Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Matan a militar y a promotor en San Miguel y en Olocuilta

Un cabo, de 23 años, tenía 14 meses de pertenecer a la Fuerza Armada. Se dirigía a trabajar a la Tercera Brigada de Infantería cuando lo asesinaron. Autoridades presumen que el crimen está relacionado con su profesión

Abel Rosales, un joven agricultor fue asesinado ayer en el cantón El Copinol, en la jurisdicción de Zacatecoluca. Fue raptado por pandilleros. Foto EDH / Jaime Anaya.

Abel Rosales, un joven agricultor fue asesinado ayer en el cantón El Copinol, en la jurisdicción de Zacatecoluca. Fue raptado por pandilleros. Foto EDH / Jaime Anaya.

Abel Rosales, un joven agricultor fue asesinado ayer en el cantón El Copinol, en la jurisdicción de Zacatecoluca. Fue raptado por pandilleros. Foto EDH / Jaime Anaya.

El fin de semana anterior los departamentos de San Miguel y La Paz fueron convertidos en escenario de al menos seis asesinatos, según los registros de las autoridades.

Entre las víctimas están un cabo de la Fuerza Armada, quien fue ultimado a balazos, ayer por la mañana, en el cantón La Fragua, en San Miguel.

El militar fue identificado por la Fiscalía como Abilma Gregorio Cruz, de 23 años, quien se dirigía a trabajar a la Tercera Brigada de Infantería cuando fue interceptado por quienes le quitaron la vida.

Se sabe que la víctima pertenecía a las filas de la institución armada desde hace 14 meses. El asesinato fue cometido en una zona que es asediada por la mara Salvatrucha, por lo que integrantes de esa mara estarían involucrados.

Las autoridades no descartaron que el móvil del hecho tuviera relación con el trabajo que el soldado realizaba.

Casi simultáneamente, la Fiscalía informó que José Víctor Rodríguez Villatoro, de 30 años, fue asesinado y otra persona resultó lesionada de gravedad en un ataque registrado en el cantón Güisquil, en Conchagua, La Unión.

Las autoridades no informaron las circunstancias en las que fue cometido el hecho.

A estos asesinatos se suman el de José Gutiérrez, de 38 años, un despachador de buses de la Ruta 371, quien fue ultimado, el sábado, en San Rafael Oriente, San Miguel.

Asesinan a un empleado de alcaldía

Las autoridades también procesaron, ayer al mediodía, la escena de un homicidio dentro de un mesón situado en calle La Manzana, del barrio San José, en Olocuilta, La Paz.

La víctima es Nelson Antonio Salazar, de 45 años, quien desde hace más de cuatro años trabajaba como promotor social del Programa de Adultos Mayores de la alcaldía del referido municipio.

Algunos vecinos de Salazar relataron que el hombre vivía solo en uno de los tres cuartos del inmueble y los domingos, por las mañanas, salía a conversar con ellos.

Sin embargo, ayer les pareció extraño que Nelson Antonio no salió de la habitación pero vieron que la puerta de su pieza estaba entreabierta.

Los lugareños le comentaron eso al propietario del mesón, quien alrededor de las 11:00 de la mañana ingresó al cuarto de su inquilino y descubrió el cadáver en la cama.

Preliminarmente, fuentes policiales informaron que a la víctima se le observaba una lesión en la cabeza, aunque no especificaron con qué tipo de arma se la provocaron.

Quienes conocían a Salazar señalaron en las redes sociales que él tenía preferencias sexuales homosexuales y se mostraron indignados ante la posibilidad de que esto tenga relación con su asesinato.

Lo matan por negarse a ingresar a pandilla

Seis años después de que una joven fue asesinada por negarse a ser parte de una pandilla unos delincuentes regresaron a la casa para matar a su hermano: Abel Antonio Rosales Orellana, de 25 años.

El asesinato del joven agricultor fue cometido ayer en una milpa del cantón El Copinol, en Zacatecoluca, La Paz.

El Ministerio Público informó que él fue raptado por entre seis y ocho pandilleros que simularon ser policías y lo condujeron hasta unos maizales para asesinarlo.

En el lugar se supo que los delincuentes iban armados con fusiles y que incluso tenían hasta chalecos antibalas.

Los dolientes manifestaron que la tragedia pudo ser mayor, pues los homicidas llegaron a la casa buscando a Abel Antonio y a sus otros dos hermanos.

Sin embargo, los otros dos hombres ya no estaban en el inmueble porque salieron más temprano que Abel a trabajar haciendo labores agrícolas en lugares diferentes.

Las fuentes sostuvieron que pandilleros que delinquen y viven en la colonia 10 de Mayo, siempre en Zacatecoluca, son quienes llegan al cantón El Copinol a coaccionar a los jóvenes para que se metan a estos grupos delictivos.

Este no fue el primer ataque que los pandilleros cometieron contra Abel, pues hace poco más de año fue lesionado de bala cuando cortaba zacate cerca del río El Callejón.

En esa ocasión, el joven andaba en una yegua y, a pesar de su lesión, logró montarse en el animal y regresó a casa para buscar ayuda.

Desde entonces su estado de salud se vio afectado y no podía hacer trabajos que requirieran mucha fuerza.

El cantón El Copinol ha sido escenario de varios hechos delictivos en lo que va del año. La Policía lo atribuye a la disputa entre las dos facciones de la pandilla 18.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación