Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Matan en La Campanera a pandillero nicaragüense

Entre sábado y ayer, cinco miembros de la 18 ha sido asesinados en Soyapango, Ilopango y Rosario de Mora

El cadáver del Jordi será trasladado a Nicaragua. Foto EDH

El cadáver del Jordi será trasladado a Nicaragua. Foto EDH

El cadáver del Jordi será trasladado a Nicaragua. Foto EDH

El Jordi, como era conocido Jordi Francisco López Dávila, asesinado el lunes en la noche, era el cabecilla de la pandilla 18 de la urbanización La Campanera, Soyapango, según indicaron fuentes policiales de la zona norte de ese municipio, quienes lo conocían bien a fuerza de cacheos e interrogatorios.

El Jordi fue acribillado el lunes en la noche en La Campanera mientras jugaba una partida de naipes en la entrada de un pasaje junto a otros pandilleros, según explicaron ayer familiares que llegaron a reclamar el cuerpo al Instituto de Medicina Legal (IML) de San Salvador.

Los familiares dijeron que el asesinado ya se había retirado de las pandillas, desde hacía varios meses, luego de que naciera su primera hija.

Sin embargo, lo anterior es rechazado por miembros de la Policía Nacional Civil (PNC) que lo señalan de ser el principal cabecilla (palabrero) en La Campanera.

El Jordi había escalado hasta esa posición a fuerza de asesinatos. No tenía mucho de haberse convertido en el palabrero. Tal vez poco más de un año, según estiman fuentes policiales.

A finales de 2011, el Jordi era considerado, según policías de la Delegación de Ilopango, como uno de los sicarios más sanguinarios que tenía la pandilla del Barrio 18 en el sector norte de Soyapango.

El pandillero de origen nicaragüense contaba con un largo registro de detenciones desde asociaciones ilícitas hasta varios homicidios.

Aunque la policía y la Fiscalía no fueron capaces de lograr una sentencia contra él.

Uno de los asesinatos que se le imputó al Jordi en mayo de 2010, fue el de Luisa González de Huezo. En esa ocasión también lesionó de bala a otra persona, pariente de la asesinada. Aunque fue capturado, días después, el proceso judicial no prosperó y salió libre de cargos.

El Jordi era originario de la provincia de El Viejo, departamento nicaragüense de Chinandega, de donde emigraron sus padres y hermanos.

Ayer sus parientes indicaron que después de velarlo una noche en la urbanización La Campanera, los restos del cabecilla serían llevados a El Viejo, Chinandega, donde lo sepultarán.

Otro cabecilla asesinado en Rosario de Mora

El Jordi es el segundo cabecilla de la 18 asesinado en menos de tres días, aseguran fuentes policiales.

El sábado anterior, en el cantón El Carrizal, en Rosario de Mora, al sur de San Salvador, fue acribillado José Ernesto Vásquez Carrillo, de 22 años, quien según policías era el palabrero de la 18 en ese cantón.

Junto a Vásquez Carrillo fue baleado José Francisco M., también miembro de la 18 del cantón El Carrizal.

Entre el sábado y el martes en la tarde, cinco miembros de la pandilla 18 fueron asesinados en hechos diferentes.

En algunos casos se sospecha, según la policía, que se podría tratar de una purga interna, como en el caso del homicidio de Omar Alejandro Martínez, de 18 años, quien apareció muerto ayer en una calle de la residencial Bosques de la Paz, en Ilopango. La víctima era originaria de Usulután, a donde fue trasladado anoche mismo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación