Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Madre de policía asesinado pide que muerte de su hijo no sea en vano

El agente Héctor Jacobo Melgar, ultimado el miércoles en San Miguel, fue sepultado ayer en Comasagua, La Libertad.

Unas 200 personas asistieron al sepelio del sexto policía asesinado en lo que va del año. Foto EDH / René Quintanilla

Unas 200 personas asistieron al sepelio del sexto policía asesinado en lo que va del año. Foto EDH / René Quintanilla

Unas 200 personas asistieron al sepelio del sexto policía asesinado en lo que va del año. Foto EDH / René Quintanilla

En medio de dolor por haber perdido a su hijo, el policía asesinado el miércoles, en San Miguel, su madre pidió ayer a las autoridades que el atentado contra él no quede impune y que su muerte "no sea en vano".

Los restos mortales de Héctor Amílcar Jacobo Melgar (quien estaba destacado en la subdelegación de Ciudad Barrios) fueron sepultados ayer en Comasagua, La Libertad.

La víctima era originaria de esa zona pero por razones de trabajo se había ido a vivir al municipio de Carolina, siempre en San Miguel.

Los ausentes en el entierro de Jacobo Melgar fueron el director y el subdirector de la corporación Mauricio Ramírez Landaverde y Howard Cotto, respectivamente.

El hombre fue ultimado a balazos mientras jugaba en una cancha situada cerca de su casa.

Ese día, Jacobo estaba de licencia: se convirtió en el sexto policía ultimado en lo que va del año.

El homicidio del agente ha provocado temor entre los habitantes de Carolina, quienes dicen estar cansados del acoso diario de las pandillas.

Mientras que los agentes, por precaución, tienen las armas listas para reaccionar ante cualquier ataque.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación