Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Matan a dos custodios de centros penales en Mejicanos y Cuscatlán

Ya son 5 empleados asesinados en 2015. En algunos casos, las órdenes de matarlos salieron de las cárceles

Custodio Henry Miranda fue asesinado ayer en Monte San Juan. Foto EDH / D. Urquilla

Custodio Henry Miranda fue asesinado ayer en Monte San Juan. Foto EDH / D. Urquilla

Custodio Henry Miranda fue asesinado ayer en Monte San Juan. Foto EDH / D. Urquilla

Los grupos delincuenciales arremetieron ayer por la mañana, en diferentes hechos, contra otros dos custodios de centros penales. Los asesinatos fueron registrados en Mejicanos, San Salvador, y en Monte San Juan, Cuscatlán.

Según las estadísticas oficiales, en lo que va de año ya suman cinco los empleados de la institución que son ultimados por pandilleros.

Uno de los agentes penitenciarios atacados ayer fue identificado como Miguel Ángel Cruz, de 29 años, a quien unos sujetos mataron en el final de la 5a. Avenida Norte y la calle Cornejo, cerca de un supermercado, en Mejicanos.

Las autoridades informaron que hay dos versiones sobre cómo se dio el hecho.

Una es que la víctima iba a bordo de una unidad del transporte colectivo cuando los homicidas la obligaron a bajar y luego la asesinaron.

El otro relato de los testigos es que Cruz esperaba el bus que lo llevaría al penal La Esperanza (Mariona), donde estaba asignado, cuando unos hombres lo llegaron a matar.

Los atacantes habrían escapado de la escena en una motocicleta. No hubo capturas.

Simultáneamente, las autoridades reportaron el asesinato del custodio Henry Ernesto Miranda Barrera, de 31, en el cantón San Andrés, en Monte San Juan, Cuscatlán.

Un inspector policial manifestó que Miranda fue asesinado a balazos, como a las 5:30 a.m., por mareros que lo interceptaron al salir de casa.

En ese momento, según la Policía, la víctima iba en su moto rumbo al penal de Sensuntepeque, donde laboraba.

Por su parte, la Dirección General de Centros Penales aseguró que el empleado estaba de licencia.

Víctima habría recibido amenazas

Algunos pobladores y fuentes policiales manifestaron que supuestamente la víctima había recibido amenazas y por eso les había pedido a unos colegas que llegaran a escoltarlo para poder salir de la zona.

Según las fuentes, los delincuentes se enfrentaron con los compañeros de Miranda y uno de ellos salió lesionado. Sin embargo, un delegado policial consultado sobre eso dijo desconocer la versión.

Tras el ataque, la Policía realizó un operativo y capturó a tres sospechosos.

Una de las líneas de investigación es que ambos empleados penitenciarios fueron asesinados debido al trabajo que desempeñaban.

No obstante, el titular de la institución, Rodil Hernández, condenó los ataques y dijo que todavía estaban indagando cuál fue el móvil de las dos muertes violentas.

Los crímenes contra Cruz y Miranda se cometieron 14 días después de que dos colegas suyos, destacados en el penal de San Francisco Gotera, Morazán, fueran ultimados en Quelepa, San Miguel.

Élmer Constanza y Rafael Flores fueron asesinados dentro de un bus de la Ruta 304, el 23 de febrero.

La orden de matarlos salió de la cárcel donde trabajaban, según las investigaciones. Además, el 6 de enero pasado, fue ultimado Geovanny Alexander Cortez González, de 29 años. Él era custodio del penal de Quezaltepeque. Lo mataron en una finca del cantón Monte Largo, en Santa Ana.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación