Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Matan a dos empleados del transporte colectivo en Sonsonate y San Miguel

En Conchagua y El Carmen, en La Unión, asesinaron a dos veinteañeros

Óscar Alberto Alvarenga García fue asesinado ayer en el río Chiquihuat, en San Julián, Sonsonate. Era cobrador de la Ruta 203. Foto EDH / Jaime Anaya.

Óscar Alberto Alvarenga García fue asesinado ayer en el río Chiquihuat, en San Julián, Sonsonate. Era cobrador de la Ruta 203. Foto EDH / Jaime Anaya.

Óscar Alberto Alvarenga García fue asesinado ayer en el río Chiquihuat, en San Julián, Sonsonate. Era cobrador de la Ruta 203. Foto EDH / Jaime Anaya.

Un despachador de buses de la Ruta 8 y un cobrador de la 203 fueron asesinados entre la noche del miércoles y ayer por la mañana, en Sonsonate y San Miguel.

Las autoridades informaron que la primera víctima fue identificada como Óscar Alberto Alvarenga García, de 25 años. Su cadáver fue encontrado por personas particulares, ayer por la mañana, en la orilla del río Chiquihuat, en la colonia Las Mercedes, en San Julián, Sonsonate.

La Fiscalía informó que el joven tenía los ojos vendados y estaba atado de manos y pies. Además, presentaba varias lesiones de bala en la cabeza.

La Policía informó que él fue raptado cerca de su casa, en la misma colonia, alrededor de las 9:00 de la noche del miércoles. Presuntamente el empleado de la Ruta 203, que presta servicio entre San Julián (Sonsonate) y San Salvador, salió del inmueble con rumbo a una fiesta que había en el centro del municipio.

Los forenses calcularon que cuando hicieron el reconocimiento el joven tenía entre siete y nueve horas de haber muerto. Las autoridades manifestaron que todavía no tenían una hipótesis en torno a este homicidio. Sin embargo, señalaron que la zona es asediada por una pandilla, por lo que sospechan que este grupo mató al hombre.

Algunos pobladores relataron que la zona es muy peligrosa y que con frecuencia se cometen casos similares.

Horas más tarde, otro empleado de una empresa de transporte público fue ultimado a balazos en la colonia La Pradera, en San Miguel.

José Isabel Hernández, de 45 años, estaba trabajando como despachador en el punto de buses de la Ruta 8, cuando dos sujetos se le acercaron y lo asesinaron.

La Policía dijo que Hernández murió de inmediato. En este caso el móvil del ataque tampoco está claro, aunque no se descarta que sea por el cobro de la extorsión.

En el municipio de Chapeltique, siempre en San Miguel, fue ultimado José Nery Villalta, de 40 años.

El señor presentaba lesiones de arma blanca y de fuego. Las autoridades no dieron más información sobre el hecho.

Mientras que Álvaro Ramírez González, de 20 años, fue asesinado en el caserío La Finquita del cantón El Faro, en Conchagua, La Unión.

Preliminarmente se supo que el hombre estaba trabajando en un proyecto de mejoramiento de calle, cuando fue atacado.

Hallan semienterrado cadáver de una joven

Pobladores del cantón Terrón Blanco, en Atiquizaya, Ahuachapán, descubrieron ayer una tumba clandestina, en donde estaba sepultada una mujer de entre 15 y25 años.

Los forenses estimaron que tenía entre cuatro y siete días de muerta. Tenía varias lesiones de bala. La joven no pudo ser identificada porque no tenía documentos y porque nadie llegó a reconocerla.

Las autoridades informaron que ella vestían un short azul y una blusa floreada de varios colores. Tenía una estatura aproximadamente de un metro con 60 centímetros.

En otro hecho, un hombre a quien las autoridades no lograron identificar fue encontrado dentro de un pozo en el cantón Los Sitios de San Rafael, Chalatenango.

Se desconocen las circunstancias en las que murió.

Mientras que la Policía informó que el miércoles fue asesinado José Cruz García, de 22 años, (a) "Cotuza".

El ataque contra el presunto pandillero fue cometido en el caserío El Sinaí, cantón El Espino, en San Pedro Perulapán, Cuscatlán.

El sujeto tenía varias heridas de bala, se presume que lo mataron delincuentes rivales. Los registros de las autoridades revelan que hasta el pasado 28 de enero se cometieron 314 muertes violentas en todo el país.

En el mismo periodo del año pasado se registraban 97 casos menos. Desde el 17 de enero en adelante, fecha en la que según las pandillas acordaron disminuir los asesinatos, se han registrado 75 homicidios.

Las fechas más violentas fueron el 27 de enero, donde hubo 13 hechos de sangre; el 20 y 25 hubo 11 casos cada día y el 21 se cometieron ocho de acuerdo a las autoridades.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación