Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Mareros perpetran dos ataques incendiarios contra casas policiales

En Las Margaritas IV en  Soyapango, rompieron el techo, rociaron combustible y quemaron las colchonetas de los policías. En la comunidad 22 de Abril, dañaron la puerta, sacaron las colchonetas y les dieron fuego.

Pandilleros dañan una segunda casa en Soyapango

Este hecho habría sido cometido por la misma clica que incendió la noche del sábado otra casa policial en la colonia Las Margaritas, siempre en Soyapango.

Dos casas donde los policías que forman parte del Plan de Intervención Integral de Comunidades y Recuperación de Territorios, descansaban después de sus labores, fueron atacadas entre el sábado en la noche y ayer en la tarde.

El primer caso sucedió  en la cuarta etapa de la urbanización Las Margaritas, municipio de Soyapango, donde los  facinerosos quebraron el techo, rociaron gasolina a unas colchonetas y luego le prendieron fuego a la vivienda.

Según las fuentes policiales, antes de que esta casa fuera ocupada por los policías, los mareros la  usaban como casa destroyer, esto es, una guarida donde descansaban y planificaban sus hechos delictivos.

Según un policía,  que pidió no ser identificado, los delincuentes vigilaron a los agentes  muy de cerca y cuando éstos salieron a patrullar, aprovecharon para cometer el ataque, quebrando las láminas del techo. 

Además de las colchonetas, también les quemaron uniformes y otras pertenencias a los policías.
Minutos más tarde, el Sistema 911 fue alertado de que se quemaba una casa en el pasaje 39 y polígono R, de la cuarta etapa.

Al llegar a la dirección, el 911 pudo apreciar que se trataba de la vivienda donde cuatro policías descansaban, una casa que estuvo en poder de pandilleros hasta el viernes anterior  y que fue  recuperada por las autoridades.

El sábado por la tarde, personal del departamento de Infraestructuras de la Policía, había  llegado a la zona a remodelar y acondicionar dicha casa para que sirviera a los agentes en sus horas de descanso.

Un oficial aclaró que la vivienda sería ocupada por los policías hasta que el propietario la retomara.

“Les cambiaron las chapas o cerraduras para mayor seguridad”, explicó otro agente.

El incendio acabó con cuatro colchonetas y las pertenencias de cada uno de los policías del Grupo Fuerza Móvil Nacional,  que es parte del Plan de Intervención Integral de Comunidades y Recuperación de Territorios.

Este último es un componente del Plan El Salvador Seguro,  que el gobierno salvadoreño dice haber impulsado ya en 10 municipios donde los índices de homicidios se han elevado.

Un subcomisionado quien no quiso identificarse  afirmó que el siniestro no dejó víctimas ni se propagó a otras viviendas  aledañas.

Luego del ataque, la Policía inició un operativo “Casa Segura”, en busca de los mareros que cometieron el atentado.

Hasta el domingo por la tarde, la Policía no reportaba capturas de los implicados en el siniestro, sin embargo, el oficial afirmó que ya tienen perfilado  a los mareros que lo hicieron.

Ataque en la 22 de Abril

Ayer a media tarde, la casa numero 43 del  pasaje 12 de la comunidad 22 de Abril, también en Soyapango, fue atacada por varios mareros, aprovechando la ausencia de los policías.

Para irrumpir en la vivienda, los atacantes destruyeron el cerrojo de la puerta principal y cortaron un candado.

Luego tomaron las pertenencias de los agentes, colchonetas, uniformes, agua embolsada, entre otras;  se las llevaron a unos matorrales distantes unos 50 metros de la casa, y allí les prendieron fuego. 

A pesar de lo poblado de esa comunidad, nadie vio nada, ninguna persona escuchó nada. Claro, por temor a represalias de parte de los delincuentes.

En la puerta de la vivienda, además de los daños en la chapa y en las ventanas, los mareros dejaron un rosario de cuentas blancas de plástico, una prenda muy peculiar entre los miembros de maras o pandillas.

En la 22 de Abril, los policías han recuperado ocho casas destroyer y cuatro vehículos con reporte de robo,  que esa agrupación tenía en un predio de esa comunidad.

De la misma agrupación

Las clicas o agrupaciones que incendiaron la casa en Las Margaritas así como las que atacaron la vivienda en la comunidad 22 de Abril,  están relacionadas entre sí, pues responden a un mismo cabecilla, a Borromeo Henríquez Solórzano, alias El Diablito de Hollywood, uno de los cabecillas a nivel nacional de la Mara Salvatrucha, según explicó ayer un oficial que pidió no ser identificado.

El subcomisionado detalló que los incidentes en los dos lugares no se debe interpretar como “puestos policiales”, sino como casas habitadas por pandilleros y que fueron  recuperadas por la autoridad.

El subcomisionado afirmó que los siniestros son actos desesperados de los delincuentes.

“Entiendo que son actos desesperados, al no poder cometer sus actos delictivos;  de eso no tenemos la menor duda por la presencia que estamos haciendo nosotros en el territorio de Soyapango”, reiteró el subcomisionado.

Negó que se planeaba en un  futuro instalar un puesto policial en dicho inmueble. 

“Esto podría servir como una base para que el agente repose mientras no está patrullando en el sector, pero puestos no estamos abriendo nosotros”, explicó.

Sucede lo mismo como en el caso de la Policía Rural, que tienen una casa donde los policía llegan a descansar cuando regresan de patrullaje.

En apuros con despliegue en 10 municipios

En Soyapango, son ocho los sectores donde se han desplegado la “Fuerza Móvil de Intervención”, nombre corto que le dan algunos policías.

Según fuentes policiales, esos lugares son las urbanizaciones La Campanera,  Prados de Venecia IV, Las Margaritas, Montes de San Bartolo 3 y 4, la colonia Monte María y las comunidades Villa de Jesús y 22 de Abril.

En cada uno de esos sectores, solo son cuatro los policías que patrullan por turnos esas zonas que son consideradas bastiones de la MS y la Pandilla 18 Sureños.

Lo ideal, afirman algunas fuentes, es que hubiera una fuerza de 12  elementos por cada turno, pues esos territorios son muy hostiles.

Sin embargo, los agentes consultados creen que es una utopía creer que asignarán una fuerza de 12 elementos, puesto que con solo el despliegue en los primeros diez municipios, la institución policial ha tenido que quitar personal a diversas delegaciones donde los índices delincuenciales no son tan elevados.

Lo anterior ha generado inconformidad en algunos jefes de delegaciones,  pues los han dejado, prácticamente, sin fuerzas de reacción, como las unidades tácticas operativas.

Entre tanto, las perspectivas de que a corto plazo funcione la recuperación de territorios no es muy buena, según agentes consultados.

La quema de una casa y el asalto a otra, son muestras de la hostilidad que hay hacia las fuerzas policiales asignadas a esos ocho sectores.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación