Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Mareros de la 18 asaltan en la calle al Puerto de La Libertad

Un grupo de pandilleros que delinquen en cuatro colonias de la zona, se dedican a cometer asaltos a las personas que regresan del Puerto de La Libertad durante la noche, según la Policía. Los robos se han incrementado en la época de fin de año

La inclinación que hay en algunos puntos de la carretera al Puerto de la Libertad, favorece a los delincuentes. Fotos EDH / Marlon Hernández

La inclinación que hay en algunos puntos de la carretera al Puerto de la Libertad, favorece a los delincuentes. Fotos EDH / Marlon Hernández

La inclinación que hay en algunos puntos de la carretera al Puerto de la Libertad, favorece a los delincuentes. Fotos EDH / Marlon Hernández

Pandilleros que habitan en cuatro comunidades situadas desde el kilómetro 20 al 23 de la carretera al Puerto de La Libertad, son los responsables de cometer asaltos a los turistas y habitantes de zonas residenciales del sector, según vecinos y fuentes de la Policía.

Policías que patrullan el lugar afirman que los pandilleros que delinquen en las comunidades El Corralito, Brisas de Zaragoza, Corinto 1 y 2 y los alrededores de Villas de Zaragoza, son los responsables de perpetrar los hechos delictivos durante las noches.

Alrededor de 50 pandilleros mantienen una operatividad en los tres kilómetros y operan de dos formas.

La primera, colocan barricadas de piedras y palos en una curva situada en el kilómetro 23 frente a la comunidad Corinto.

Los obstáculos los colocan después de una curva para que los automovilistas no tengan suficiente visión y paren la marcha. Otros, intentan evadirlos y pierden el control y se detienen frente a la referida comunidad.

La inclinación de varios kilómetros que tiene la carretera también favorece a los delincuentes a cometer los asaltos, según los vecinos.

La segunda forma de operar es cometer robos a los automovilistas que se estacionan al costado derecho de la carretera, del carril que del Puerto de La Libertad conduce hacia San Salvador.

Los mareros salen de las comunidades despojan a las víctimas de sus prendas personales y objetos de valor y se corren por las veredas de las comunidades a refugiarse en sus casas.

Los sujetos aprovechan que muchos vehículos sufren desperfectos mecánicos por los prolongados congestionamientos que se generan en épocas de fiesta o los sábados y domingos.

"Los automovilistas se quedan porque muchas veces se les calienta el carro. Nosotros les recomendamos que se estacionen en lugares más transitables y donde hay luz eléctrica", expresó un agente que participa en los patrullajes que realiza la Policía de Zaragoza.

El 80 por ciento de la carretera al Puerto de La Libertad no tiene alumbrado eléctrico, lo que favorece para que los pandilleros cometan robos y hurtos.

Según la Policía, esas dos formas son las más frecuentes que utilizan los mareros para cometer los delitos.

Dos policías que patrullan la zona, aseguraron que los lugares más peligrosos son las comunidades Corinto 1 y 2, donde habitan alrededor de 25 pandilleros de la 18.

Agregan que en ese lugar habita un pandillero apodado El Sapito quien junto a su hermano, alias El Sapo, son los responsables de liderar la estructura de la pandilla.

El Sapito es un sujeto escuálido, de pelo negro que mide no más de 106 centímetros. Sin embargo, los agentes afirman que es el sujeto a quien se le vincula la mayoría de homicidios en el sector.

"A este sujeto ya lo hemos agarrado con armas de fuego, droga, agrupaciones ilícitas y otros delitos menores, pero siempre los jueces lo dejan libre", confesó el agente.

Uno de los policías que prefirió omitir su nombre por seguridad, afirma que los pandilleros se movilizan en ese corredor y caminan por los cerros y montañas hasta llegar a la zona de San José Villanueva, donde se dedican a robar armas a vigilantes.

En la comunidad Brisas de Zaragoza los mareros mantienen el control de varios pasajes y muchos de sus habitantes han abandonado sus casas.

En la comunidad Corinto se dedican a extorsionar a los repartidores y vendedores de golosinas y bebidas.

"Las tiendas tienen pocos productos porque muchos de los camiones repartidores no entran a la comunidad porque son extorsionados y les roban constantemente", afirmó la propietaria de una tienda de la comunidad.

La Policía dice que los sujetos mantienen vigilancia durante todo el día y cuando la Policía realiza patrullajes corren por las veredas y montañas.

Algunos caminan varios kilómetros hasta ocultarse en las montañas que rodean la hacienda del mismo nombre.

Poco avance por asalto donde murió un joven

Los policías afirman que los responsables de haber asaltado a un grupo de turistas el sábado anterior, son los pandilleros de la comunidad Corinto. Vecinos y vigilantes privados afirman que después de cometer el asalto, los sujetos corrieron a refugiarse en la referida comunidad.

En el asalto murió Diego Enrique Barrera Mena quien recibió varios disparos en la espalda y otras partes del cuerpo, dijo la Policía. Conocidos del joven afirmaron que Barrera Mena recién se había graduado de bachiller.

El día del hecho un oficial de la Policía expresó que los asaltantes habían obstruido la carretera con piedras y troncos para obligar a los automovilistas a parar la marcha.

La fuente policial detalló que Barrera Mena viajaba en el vehículo particular rojo placas P 66-152 y al ver los obstáculos los evadió y siguió la marcha.

La víctima viajaba con otras personas.

Los testigos afirman que otros carros que viajaban atrás de donde iba la víctima mortal, sacaron sus armas de fuego y se defendieron.

"Cuando los automovilistas se percataron que era un robo se generó el intercambio de disparos. Nosotros tenemos información que un pandillero resultó herido, pero parece que los mareros lo tienen escondido y dicen que está grave", explicó el policía.

Amigos que viajaban con Barrera Mena lo trasladaron hacia el hospital San Rafael de Santa Tecla, pero murió cuando era atendido por los médicos.

Un lector que pasó por la zona hacia el Puerto de La Libertad, relató que dos carros se habían estacionado a un costado de la carretera y tres mujeres corrían desesperadas buscando ayuda.

En la caravana de carros viajaba un funcionario del Tribunal Supremo Electoral que sufrió un ataque nervioso y fue trasladado hacia un hospital.

Además, la esposa de un agente policial resultó con una herida en la pierna.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación