Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Matan a hermanos mecánicos y a un policía del 911

Parientes fueron acribillados en taller del que uno de ellos era dueño. Descartan que ataque fuera por extorsión

La Policía encontró unos 12 casquillos en el taller donde ultimaron a los hermanos Ricardo Ernesto y Gerardo Eliseo, ambos de apellido Montano. Foto EDH / Omar Carbonero

La Policía encontró unos 12 casquillos en el taller donde ultimaron a los hermanos Ricardo Ernesto y Gerardo Eliseo, ambos de apellido Montano. Foto EDH / Omar Carbonero

La Policía encontró unos 12 casquillos en el taller donde ultimaron a los hermanos Ricardo Ernesto y Gerardo Eliseo, ambos de apellido Montano. Foto EDH / Omar Carbonero

Los hermanos Ricardo Ernesto y Gerardo Eliseo, ambos de apellido Montano, estaban trabajando ayer en un taller mecánico, cuando dos hombres llegaron en un vehículo rojo y sin placas y les dispararon más de 15 veces.

Las víctimas, de 28 y 22 años, respectivamente, quedaron gravemente heridas entre dos carros que estaban reparando.

Aunque unos socorristas llegaron a la escena, para auxiliarlos, ambos perecieron mientras eran asistidos.

El atentado fue cometido a las 11:30 de la mañana, en la esquina de la 16a. Avenida Norte y la Calle 5 de Noviembre, al Norte de San Salvador.

Se supo que Ricardo Ernesto era propietario del taller y su hermano trabajaba con él. Preliminarmente, la Policía informó que ambos habrían sido asesinados por negarse a pagar la extorsión.

Sin embargo, cuando los familiares de los Montano llegaron y fueron entrevistados por los agentes, les aseguraron que a ellos no los estaban extorsionando los pandilleros. Agregaron que desconocían si alguien los había amenazado de muerte.

Mientras los investigadores policiales recaban las evidencias, decenas de personas de negocios y talleres cercanos rodearon el cerco policial.

Entre la gente merodeaba un hombre, quien fue reconocido por allegados de las víctimas como el que hace unas semanas, había apuñalado a uno de los hermanos asesinados.

Al verse señalado, el hombre comenzó a correr pero los agentes lo siguieron y lo retuvieron a pocos metros de la escena. El individuo no portaba documentos personales y fue llevado a una sede policial en vías de investigación.

Las autoridades no precisaron las circunstancias ni las razones por las que este hombre habría lesionado a uno de los Montano.

Entre los curiosos se rumoró que los mecánicos tenían poco tiempo de haber instalado el taller en la zona.

Hasta hace unos meses, según dijeron, el negocio estaba situado en la colonia La Rábida —a pocas cuadras de donde fue el asesinato— pero se mudaron tras haberse librado de morir un ataque que aparentemente no era para ellos.

Las autoridades dijeron que no podían corroborar esta versión, porque antes debían hablar con los dolientes.

Ultiman a policía cuando cultivaba maíz

Jorge Alberto Medina Aguirre, de 35 años, estaba destacado en la sede del 911 de la Policía de Ahuachapán, pero ayer estaba en su día descanso y salió a un terreno cercano a su casa, para sembrar maíz.

Mientras preparaba el terreno, situado en la colonia El Álamo del cantón Los Magueyes, del referido departamento, unos delincuentes lo acorralaron y lo mataron a machetazos.

Medina, según sus compañeros, tenía más de 12 años de trabajar en la corporación policial y para ayudar al sostenimiento del hogar hacía labores agrícolas cuando estaba en sus días de descanso.

La hipótesis más fuerte en torno a este nuevo hecho de violencia es que a Jorge Alberto lo asesinaron supuestos pandilleros, por el trabajo que realizaba.

Entre los meses de mayo y junio unos seis agentes de la Policía han sido asesinados y varios han sido heridos por delincuentes.

La mayoría de víctimas estaba destacada en la Unidad de Investigaciones. Además, el miércoles fue asesinado con saña, en su casa del cantón Jocote Dulce, en Ozatlán, Usulután, el hermano de un investigador policial.

Otro asesinato que ha causado repudio es el de una anciana de 70 años, quien fue ultimada en un sencillo negocio donde vendía comida y golosinas, desde hace más de ocho años.

María Ester Medina fue atacada a balazos en el local instalado en el kilómetro 15 de la carretera al Aeropuerto Internacional, en la colonia Lomas del Edén, en Santo Tomás.

El crimen habría sido cometido por supuestos pandilleros. Las autoridades no descartaron que el homicidio tenga relación con el cobro de las extorsiones. No hubo capturas.

La Policía informó que en la 15a. Calle Poniente, del centro de Santa Ana, también fue ultimado con arma de fuego Samuel Oswaldo Ceseña Henríquez, de 26 años.

Además, en la lotificación Prados del caserío Los Ranchos, en el cantón Miraflores, San Miguel, fue asesinado un supuesto pandillero. El hombre no fue identificado.

Mueren dos primos ligados a pandillas

Amílcar Gustavo Vides González, de 16 años, y su primo Víctor Reynaldo Vides Fernández de 22, fueron asesinados a balazos en el caserío El Calvario del cantón San Antonio, en El Carmen, Cuscatlán.

Fuentes policiales informaron que los jóvenes, supuestamente pertenecían a la mara Salvatrucha y, como a las 8:00 a.m., estaban en una calle controlando quién pasaba, cuando fueron atacados.

El adolescente de 16 años pereció de inmediato, mientras que su familiar murió horas más tarde en el hospital donde fue llevado. Las autoridades desconocían cuántas personas habían participado en el doble homicidio.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación