Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Madre de policía habría sido asesinada por presenciar un homicidio

El homicidio fue en su casa, en Acajutla

Erick Tomás Gálvez Flores, de 31 años, fue acribillado en las inmediaciones del paso a desnivel de la 75a Avenida Norte, en la capital. FOTO EDH / Jaime Anaya.

Erick Tomás Gálvez Flores, de 31 años, fue acribillado en las inmediaciones del paso a desnivel de la 75a Avenida Norte, en la capital. FOTO EDH / Jaime...

Erick Tomás Gálvez Flores, de 31 años, fue acribillado en las inmediaciones del paso a desnivel de la 75a Avenida Norte, en la capital. FOTO EDH / Jaime Anaya.

En los últimos tres días, Sonsonate ha registrado un repunte de asesinatos. Entre las víctimas están la madre de un agente de la Policía, un vigilante privado y un hombre deportado de Estados Unidos.

Las autoridades atribuyen la mayoría de estos crímenes a las pandillas que se disputan territorio para delinquir.

Sin embargo, Milton Salguero, comisionado policial de Sonsonate, manifestó que las investigaciones han arrojado que los atentados contra la familiar del agente y del empleado de seguridad privada, son casos aislados.

Blanca Lilian Figueroa, de 49 años, fue asesinada el jueves, alrededor de las 8:00 a.m., en el corredor de su vivienda, situada en la colonia Jardines de Nueva Acajutla.

La señora estaba sola en la casa cuando unos sujetos llegaron y le dispararon. Las autoridades sospechan que la mataron porque habría sido testigo de un asesinato y no por ser pariente del policía.

Salguero relató que, en julio pasado, cerca de la casa de Figueroa, unos delincuentes mataron a un hombre apodado Lagartillo y ella los vio.

El sujeto asesinado, según la fuente, era pandillero y se dedicaba a vender droga.

La Policía sospecha que los verdugos del hombre regresaron para matar a Blanca Lilian y así evitar que los delatara.

"Se desvincula que sea porque su hijo pertenezca a la corporación. Puede ser que estén tratando de eliminar a testigos" , señaló Salguero.

El día que mataron a la señora, la Fiscalía informó que un hombre (no identificado) también fue ultimado a balazos en la misma colonia.

Horas más tarde, siempre en Acajutla, fue ultimado Mario Aguilar Mendoza, quien tenía pocas semanas de haber sido deportado de Estados Unidos.

El ataque fue en la colonia Acaxual. La Policía dijo que la víctima no estaba vinculada con grupos delictivos.

Además, el miércoles, unos pandilleros mataron a Doroteo Antonio Marroquín, de 29 años, quien era de la mara rival. El hecho fue cometido en la colonia Lue.

Vigilante asesinado por sus compañeros

Juan Antonio Torres, de 44 años, fue ultimado a balazos dentro de un hotel y restaurante de San Julián, en Sonsonate, donde trabajaba como agente de seguridad privada.

El crimen fue cometido ayer, a la 1:30 a.m. La Policía descarta que las maras estén involucradas y la principal hipótesis es que lo asesinaron sus mismos compañeros.

"Hay información de que, al parecer, es personal de la misma empresa quien está implicado", dijo Salguero.

En la escena estaban las pertenencias de la víctima, incluso el salario que le pagaron horas antes. Lo único que la Policía no halló fue su arma de equipo. No hubo capturas.

La Fiscalía también reportó que un hombre murió lapidado en la colonia Buenos Aires, en Armenia.

En otros hechos, Erick Tomás Gálvez Flores, de 31 años, fue acribillado en el paso a desnivel de la 75 avenida Norte y redondel San Antonio Abad, en San Salvador.

La víctima se bajó de un microbús de la Ruta 16 y unos sujetos que lo seguían en un carro le dispararon nueve veces.

Una pariente de la víctima dijo que él trabajaba en una empresa de turismo y residía en San Marcos, al sur de la ciudad. La Policía no determinó el móvil del atentado.

Asimismo, Samuel Armando Durán Rodríguez, de 18 años, murió al mediodía tras enfrentarse a balazos con policías en Soyapango. Se presume que se dedicaba a robar en el centro del municipio.

El jueves asesinaron, en hechos diferentes en San Francisco Menéndez, Ahuachapán, a Walter González, de 27 años, quien era vendedor de cocos. También a José Santos, de 24, quien distribuía drogas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación