Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Matan a mecánico en Cuscatlán

La PNC presume que los atacantes eran pandilleros y lo confundieron con un delincuente rival

El homicidio de Mario Matías obligó a cerrar la vía por casi tres horas. Foto EDH /L. Monterrosa

El homicidio de Mario Matías obligó a cerrar la vía por casi tres horas. Foto EDH /L. Monterrosa

El homicidio de Mario Matías obligó a cerrar la vía por casi tres horas. Foto EDH /L. Monterrosa

Mario Alexander Matías López, de 20 años, murió acribillado ayer en la calle principal del caserío El Cerro, del cantón El Espino, en San Pedro Perulapán, Cuscatlán.

La víctima, según sus familiares, trabajaba como mecánico automotriz a pocas cuadras de donde fue ultimado con escopeta y arma corta.

Aunque la Policía atribuyó el homicidio a pandilleros que delinquen en el cantón, fuentes policiales señalaron que no tenían perfilado a Matías como delincuente.

"Lo que se sospecha es que los pandilleros de aquí lo confundieron con un rival", dijo un agente.

El asesinato fue cometido como a la 1:45 p.m. Algunos dolientes relataron que, minutos antes del hecho, él les llamó por teléfono y les dijo que estaba almorzando en la casa de un conocido.

Por más de dos horas, decenas de pobladores, entre ellos varios niños, tuvieron que esperar a que las autoridades terminaran de procesar la escena para habilitar la única calle de acceso.

Muere segunda víctima de explosión de granada

La madrugada de ayer, Santos López Vásquez, 57 años, murió en el hospital Rosales, donde fue ingresada, el sábado, tras resultar herida por el estallido de una granada.

El artefacto explosivo fue lanzado por supuestos pandilleros en la vivienda de la mujer, mientras se llevaba a cabo el velorio de su hijo.

En el atentado murió de inmediato Kenia Judith Vásquez, de 13 años, quien era nieta de Santos.

El Ministerio Público informó ayer que la señora era madre de Alexander Vásquez Portillo, quien pertenecía a una pandilla.

El sujeto fue ultimado, el jueves, dentro de un bus de la Ruta 116 en el kilómetro 36 de la carretera Panamericana, en Cuscatlán.

Según el reporte de las autoridades, Portillo junto con otros delincuentes que portaban varias armas de fuego abordaron la unidad para asaltar a los usuarios.

Un vigilante privado que viajaba como pasajero les disparó a los sujetos en defensa propia.

En la balacera murieron cuatro personas, entre ellos el pasajero que trató de frustrar el atraco.

Asesinan a hombre en una quebrada

Un señor identificado como Héctor López, de 44 años, fue ultimado, ayer al mediodía, tras ser sacado de sus vivienda por varios sujetos.

Más tarde, el cadáver fue localizado en una quebrada de la colonia México, en el kilómetro 5 de la carretera a Los Planes de Renderos, en San Salvador.

Las autoridades no lograron determinar el móvil del ataque, aunque no descartaron que lo hayan cometido pandilleros que delinquen en el lugar.

En otro hecho de violencia, Wilmer Romero, de 20 años, fue asesinado a machetazos en el caserío El Triunfo, del cantón Guanaste, en Ciudad Barrios, San Miguel.

En una vivienda de Jiquilisco, Usulután, fue descubierto el cadáver de Joaquín Ulloa Cruz, de unos 55 años.

Inicialmente, las autoridades informaron que el señor presentaba signos de haber sido atacado con un objeto contundente.

Más tarde informaron que la causa se determinaría con la autopsia, pues también se sospecha que estaba ebrio y se habría caído.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación