Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Mareros atacan a policías por vengar muerte de cabecillas en La Paz

Tienen en su poder fusiles y armas cortas con las que han perpetrado los ataques

Un sujeto apodado El Chipilín, supuesto pandillero de la 18, muestra un fusil tipo AK-47. Foto EDH / Archivo.

Un sujeto apodado El Chipilín, supuesto pandillero de la 18, muestra un fusil tipo AK-47. Foto EDH / Archivo.

Un sujeto apodado El Chipilín, supuesto pandillero de la 18, muestra un fusil tipo AK-47. Foto EDH / Archivo.

Los recientes ataques contra la Policía Nacional Civil en el municipio de Zacatecoluca y sus alrededores, son parte de un plan de venganza que tienen los pandilleros de la 18 por la muerte de cabecillas durante enfrentamientos con policías semanas atrás, según fuentes ligadas a las investigaciones.

El domingo anterior los pandilleros arreciaron los ataques contra los agentes, que dejaron como resultado dos supuestos pandilleros muertos y otro herido, según la Fiscalía General.

Con estos dos muertos, suman 15 pandilleros que han perdido la vida al enfrentarse a balazos con los policías en el departamento de La Paz, de acuerdo con los registros de la PNC.

El domingo dos de los ataques se perpetraron en la lotificación Las Brisas y otro más, en el cantón La Lucha. Uno de los pandilleros lesionados es sospechoso de haber participado en el ataque a una familia donde resultó gravemente herida una niña de 11 años, quien sigue grave en el hospital.

Fuentes allegadas a la investigaciones aseguran que los ataques son coordinados por mareros que están en las cárceles, quienes tiene comunicación con un pandillero apodado El Chino, quien es considerado cabecilla de la pandilla 18 del grupo de los Revolucionarios (ver foto arriba).

Los pandilleros utilizan armas cortas y fusiles M-16 y AK-47. Muchas de esas armas son ocultadas en cerros y montañas de la zona, detallaron las fuentes.

Los informantes aseguran que uno de los hechos por lo que los pandilleros han planificado vengarse, es por la muerte del supuesto pandillero, José Luis Cañénguez Calderón, de 23 años, (a) El Extraño, quien murió el 7 de abril en la colonia El Nilo I, kilómetro 57 de la carretera a Zacatecoluca, en La Paz.

El sujeto estaba reunido con seis personas en la calle principal de la referida colonia y cuando se percataron de una patrulla, les dispararon y se dieron a la fuga. Tras la persecución, El Extraño se introdujo a una casa y los policías lo persiguieron. Dentro del lugar hubo un intercambio de disparos pero este murió empuñando una subametralladora UZI con la que habría intentado asesinar a dos policías que lo perseguían.

Las fuentes dicen que El Extraño era uno de los supuestos mareros que daba órdenes a otros pandilleros. Había sido detenido en varias ocasiones y tenía conexiones con sujetos de otros lugares, integrantes de la pandilla 18 Revolucionarios, según las investigaciones.

Las fuentes agregaron que también los pandilleros buscan vengar la muerte de cinco supuestos mareros, que murieron el 30 de abril en una casa en el cantón Tierra Blanca, hacienda Escuintla, municipio de Zacatecoluca, La Paz.

Según versiones de Fiscalía General, un grupo de policías realizaban un operativo de búsqueda de dos sujetos por homicidio; sin embargo, al llegar a la vivienda donde se encontraban los sujetos, se produjo un tiroteo.

En el lugar se encontraron escopetas, pistolas y revólveres que habrían sido disparados, aseguró en esa ocasión uno de los fiscales del caso.

Según la PNC la vivienda era ocupada y usada como casa "destroyer" y varios de los muertos, tenían antecedentes policiales.

Sigue miedo y amenazas de mareros a pobladores

Las fuentes militares y policiales aseguran que muchos de los comerciantes y pobladores siguen amedrentados por los pandillero de la 18, pero no con la intensidad de meses atrás, donde el referido municipio fue escenario de un pánico en generalizado que provocó cierre de escuelas y colegios, negocios, mercado municipal, iglesias, según constató EDH.

Durante esa misma coyuntura el Fiscal General, Luis Martínez, aseguró en una entrevista televisiva que varios pandilleros tenían puestos de venta en las zona comerciales con autorización de la alcaldía del referido municipio.

Las fuentes militares y policiales detallaron que los pandilleros de la 18 del grupo de los Sureños, son dirigidos por un sujeto apodado El Chipilín, quien es el responsable de ordenar los "toques de queda" y "viernes negros".

La Policía a través de unidades especializadas, le desarrollaron una exhaustiva investigación al sujeto durante varios meses.

En total, le realizaron ocho operativos minuciosos, lográndole decomisar dos fusiles M-16 y la detención de su mano derecha, un sujeto apodado El Viejo Vietnam. A este último sujeto, un grupo de supuestos mareros lo intentó asesinar semanas atrás cuando salía de una diligencia judicial.

Tras los operativos, El Chipilín optó por irse de la zona y según información de la Policía, se encuentra refugiado en Guatemala.

El Chipilín es acuerpado por varios vecinos que tienen hijos dentro de la pandilla y por pandilleros que residen en las colonias donde tienen control.

Las fuentes de inteligencia aseguran que el pandillero tiene el control de los movimientos de las armas largas en poder los mareros. Entre ellos, varios fusiles tipo AK-47.

En una de las fotografías decomisadas en operativos policiales y militares, fue encontrada una foto donde el sujeto aparece mostrando un fusil tipo AK-47.

En la imagen le acompaña otro sujeto de la zona, que según las fuentes, es colaborador de los pandilleros. La Policía lo identifica como El Sniper.

Al parecer los referidos pandilleros no son de la zona y viajan desde San Salvador para dar apoyo a los pandilleros con armas y logística para cometer ataques.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación