Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Matan a busero en Zacatecoluca por no pagar extorsión

La víctima intentó refugiarse en un hospital. Los asesinos lo persiguieron. Vigilantes privados no intervinieron pese a estar cerca

Autobús que manejaba Carlos Alfredo Lesle Solís, asesinado ayer frente al hospital nacional de Zacatecoluca, La Paz. Foto EDH / Mauricio Cáceres

Autobús que manejaba Carlos Alfredo Lesle Solís, asesinado ayer frente al hospital nacional de Zacatecoluca, La Paz. Foto EDH / Mauricio Cáceres

Autobús que manejaba Carlos Alfredo Lesle Solís, asesinado ayer frente al hospital nacional de Zacatecoluca, La Paz. Foto EDH / Mauricio Cáceres

Nueve días después de que la oficina de la Ruta 92, que hace su recorrido entre la colonia Miramar y el centro de Zacatecoluca, La Paz, fuera atacada a balazos, uno de sus empleados fue asesinado por pandilleros frente al hospital nacional Santa Teresa de esa ciudad.

Fuentes policiales indicaron que el homicidio fue cometido aproximadamente a las 6:10 de la mañana, cuando la víctima, identificada como Carlos Alfredo Lesle Solís, de 48 años, salía con el primer viaje del día.

Según las investigaciones iniciales, al menos cinco hombres abordaron el autobús como pasajeros y obligaron a Lesle Solís a desviarse de su ruta hacia una calle que conduce al volcán de San Vicente, pero cuando pasaban frente al hospital, Lesle Solís paró el autobús y se bajó corriendo, pues su intención era refugiarse ahí, pero los delincuentes lo persiguieron y le dispararon varias veces.

Los malhechores, además, dispararon contra los vigilantes del hospital, pero ellos no respondieron al ataque, por lo que no hubo lesionados.

Querían quemar el autobús

Investigadores policiales presumen que los sujetos desviaron la ruta del bus porque querían quemar la unidad, pues en la escena encontraron varios recipientes con gasolina.

En la escena quedaron más de 10 casquillos de pistola calibre nueve milímetros.

Algunos empleados de la Ruta 92, en la que trabajaba Lesle Solís, manifestaron que han recibido amenazas de parte de pandilleros por el cobro de la extorsión o renta.

Los motoristas de la Ruta 92 afirmaron que el sábado 28 y domingo 29 de marzo anterior hicieron un paro de labores, por sentirse amenazados y por la inseguridad en la que laboran a diario.

"Llegaron a disparar a la oficina; ahí han quedado los balazos, por eso nos fuimos a paro dos días, pero la necesidad nos hizo volver a trabajar", manifestó un empleado de la ruta, mientras observaba el cuerpo de su compañero.

Ayer, tras el asesinato de Lesle Solís, el resto de empleados de la ruta guardó las unidades como medida de protesta.

Los compañeros de Lesle Solís dijeron de él era tranquilo y trabajador, que no tenía problemas con nadie.

Detallaron que la víctima tenía cuatro años de haber regresado a laborar en la ruta.

También dijeron que había dejado por un tiempo su trabajo, porque se fue para Estados Unidos, pero volvió y comenzó nuevamente como motorista.

Varios homicidios en el oriente del país

La Fiscalía General de la República (FGR) informó, ayer por la mañana en su cuenta en Twitter, sobre varios asesinatos cometidos en los departamentos de Usulután y San Miguel.

Uno de esos crímenes fue cometido contra Guadalupe Cortez Coreas, un hombre de 73 años, que residía en el cantón La Ceiba, aunque fue asesinado en el cantón Analco, del municipio de Ereguayquín, Usulután.

En ese mismo departamento pero en el municipio de Jiquilisco, ayer en la madrugada fue acribillado Miguel Ángel Alvarado Zelaya, de 38 años.

Fuentes policiales informaron que Alvarado Zelaya era un reconocido miembro de pandillas y que operaba en el caserío El Escondido, del cantón El Coyolito.

Mientras tanto, en el barrio El Centro, municipio de Chirilagua, departamento de San Miguel, fue asesinado a balazos, José Gilberto Ruiz Romero, de 28 años.

Entre tanto, en la zona central también se registraron varios homicidios. En el caserío El Chapernal, del cantón Entre Ríos, de Colón, La Libertad, la Fiscalía reportó el asesinato de Carlos Roberto Panameño, de 44 años.

Mientras que una joven identificada como Katherine A., de 17 años, fue asesinada a balazos en el pasaje 6 de la comunidad María Auxiliadora de la ciudad de Cuscatancingo, informó la policía.

Según las fuentes policiales, la menor estaba embarazada de un pandillero que también fue asesinado hace dos semanas, por lo que creen que ambos hechos podrían estar relacionados.

Un hombre murió en Santa Cruz Michapa

En otro hecho, la Fiscalía reportó la muerte de José Rolando Pérez, de 38 años, en el cantón Las Delicias, municipio de Santa Cruz Michapa, departamento de Cuscatlán.

La Fiscalía informó que Pérez era un pandillero que se enfrentó a balazos con elementos policiales. Sin embargo, vecinos y conocidos Pérez expresaron sus dudas de que el hombre hubiera atacado a balazos a los policías.

Los vecinos de Las Delicias indicaron que Pérez era un hombre que si bien tenía tatuajes y había estado preso, no era pandillero.

Sospechan que se corrió al ver a los agentes y por esa razón le dispararon.

Ante el ambiente hostil que se percibía en el lugar donde murió Pérez, las autoridades decidieron trasladar el cadáver hacia la oficina de la Fiscalía en Cojutepeque, donde hicieron el reconocimiento legal.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación