Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Matan a pandillero deportado de EE. UU.

El doble asesinato fue en San Francisco Lempa, Chalatenango. Otros dos fueron ultimados en Usulután

Mareros se enfrentaron a policías que frustraron robo, en la colonia Guatemala, luego abandonaron este carro. Foto EDH / J. Anaya

Mareros se enfrentaron a policías que frustraron robo, en la colonia Guatemala, luego abandonaron este carro. Foto EDH / J. Anaya

Mareros se enfrentaron a policías que frustraron robo, en la colonia Guatemala, luego abandonaron este carro. Foto EDH / J. Anaya

El municipio de San Francisco Lempa, en Chalatenango, fue escenario la tarde de ayer de un doble homicidio. Las víctimas fueron un pandillero deportado de Estados Unidos y un habitante que caminaba por el lugar al momento del ataque y fue alcanzado por las balas.

Los familiares del marero lo identificaron como Juan Alcides Alas Hernández, de 28 años, (a) El Sureño. Según fuentes policiales, había sido deportado de Estados Unidos hace un año y medio.

Alas tenía antecedentes por robo, resistencia al arresto y amenazas. Aunque en San Francisco Lempa no tenía historial criminal, las autoridades informaron que delinquía en otros municipios.

La otra víctima fue David Monge, de 32 años, quien según sus parientes tenía pocos minutos de haber salido de la casa rumbo a la iglesia cuando ocurrió el hecho.

El doble asesinato se registró a las 4:20 de la tarde en la calle principal de la localidad. Algunos testigos relataron que los atacantes eran unos hombres que tenían los rostros cubiertos con gorros pasamontañas.

Tres horas después del homicidio, a las 7:30 de la noche, las autoridades no habían hecho capturas porque no tenían pistas sobre los asesinos.

Este hecho de sangre rompió la tranquilidad que generalmente se vive en la localidad, según lugareños.

Anoche trascendió también el hallazgo de tres cadáveres embolsados en Nombre de Jesús, al cierre de esta nota no habían sido confirmado por las autoridades.

Sorprenden a hombres sepultando a víctima

Varios pandilleros fueron descubiertos por la Policía, la madrugada de ayer, cuando se disponían a sepultar a una persona a quien horas antes habían asesinado.

Los delincuentes fueron sorprendidos en la colonia Santa Leonor, en San Marcos.

Fuentes policiales informaron que, a la 1:15 de la mañana, mientras patrullaban el pasaje Colorado, alcanzaron a ver que los delincuentes estaban haciendo un hoyo y se acercaron a la escena.

Cuando los mareros se vieron descubiertos huyeron y dejaron abandonado el cadáver de un hombre. La víctima tenía varias lesiones hechas con arma corto punzante en el cuello, tórax y abdomen.

El hombre, quien no pudo ser identificado, tenía entre 25 y 30 años, Medicina Legal determinó que lo habían matado unas cinco horas antes.

Las autoridades descartaron que él fuera residente de la zona, pues no tienen reportes de personas desaparecidas en la referida colonia.

Aunque los policías hicieron un operativo no lograron capturas; se presume que escaparon por unas fincas que colindan con el pasaje.

En más hechos de violencia,

las autoridades registraron los asesinatos de dos hombres en Usulután: uno en la cabecera departamental y el otro en la Isla de Méndez. A la primera víctima, quien no fue identificada, le dejaron caer una roca cuando caminaba por un supermercado. Mientras que a José Joya Portillo, de 22 años, lo mataron a balazos.

Policías se enfrentan a delincuentes

Dos mareros que ayer al mediodía intentaron asaltar a empleados de un camión distribuidor de agua se enfrentaron a balazos con policías motorizados en la 10a. Avenida Norte y colonia Guatemala.

Los ladrones huyeron en el carro placas P 159-985. Los agentes los persiguieron pero al llegar a la intersección de la calle 5 de Noviembre y 19 Calle Oriente, los delincuentes abandonaron el carro. La Policía dijo que el auto ya ha sido utilizado en otros asaltos en la zona.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación