Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Matan a motorista en Santo Tomás por no pagar extorsión

Era un militar retirado que tenía más de 15 años de hacer viajes en la zona, Hecho ocurrió ayer en cantón El Carmen de ese municipio 

Carlos Ramírez, de 63 años, fue asesinado ayer en el cantón El Carmen de Santo Tomás, La Policía Civil asegura que pandilleros lo mataron por no pagar la extorsión. 

Carlos Ramírez, de 63 años, fue asesinado ayer en el cantón El Carmen de Santo Tomás, La Policía Civil asegura que pandilleros lo mataron por no pagar la... | Foto por Jaime Anaya

Carlos Ramírez, de 63 años, fue asesinado ayer en el cantón El Carmen de Santo Tomás, La Policía Civil asegura que pandilleros lo mataron por no pagar la extorsión. 

Un hombre  que se ganaba la vida haciendo viajes en un microbús pirata desde hace más de 15 años fue asesinado ayer por presuntos pandilleros en el cantón El Carmen de Santo Tomás, al sur de San Salvador.

La víctima fue identificada como Carlos Ramírez, de 63 años, indicó la Policía Nacional Civil (PNC).

Según la Policía, el hombre fue interceptado cuando se disponía a entrar al referido cantón. Dos sujetos que iban en una motocicleta lo atacaron a balazos.

La Policía no descarta que a Ramírez lo asesinaron porque se habría negado a pagar la extorsión que le exigían pandilleros. 

Agregó que el hombre ya había sido amenazado en reiteradas ocasiones por los delincuentes, pero la misma necesidad de trabajar le obligaba a continuar su labor.

Al momento del ataque, Ramírez transportaba pasajeros. Ninguno de ellos resultó lesionado por los disparos, indicó un agente policial.

Los viajes que Ramírez hacía desde hace 15 años  entre el cantón El  Carmen I y la entrada del referido lugar eran la forma en que se ganaba el sustento.

La PNC aseguró que estuvo en el ejército durante el conflicto armado del país. 

Tras la firma de los Acuerdos de Paz, Ramírez decidió dedicarse de lleno a realizar viajes en microbús. Era su fuente de ingresos.

 Según versiones de personas que lo conocieron, años atrás había varios microbuses  que  prestaban el servicio de transporte hacia el cantón de forma regular, sobre todo en horas pico, pero lamentaron que “poco  a poco los pandilleros los fueron sacando”. 

Sin embargo, Ramírez insistió en el trabajo, pese a que varios familiares le habían advertido que lo dejara por la misma situación delincuencial en el lugar.

Sin temor y siempre armado
Familiares aseguraron que se habría confiado ayer, pues aunque él sabía cómo está de complicada la situación en el lugar, no tenía miedo. De hecho, siempre acostumbraba andar armado.

Conocidos de la víctima aseguraron que la situación (delincuencial) “se había calmado” porque las autoridades habían capturado a varios pandilleros que solían delinquir en el sector. 

Un pariente manifestó  que hace una semana le preguntó a Ramírez que si ya no había tenido problemas, a lo que respondió que sí, “con unos bichitos. Pero ya les dije que solo si me agarran dormido me van a hacer algo”. 

El familiar desconoce si ayer portaba su arma de fuego.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación