Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Más de 8,500 asaltos por año se registran en El Salvador

Según las estadísticas de la Policía, los empleados públicos y privados, las amas de casa y los estudiantes son los más afectados por los robos 

Buses

Piden un año más de prórroga para usar buses viejos. | Foto por Archivo

Un total de 51 mil 291 personas ha sido víctimas de asalto en El Salvador, entre enero de 2010 y noviembre de 2015, según registros de la Policía Nacional Civil (PNC).

De acuerdo con las estadísticas, en promedio se han reportado 8 mil 548 casos por año en todo el país, siendo La Libertad, con 6 mil  326 robos, el departamento con mayor número de casos denunciados en los últimos seis años.  

En uno de los robos ocurridos en La Libertad, tres agentes fueron detenidos el 30 de octubre de 2015 por sustraer mil dólares a un conductor que previamente había sido asaltado en la misma zona.

A los policías se les acusa de haber robado la suma de dinero tras hacer la inspección del vehículo, placas P351-018.

De acuerdo con las investigaciones, el ofendido había retirado 12,000 dólares de una agencia bancaria en Ciudad Merliot y cuando circulaba por la avenida Tepahua y calle Libertad en Santa Tecla, fue interceptado por varios delincuentes que lo asaltaron.  Luego de sufrir el atraco, la víctima llamó al 911 para denunciar. 

Más tarde llegaron  tres policías del Laboratorio Técnico Científico del departamento de Investigaciones de la Policía de Santa Tecla.

Tras concluir la inspección del vehículo, los investigadores le entregaron el dinero que no se habían llevado los ladrones.

Sin embargo,  después del asalto, la víctima lo había contado y al recibir el efectivo,  descubrió que le hacían falta más de 1,000 dólares y denunció ante el 911 a los agentes.  

Al llegar al sitio de la inspección, una oficial de la corporación ordenó que se les hiciera un registro personal a los policías para verificar si era cierta la denuncia. 

A dos de los agentes  les encontraron 400 dólares, y no justificaron el por qué lo tenían, según la Fiscalía. 

Los tres agentes están siendo procesados por el hecho.

Áreas urbanas las más vulnerables a robos

Las estadísticas policiales reflejan que siete de cada diez robos que se cometen en El Salvador ocurren en la zona urbana del país  y los principales escenarios son las cabeceras departamentales.

El sexo masculino ha sido el más afectado por estos hechos, en un 56 por ciento. 

Los usuarios del sistema financiero no escapan de esta vorágine de hechos delictivos, pues en promedio las autoridades han documentado  333 casos por año, casi uno por día. 

Uno de los  robos que  llamó la atención fue el de Roger Díaz Alarcón, consultor peruano del Ministerio de Hacienda, quien el 6 de septiembre de 2013 fue asesinado por resistirse a un asalto. 

Al extranjero le sustrajeron 17 mil dólares, poco después de haber salido de un autobanco en el  bulevar Santa Elena, cerca de la Embajada de Estados Unidos.

El extranjero fue ultimado un día antes de regresar a su país. Por este hecho, el Tribunal Antimafia de Sentencia A encontró culpable a cuatro personas y les impuso 40 años de cárcel. 

Un año después,  en el 2014 y  casi en la misma zona,  un salvadoreño fue interceptado luego de salir de un banco, le robaron unos cuatro mil dólares.

El hecho se registró el 20 de septiembre de 2014, dos hombres a bordo de una motocicleta se acercaron a la ventana del vehículo de la víctima y le hicieron señas para que se estacionara.

A punta de pistola, uno de los hombres obligó a la víctima a que se bajara de su carro y se pasara a otro que tenía vidrios polarizados y que manejaban los ladrones. 

Ahí comenzó la pesadilla de casi 12 horas de la víctima. Los hampones lo despojaron de sus pertenencias mientras lo insultaban, le vendaron los ojos, le ataron las manos y lo obligaron a lanzarse en el espacio que hay atrás de los asientos.

Su  familia primero encontró el vehículo abandonado y finalmente a su ser querido. 

Los años de más casos de asaltos a usuarios de banco en El Salvador,  según la Policía,  han sido 2013 y 2015, pues se registraron entre 427 y  464 casos,  respectivamente.

Estos atracos se dieron más que todo en los municipios de Santa Tecla, Santa Ana, Colón, San Miguel y Cojutepeque, en cantidades que superan el centenar.

En un hecho insólito, el 30 de diciembre de 2015, la Policía sorprendió a tres asaltantes con una maleta de dinero y al menos tres teléfonos celulares en Apopa, al norte de San Salvador.

En el procedimiento, las autoridades establecieron que el dinero decomisado era el resultado de los asaltos que habían cometido los hampones en una  fiesta de fin de año.

Perfiles de las víctimas

De acuerdo con las estadísticas de la Policía, los empleados públicos y privados, las amas de casa y los estudiantes;  figuran como los más afectados por los robos.

Pero no solo los adultos han sido víctimas del hampa,  las estadísticas policiales registran 27 robos  a niños  menores de 11 años, sin embargo, el  grupo de edad más afectado es el de 18 a 30 años.

El transporte colectivo también ha sido escenario de asaltos, se han registrado más de mil  a pasajeros y  transportistas. 

Todas las rutas del transporte público; buses y microbuses,  están expuestas a los asaltos durante sus recorridos, pero las más peligrosas son las que van a Santa Tecla, Ciudad Delgado, Soyapango y  Ayutuxtepeque.

Los pasajeros en los últimos años han dejado de ser simples víctimas para tomar la ley por sus manos.

En un asalto a la ruta 7C que hace su recorrido de Soyapango a hospital Roma, al poniente de la capital, un ladrón fue asesinado cuando despojaba de sus pertenencias a uno de los pasajeros, este se defendió, sacó su arma de fuego y le disparó, el hecho ocurrió el 2 de febrero de 2015.

Ese mismo día, también murió un asaltante y otro más resultó herido cuando se bajaban del autobús de la ruta 5,  luego de cometer un  robo.

Según las autoridades y las gremiales del transporte colectivo, de tres a cinco hombres se suben a las unidades del transporte, dos dan seguridad y el resto despoja a las víctimas de sus pertenencias. 

Algunos portan arma de fuego, navajas o cuchillos,  y otros hasta usan pistolas de juguete.

En ciertos casos, los delincuentes se suben a los buses o microbuses y para amedrentar a los pasajeros, les dicen que van saliendo de un penal,  se suben las camisas y muestras sus tatuajes de pandillas. 

En ocasiones solo piden dinero “voluntariamente” a los pasajeros, en otras, los despojan de sus objetos de valor. 

Los años que se reportan más denuncias son 2011 y 2013, donde hubo 230 y 209 casos respectivamente.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación