Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Matan a dos MS mientras buscaban alquilar casa

Un hombre y su pareja fueron obligados a abandonar Mejicanos. Él tenía dos meses de haber salido de prisión

Parientes de las víctimas dijeron que la pareja andaba buscando un alquiler cuando fue ultimada. Foto EDH / Douglas Urquilla

Parientes de las víctimas dijeron que la pareja andaba buscando un alquiler cuando fue ultimada. Foto EDH / Douglas Urquilla

Parientes de las víctimas dijeron que la pareja andaba buscando un alquiler cuando fue ultimada. Foto EDH / Douglas Urquilla

Dos supuestos integrantes de la mara Salvatrucha fueron asesinados ayer cerca del excine México, en el barrio Modelo, al sur de San Salvador, cuando buscaban dónde alquilar una habitación.

Las primeras investigaciones establecen que Luis Alonso González Castillo, de 18 años, y su pareja, Jeimmi Josefina García, de 29, residían en la colonia Montreal, en Mejicanos, pero habrían sido obligados por otros pandilleros a abandonar la zona, dijo el comisionado de la Policía, Mauricio Arriaza Chicas.

Las víctimas caminaban en la 1a. Avenida Sur, una zona donde las autoridades señalan que hay presencia de la mara 18, cuando tres sujetos los interceptaron y les dispararon.

La Policía inició la búsqueda de los atacantes en una comunidad cercana, pero no los encontró.

En la escena había unos 10 casquillos de bala calibre nueve milímetros. El delegado policial dijo que González Castillo, quien hace dos meses salió del Centro de Readaptación de Menores de Tonacatepeque, recibió cuatro balazos en la cabeza. Entretanto, su compañera de vida tenía varios disparos en la espalda.

Cerca de los cadáveres quedaron tirados una cartera y dos mochilas donde la pareja llevaba algunas prendas de vestir.

Arriaza Chicas dijo que González estuvo recluido por extorsión y García era la persona que llegaba a visitarlo al centro de internamiento. Ambos, según se supo, tenían tatuajes alusivos a la pandilla.

El padre de Luis Alonso, entre lágrimas y aferrado a su otro hijo de unos tres años, manifestó que Luis Alonso tenía dos años de estar viviendo con la mujer.

Ni el hombre, ni su esposa, quien intentaba consolarlo, pudieron decir a qué se dedicaba la pareja ni si dejaban hijos huérfanos.

"Lo que más me duele es que ya nunca podré estar con él... Que Dios se encargue de eso", dijo el hombre cuando se le preguntó si creía que la muerte de su pariente quedaría impune.

"Las pandillas se están aniquilando"

El comisionado Arriaza Chicas sostuvo que los pandilleros que habrían amenazado a Luis Alonso y Jeimmi Josefina podrían haberlos estado vigilando y sabían por dónde pasarían, por eso los estaban esperando en el lugar donde los mataron.

En la colonia Montreal, en Mejicanos, donde vivía la pareja, opera la mara Salvatrucha y la zona donde ocurrió el doble homicidio es asediada por la mara 18. Por esta razón las autoridades no han logrado establecer si las víctimas fueron atacadas por purgas internas en la mara o por rencillas con delincuentes rivales.

"Estas rencillas entre las pandillas han incrementado estos días y como resultado tenemos este doble homicidio. Presuponemos que las pandillas se están aniquilando", expresó Arriaza Chicas.

El doble homicidio de la pareja ocurrió pese a que los cabecillas de ambos grupos delictivos que están en prisión firmaron un pacto de no agresión entre ellos, en marzo de 2012.

Otro doble homicidio

Mientras los delegados de la Policía y Fiscalía procesaban la escena del doble asesinato en San Salvador, fueron alertadas de que en el municipio de Tecoluca, San Vicente, habían localizado los cadáveres de dos hombres.

Las víctimas respondían a los nombres de José Lázaro Navarro, de 40 años, y Lisandro Ernesto Escobar, de 39. Fuentes policiales informaron que las víctimas fueron desmembradas con sus mismos corvos.

El hallazgo ocurrió en una quebrada conocida como La Ceiba, situada en la comunidad San Romero, del referido municipio.

Algunos pobladores manifestaron a las autoridades que los hombres estaban en una choza desde donde cuidaban el ganado. Fue entonces que varios sujetos irrumpieron y los forzaron a caminar hasta la quebrada, donde les dieron muerte.

Se supo que una tercera persona sobrevivió al ataque y fue llevada a un hospital. Hasta ayer por la noche se desconocía cuál era su estado de salud.

Preliminarmente, las autoridades dijeron que hay indicios de que a José Lázaro y Lisandro Ernesto los ultimaron con la intención de robarles, pues a ninguno le encontraron sus pertenencias.

Otra hipótesis que maneja la Policía es que los asesinos son miembros de una banda dedicada al robo de ganado, pues en los últimos días los pobladores han reportado el hurtó de varias reses.

Más temprano, las autoridades informaron sobre el hallazgo de un hombre de unos 30 años, quien fue asesinado con arma blanca, en el cantón San Nicolás Lempa, en Tecoluca, San Vicente.

Estos múltiples asesinatos se suman a otras cuatro muertes violentas que se registraron la semana pasada en el cantón El Copinol, en una zona limítrofe entre Zacatecoluca y Tecoluca.

En ese lugar fueron encontrados el lunes y martes pasado los cuerpos semienterrados y calcinados de José Cándido Escobar Aquino, de 96 años, y el de su hijo José Neri Escobar Ventura, de 45. También fueron localizados los restos de otro pariente de los hombres, identificado como Héctor Moisés Escobar, de 28, y su esposa Francisca Margarita Villalobos, de 42.

Las autoridades han manifestado que las víctimas habrían sido asesinadas por pandilleros que asedian la localidad y que se dedicaban a robar las frutas y hortalizas que sembraba Escobar Aquino.

Además, el miércoles pasado, fue ultimado a balazos Henry Enmanuel Mejía Godoy, de 19 años.

El ataque, según las autoridades policiales ocurrió en la comunidad Nuevo Porrillo, del cantón Santa Cruz Porrillo, en Tecoluca.

Ese día, agentes de la Policía Nacional Civil y informaron que el hombre era miembro de la mara Salvatrucha y lo habrían matado pandilleros rivales.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación