Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Maras tratan de extorsionar a autoridades de hospital

Pandilleros pidieron dinero a cambio de permitirles estacionar autos a empleados

Fachada del hospital ISSS Lamatepec. Los empleados estacionan sus autos en la acera, porque pandilleros no permiten uso del estacionamiento anexo al mismo. Foto EDH / René Quintanilla.

Fachada del hospital ISSS Lamatepec. Los empleados estacionan sus autos en la acera, porque pandilleros no permiten uso del estacionamiento anexo al mismo. Foto EDH / René Quintanilla.

Fachada del hospital ISSS Lamatepec. Los empleados estacionan sus autos en la acera, porque pandilleros no permiten uso del estacionamiento anexo al mismo. Foto EDH / René Quintanilla.

Los pandilleros de la comunidad 22 de Abril intentaron extorsionar a las autoridades del hospital del Instituto Salvadoreño Seguro Social (ISSS) de la colonia Lamatepec para permitirles a los empleados del nosocomio el uso del parqueo anexo, el cual conecta con la referida comunidad, denunciaron trabajadores.

Las amenazas de los pandilleros obligaron a las autoridades del hospital a cerrar el referido estacionamiento, porque no estaban dispuestos a acceder a las pretensiones de esos grupos, según los denunciantes.

El cierre del estacionamiento, a partir del jueves pasado, ha generado una serie de inconvenientes a los empleados para estacionar sus autos en la vía pública, además de "poner en riesgo la vida de todos nosotros, los empleados".

Lo que ha llamado la atención de los empleados es que el administrador del hospital les ha ofrecido parqueo privado contiguo al hospital, pero tienen que pagar 26 dólares mensuales.

"Ya parece un negocio", dijo un denunciante, quien agregó que "no es justo que las autoridades no garanticen el bienestar de los empleados, quienes trabajamos para poder salvar vidas".

Sin embargo, el director y el administrador del referido hospital desmintieron tal denuncia y remitieron a los periodistas de El Diario de Hoy al Director General del Seguro Social, para que él explicara la situación.

Los denunciantes manifestaron que las extorsiones comenzaron desde hace dos semanas, pero que las autoridades del hospital no han accedido a las pretensiones pandilleriles. Como una forma de presión, los pandilleros dañaron un vehículo de un empleado, aseguraron.

Las amenazas fueron confirmadas el miércoles pasado, por las autoridades del hospital en una reunión con los empleados que poseen vehículo y en "dicha reunión fue confirmado que existía dicha problemática con las maras de la zona y que no garantizaban nuestra seguridad por lo que en un momento incluso sugirieron que dejarnos de usar los vehículos". Les dijeron que habían denunciado a la Policía, pero que hasta el momento no habían hecho nada.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación