Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Masacre en bus aún está en la impunidad

El 5 de agosto, un bus de la ruta 144-D fue atacado en el cantón El Rodeo. Cuatro personas murieron y 10 más fueron heridas. No hay capturas por ese hecho.

otro autobús de la ruta 144-D fue atacado por pandilleros matando a cuatro personas, incluyendo el motorista y el cobrador de la unidad

Ataque 5 de Agosto 2015. Han transcurrido 42 días desde que otro autobús de la ruta 144-D fue atacado por pandilleros matando a cuatro personas, incluyendo el motorista... | Foto por Jaime Anaya

Ataque 5 de Agosto 2015. Han transcurrido 42 días desde que otro autobús de la ruta 144-D fue atacado por pandilleros matando a cuatro personas, incluyendo el motorista y el cobrador de la unidad, e hiriendo de bala a 10 pasajeros. San Pedro Perulapán

Han transcurrido 42 días desde que otro autobús de la ruta 144-D fue atacado por pandilleros matando a cuatro personas, incluyendo el motorista y el cobrador de la unidad, e hiriendo de bala a 10 pasajeros. A tantos días, las autoridades no han informado de capturas de los responsables de ese acto terrorista.
Ese hecho criminal fue cometido en l

 madrugada del 5 de agosto, en el cantón El Rodeo, en San Pedro Perulapán, distante pocos kilómetros de donde el miércoles, al caer la noche, miembros de la pandilla 18 Sureños atacaron un bus de la ruta 144-D.

Como en el ataque cometido el miércoles  y en el del 5 de agosto, los asesinos fueron pandilleros vestidos con ropas oscuras, similares a las que visten policías y militares, sólo que en aquella ocasión, los que dispararon sí andaban con los rostros cubiertos con gorros navarone, según explicaron algunos sobrevivientes.

En el ataque al autobús de la ruta 144-D, fue asesinado el cabo del Comando de Fuerzas Especiales (CFE) Francisco Ramírez García, de 54 años, quien estaba enfermo de los riñones y ese día iba a que le hicieran unos exámenes en el Hospital Militar.

De acuerdo con versiones de lugareños, ese mismo autobús había sido atacado a balazos, al menos en dos ocasiones anteriores, sin causar víctimas mortales, aparentemente, porque el propietario no pagaba la extorsión exigida por las pandillas

Un municipio violento

Desde principios de 2015, San Pedro Perulapán ha estado entre los 10 municipios más violentos, según el Instituto de Medicina Legal (IML).

A pesar de tantas muertes violentas, el Gobierno central  parece haber abandonado a su suerte a esa población de poco más de 50 mil habitantes, la mayoría de la cual reside en el área rural, según dijo el alcalde Lázaro Flores, recientemente a El Diario de Hoy.

De acuerdo con el alcalde, el mayor problema de ese municipio se debe a que existen las dos pandillas y eso hace que haya una constante lucha de territorios.

Sin embargo, ayer, vecinos del cantón Huisiltepeque creen que el desborde de la violencia en el municipio se debe a la poca presencia de militares y policías. “A veces una patrulla de dos policías y cinco soldados les toca cuidar tres o más cantones. Los pobres no alcanzan”, dijo una mujer, visiblemente preocupada.

Mientras tanto, un campesino retó al Presidente de la República a ir a ver las condiciones de seguridad en que viven. “Que venga aquí con su festival del buen vivir”, puntualizó el lugareño.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación