salieron al paso y le dispararon varias veces en la cabeza.

Desde el pasaje contiguo, un familiar de Soriano que  trabajaba con él escuchó los balazos  y, temiendo lo peor, salió a buscarlo. Ya había muerto.

Los dolientes relataron que el joven trabajaba para darle el sustento a su hijo, de un año. 

El hombre tenía mucho tiempo de vender agua en la zona, por lo que no era desconocido por los pandilleros que delinquen en la colonia.

Sin embargo, una delegada policial informó que los delincuentes lo amenazaron para que no siguiera llegando al lugar, pero la necesidad del empleo lo obligaba a hacerlo.

Por el temor a que pueda pasarle lo mismo, el pariente de la víctima deberá de renunciar a su trabajo.  

Acribillan a conductor
Julio Alberto Vásquez Castro, de 20 años, fue acribillado cuando manejaba un vehículo cerca de la calle Agua Caliente, en la colonia San Antonio, de Soyapango.

El joven llegó  a la zona a dejar a su novia al Instituto Nacional de Soyapango. Cuando salía del lugar y circulaba frente a una gasolinera, tres hombres le salieron al paso y le asestaron seis disparos a través de la ventana.

Fuentes policiales presumen que lo mataron porque no era habitante del lugar.

Los parientes de Vásquez dijeron que él trabajaba en una cerrajería de San Salvador.

En el mercado de San Martín fue ultimado a balazos un vigilante privado identificado como Lázaro Mejía López, de 38 años.

Las autoridades dijeron que el señor recibió varios disparos en el rostro, frente a la mirada de muchos comerciantes que empezaban a recibir  a los primeros clientes del día.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación