Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Matan a dos policías y hieren a otro más

Ataques en San Juan Opico, San Luis Talpa y Usulután

Policías se disponen a entrar a una casa, realizado ayer, durante el operativo de búsqueda de los asesinos de un agente de la Policía en San Juan Opico, La Libertad. Foto EDH / SALOMÓN VÁSQUEZ.

Policías se disponen a entrar a una casa, realizado ayer, durante el operativo de búsqueda de los asesinos de un agente de la Policía en San Juan Opico,...

Policías se disponen a entrar a una casa, realizado ayer, durante el operativo de búsqueda de los asesinos de un agente de la Policía en San Juan Opico, La Libertad. Foto EDH / SALOMÓN VÁSQUEZ.

Los ataques contra policías se han intensificado en las últimas semanas, luego de las muertes de ocho pandilleros, la madrugada del 26 de marzo pasado, al enfrentarse a balazos con policías en una finca de San José Villanueva, La Libertad.

Desde que se registró ese enfrentamiento, los grupos de pandillas han matado a cinco agentes de la Policía, en una aparente venganza por las muertes de sus compañeros, según fuentes de Inteligencia de la Policía. De los cinco agentes, tres fueron acribillados a balazos en menos de una semana en la zona de San Juan Opico, La Libertad.

En el transcurso de este año, 19 policías han sido asesinados en distintas circunstancias, más de la mitad de los registrados el año pasado en el que mataron a 39 agentes.

Sin embargo, 16 de los que han muerto en ataques dirigidos por las pandillas y tres fueron asesinados por sus propios compañeros.

Asesinan dos policías en La Libertad y La Paz

Ayer asesinaron a dos agentes de la Policía en San Juan Opico La Libertad y en San Luis Talpa, La Paz. Además, otro policía resultó herido de bala al ser atacado por pandilleros en Usulután.

En la colonia Santa Bárbara del barrio La Cruz, en San Juan Opico, La Libertad, dos pandilleros asesinaron al agente Daniel Humberto Bolaños Pineda, quien estaba destacado en la Unidad de Emergencia 911, en San Salvador.

El jefe de la Unidad Fiscal Antipandillas, Óscar Torres, explicó que el ataque se registró por la mañana, en los momentos en los que Bolaños Pineda salía de su casa y se disponía a encender su motocicleta.

La víctima iría junto a su esposa a realizar unas diligencias personales, aprovechando de que tenía día libre.

Los pandilleros se le acercaron y le hicieron no menos de seis disparos. Su esposa no había salido de su casa cuando se produjo el atentado.

Bolaños Pineda residía en una zona que es asediada por la Mara Salvatrucha (MS), según se pudo apreciar por la gran cantidad de grafitis alusivos a esa pandilla que están pintados en las paredes y postes en la zona.

Tras el ataque, las autoridades policiales desplegaron una gran cantidad de policías en los sectores con bastante presencia de pandillas y arrestaron a no menos de 14 sospechosos de haber participado en la muerte del policía.

El operativo incluyó a agentes de la Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO) y del Grupo de Reacción Policial (GRP); además de un helicóptero que sobrevoló el municipio.

El agente Bolaños tenía una buena reputación con sus vecinos, quienes aseguraron que la víctima era una persona tranquila y respetuosa. Con nadie tuvo problemas en el sector donde vivía, según los residentes. Bolaños Pineda deja a un niño de tres años de edad en la orfandad.

En el segundo asesinato, ocurrido en la hacienda Santa Clara de San Luis Talpa, La Paz, la víctima resultó ser el agente de la Policía Santos William Hernández Rivera, quien estaba destacado en la División de Cumplimiento de Disposiciones Judiciales, en San Vicente.

Hernández Rivera había instalado un chalet en la calle principal del caserío Santa Clara de San Luis Talpa, La Paz, con el propósito de obtener dinero extra para la manutención de su familia.

El fiscal Torres explicó que tres hombres con apariencia de pandilleros llegaron al negocio con la farsa de comprar gaseosas. Los individuos sacaron sus pistolas en el momento en el que el agente les llevaba el pedido y enseguida atacaron a balazos al elemento policial, quien murió en el instante.

Las autoridades fiscales y policiales sospechan que los atacantes del agente Hernández Rivera son pandilleros de la mara 18, por ser el grupo delictivo que opera en ese sector.

Torres explicó que días antes, varios pandilleros habían amenazado al agente Hernández Rivera, por lo que sus familiares le dijeron que mejor cerrara el pequeño negocio. Sin embargo, Hernández decidió seguir por la misma necesidad económica de sostener a su familia.

También en San Luis Talpa hubo varios sospechosos detenidos, entre ellos uno de los que lo había amenazado, según la Policía.

Fuentes de la PNC explicaron que los últimos ataques contra policías obedece a una orden de los cabecillas de la MS del departamento de La Libertad en represalia por las muertes de los ocho pandilleros que se enfrentaron a balazos con policías en San José Villanueva.

Torres no descartó esa posibilidad, aunque por el momento no se tiene un móvil definido con relación a las muertes de los dos policías, pero que se sospecha que las pandillas están reaccionando de esa manera por las acciones legales que hace la Policía en contra de esos grupos.

Buscan reducir accionar de la Policía

Minutos antes de los asesinatos de los dos policías, el director de la Policía, Mauricio Ramírez Landaverde, sostuvo en el programa de opinión Frente a Frente de la Telecorporación Salvadoreña (TCS) que los ataques contra los agentes, "son ataques dirigidos contra la Policía Nacional Civil como institución".

Agregó que son "en razón por ser miembro de la Policía Nacional Civil, es un ataque contra la institucionalidad y por ende contra el país".

Ramírez Landaverde advirtió a los responsables de las muertes de los policías que "los vamos a perseguir, los vamos a capturar y no va a quedar uno que no enfrente la acción de la justicia, y va a ser sometido a las condiciones penitenciarias más duras que nuestra ley permite".

Agregó que 11 asesinatos de policías han sido esclarecidos y sus responsables han sido capturados y ahora enfrentan a la justicia.

El subdirector de la Policía, Howard Cotto, sostuvo que "los ataques contra miembros de nuestra institución pretenden doblegar la acción de la Policía Nacional Civil, no ha habido un solo caso de este tipo en el que la acción policial se haya visto disminuida, diezmada por el accionar de estos grupos delictivos".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación