Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Matan a dos vendedores de telefonía en Soyapango

Julián Eduardo Alvarado Landaverde: asesinado el viernes en Las Margaritas (Soyapango) y enterrado ayer en Ciudad Delgado.

Julián Eduardo Alvarado Landaverde: asesinado el viernes en Las Margaritas (Soyapango) y enterrado ayer en Ciudad Delgado.

Julián Eduardo Alvarado Landaverde: asesinado el viernes en Las Margaritas (Soyapango) y enterrado ayer en Ciudad Delgado.

Julián Eduardo Alvarado Landaverde, de 25 años, fue sepultado ayer en el cementerio municipal de Ciudad Delgado. Él es uno de los dos jóvenes que el viernes anterior fueron privados de libertad en la colonia Las Margaritas, en Soyapango, y hallados asesinados al siguiente día.

Fuentes policiales indicaron que las víctimas eran dos vendedores de telefonía, cuyos cadáveres aparecieron a la orilla de la Carretera de Oro, en el tramo que de Soyapango conecta con San Martín.

Las fuentes no supieron especificar el nombre de la otra víctima.

La Policía y compañeros de trabajo de Alvarado, un grupo de empleados de un distribuidor autorizado de servicios de un distribuidor autorizado de servicios de telefonía, llegó como a las 4:00 de la tarde a una etapa de la urbanización Las Margaritas, en Soyapango.

Como es usual, en su dinámica de trabajo, al llegar al lugar se separaron para poder cubrir toda la colonia; sin embargo, a la hora indicada para salir de la misma, Julián, cuya familia fue contactada por El Diario de Hoy, no aparecía y por más que le llamaban a su teléfono no respondía.

Dos horas más tarde, tras decenas de llamadas, el teléfono de Julián fue respondido: "La onda es que yo soy un 'homeboy' de Las Margaritas y este otro ya está dormido", dijo una voz.

Tras esa respuesta, los compañeros siguieron llamando. Ya no hubo respuestas.

El sábado, a las 6:30 de la mañana, dos cadáveres fueron hallados en la Carretera de Oro, en Soyapango. Un instalador de servicios telefónicos, que casualmente pasaba por allí, reconoció el cuerpo de Julián, pero no el otro.

En Medicina Legal les dijeron a parientes que el cuerpo de Julián tenía ocho impactos de bala. Julián tenía bastante tiempo de trabajar vendiendo paquetes de telefonía. No era pandillero, según la familia.

Matan a convicto

En otro hecho violento, Hugo David Melara Sánchez, de 39 años, fue asesinado el sábado en la noche al final de la 37 Calle Poniente, en la colonia La Campiña de San Salvador.

Melara Sánchez era deportado de Estados Unidos. En noviembre de 2012 fue capturado por vender drogas sintéticas (cristal, metanfetaminas), crack , cocaína y marihuana en algunos negocios del Paseo El Carmen, Santa Tecla.

Por ese delito fue condenado en septiembre anterior a tres años de prisión, pena que le fue sustituida por libertad condicional.

Tenía menos de un mes de haber salido de la cárcel y esta semana tenía que presentarse a firmar a un juzgado de vigilancia penitenciaria.

A Melara Sánchez le asestaron varios disparos cuando regresaba de hacer una compras en un supermercado. Dos hombres en motocicleta lo interceptaron y lo acribillaron a balazos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación