Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

4 maneras de proteger a tu familia en un asalto

Vivimos tiempos peligrosos, y en un momento de crisis hay que saber reaccionar. ¿Sabes cómo proteger a tu familia en un asalto?

4 maneras de proteger a tu familia en un asalto

4 maneras de proteger a tu familia en un asalto

4 maneras de proteger a tu familia en un asalto

Ante los altos índices delincuenciales, es necesario saber cómo reaccionar ante una situación de peligro como un robo.

A continuación te desglosamos cuatro consejos para que compartas con tu familia, a fin de tenerlos presentes en caso de que sufran un asalto:

1. Obedece y entrega tus pertenencias: Hay una verdad de la que a veces no somos conscientes: no tienes nada, absolutamente nada material, que valga más que tu vida. Si puedes, recuérdate vez tras vez que muchos de los asaltantes en buena medida lo hacen movidos por la adrenalina vivida de ver la violencia de las películas de acción y los videojuegos. Cada vez hay más violencia gratuita en los asaltos, porque el asaltante quiere vivir una película en la vida real, así que cuida de no provocarlos, ni generar violencia.

2. Aparenta sumisión: Trata de generar cierta simpatía. De esa manera puedes evitar violencia, y trazar un plan de escape sin que seas lastimado. Piensa que solo debes resistirte y defenderte si es que tu integridad física o la de tus acompañantes está en peligro.

3. No trates de usar armas: Es un delito portar armas de fuego o armas blancas y, aparte, si las usas y no tienes experiencia en ello, puede ser contraproducente. Lo más que puedes usar es gas pimienta, y por cierto, debes saber que algunas personas son inmunes a él, así que no te fíes de ninguna protección.

4. Trata de recordar detalles: Observa —pero siempre de reojo, nunca de manera abierta— corte de cabello, tatuajes, rasgos distintivos, cicatrices en los asaltantes, en qué auto se desplazaban, detalles de ese tipo. Esto en caso de que pienses acudir a la policía o al ministerio público.

Vivimos en tiempos peligrosos, donde lo peor que podemos hacer es ser impulsivos o viscerales. Por supuesto, lo ideal es que nunca tengas que emplear estos consejos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación