Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

C. A. la más violenta según informe ONU

a pesar que en 2012 inició una tregua entre las pandillas Mara Salvatrucha (MS) y 18, El Salvador aparece como el cuarto país más violento del mundo con una tasa de 41.2 homicidios por cada 100,000 habitantes.

Registros de la PNC detallan que 875 personas fueron asesinadas entre el 1 de enero y el 9 de abril.

Registros de la PNC detallan que 875 personas fueron asesinadas entre el 1 de enero y el 9 de abril.

Registros de la PNC detallan que 875 personas fueron asesinadas entre el 1 de enero y el 9 de abril.

Centroamérica sigue siendo la región más violenta del mundo, donde se localizan tres de los cuatro países con las mayores tasas de homicidios a nivel mundial, según el informe de la Oficina de Naciones Unidas para la Droga y el Crimen (UNODC) correspondiente al año pasado.

El Salvador se coloca cuarto con 41.2 asesinatos por cada 100 mil habitantes, pese a que el año de observación se pactó una tregua entre pandillas para bajar los homicidios.

El reporte dado a conocer ayer en la sede de Viena, Suiza, recopila datos del comportamiento de la violencia del año 2012, que fue en el que hubo una significativa reducción de los asesinatos en El Salvador a raíz de una polémica tregua entre las pandillas y a la que el gobierno asegura solo haber "facilitado" el proceso de pacificación entre esos dos grupos.

"La región centroamericana, que incluye Belice, Costa Rica, El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua, registra desde mediados del siglo XX de cinco a ocho veces más homicidios respecto a su población que Europa y Asia", dijo Jean Luc Lemahieu, director de Análisis de Políticas y Asuntos Públicos de la UNODC.

El estudio de Naciones Unidas revela que Honduras se mantiene como el país más violento de todo el mundo con una tasa de 90 crímenes por cada 100,000 habitantes.

Enseguida Venezuela, con 53.4; luego está Belice con una tasa de 44.7.

Naciones Unidas destaca en el sondeo que la tregua entre las pandillas salvadoreñas redujo en un 40 por ciento los asesinatos entre los integrantes de las pandillas desde el 2012. En ese año, la violencia provocó en El Salvador las muertes de 2,641 personas, una de las cifras más bajas en los últimos cinco años.

El documento detalla que las tasas por encima de los 20 crímenes son consideradas graves y la tasa media mundial es de 6,2 homicidios por cada 100,000 pobladores.

Pandillas, narcotráfico y crimen organizado

La documentación de Naciones Unidas atribuye las altas tasas de homicidios en Centroamérica en gran medida a la violencia relacionada con el control de las rutas de tráfico de drogas, a guerras territoriales entre grupos criminales como las pandillas y a los conflictos entre las agrupaciones delictivas organizadas y el Estado.

En Centroamérica, según Luc Lemahieu, el principal problema "son las bandas (pandillas)", que son grupos de jóvenes que matan para defender su identidad y pertenencia al grupo, por lo que las muertes "son arbitrarias".

Agregó que ese tipo de violencia generada por las pandillas es diferente a la del narcotráfico que mata "cuando tiene competencia", pero en general, "prefiere operar sin muertes".

En El Salvador, las pandillas son las responsables del 70 por ciento de las muertes violentas, ya sea como victimarios o como víctima. El resto de los crímenes estaría ligado a la lucha por el narcomenudeo y violencia social, según las autoridades policiales.

El estudio detalla que la violencia generada por los cárteles del narcotráfico mexicanos también han causado estragos en Centroamérica, elevando a niveles nunca vistos la criminalidad en Honduras, El Salvador y Guatemala, países que son utilizados por esos narco grupos como rutas y base para el almacenamiento de las drogas destinadas al mercado de Estados Unidos.

Sin embargo, la violencia que se vive en Venezuela, según el informe, está más vinculada a la delincuencia común.

Jóvenes más vulnerables a la violencia

Con respecto a la edad de la población más vulnerable de la violencia, la investigación de Naciones Unidas señala que en El Salvador, Honduras y Jamaica, el número de víctimas masculinos que se encontraban en el rango de edad de los 30 a los 44 años es mayor al grupo de edad de las víctimas femeninas que andaban entre los 15 y 29 años.

Sin embargo, la cantidad de víctimas masculinos que rondaban entre las edades de 15 a 29 años es mayor que en las dos anteriores, según datos.

Lo anterior significa que la proporción de los asesinatos de hombres entre los 15 y 29 años en Centro y América del Sur es cuatro veces superior a la media mundial para ese grupo de edad, detalla el informe.

"El impacto de esta dinámica puede ser devastador para la seguridad y la economía, ya que las muertes de varones en el mayor de los dos grupos de edad puede tener un impacto desproporcionado en las familias, la población activa y la percepción de la seguridad", señala el documento.

Otro de los hallazgos que revela el informe de Naciones Unidas es que "el carácter urbano de homicidios" es particularmente notable en América Central, el Caribe y gran parte de África.

Por ejemplo, los municipios con poblaciones de más de 50,000 habitantes "registran una desproporcionado número de homicidios" en Centroamérica.

En Guatemala, el 68 por ciento de los homicidios que se cometieron en 2008 en ese país se registraron en esos poblados que albergan al 58 por ciento de la población guatemalteca.

En El Salvador, el 63 por ciento de los homicidios (4,004) que se cometieron en el 2010 se concentraron en las ciudades con una densidad de más de 50,000 habitantes y en cuyos municipios se alberga al 51 por ciento de la totalidad de la población salvadoreña.

El documento revela que un 36 por ciento de los 437,000 homicidios que se registraron en el mundo en el 2012 tuvieron como escenario el continente americano y en especial Centroamérica y Suramérica.

"Los homicidios vinculados a la delincuencia organizada constituyen un 30 por ciento de los que tienen lugar en el continente americano", señala.

De la mortalidad por la violencia a nivel mundial, el 79 por ciento de las víctimas que se registraron son masculinos, un promedio de 9,7 por cada 100.000 habitantes. La tasa media de las mujeres a nivel mundial alcanza el 2,7 por cada 100,000 mujeres.

Como dato curioso, las naciones de América poseen la tasa más alta de homicidios masculinos; mientras que África tiene la más alta de homicidios de mujeres.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación