Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Madre y dos hijos mueren soterrados

En cantón Nancistepeque, carretera a Santa Ana-San Pablo Tacachico

Los tres personas muertas por las lluvias fueron llevados ayer a una iglesia de la zona para ser velados por parientes y amigos. Fotos EDH / Douglas Urquilla.

Los tres personas muertas por las lluvias fueron llevados ayer a una iglesia de la zona para ser velados por parientes y amigos. Fotos EDH / Douglas Urquilla.

Los tres personas muertas por las lluvias fueron llevados ayer a una iglesia de la zona para ser velados por parientes y amigos. Fotos EDH / Douglas Urquilla.

Las intensas lluvias de ayer provocaron que un muro cediera y dejar sepultada una vivienda en el caserío Israel, cantón Nancistepeque, carretera que de Santa Ana conduce a San Pablo Tacachico, donde murieron soterrados tres miembros de una familia, dos más lograron sobrevivir de acuerdo con cuerpos de socorro que atendieron la emergencia.

La tragedia se registró a eso de las 2:00 de la madruga. En ese momento, según relataron los lugareños, caía una fuerte lluvia pero nadie se había percatado que la madre y los dos menores habían quedado atrapados en la vivienda, por los escombros de lodo y piedras.

Las víctimas mortales fueron identificadas por parientes como: Rosa Elvira Catota de Peñate, de 37 años, sus hijos, Rosa Lilian, de 15, y su hermano César, de 13, ambos de apellido Catota.

Según cuerpos de socorro, otras dos personas que habitan en la casa resultaron ilesas, entre ellas, una señora de 76 años, quien era la abuela de los menores. Ambos fueron llevados a un hospital de Santa Ana, donde reciben asistencia médica.

Jorge Morán, sobrino y primo de las víctimas, relató que su tía había llegado acompañada de su hijo, a visitar a su primogénita, Rosa Lilian, la cual vivía con su abuela para cuidarla, por su estado de salud.

"Todos los fines de semana se venía mi tía con el niño, nunca se quedaban, siempre alcanzaban el último pick up para irse (residían en Santa Ana), pero (el domingo) ya no pudieron agarrar transporte y por eso se quedaron", relató Morán.

Lugareños comentaron que la lluvia había provocado que el terreno de la zona quedara inestable y ocurriera el deslizamiento que ocasionó que un muro cayera en parte de la vivienda, construida con bahareque.

Las fuertes lluvias, incluso, dificultaron, ayer, las labores para recuperar los tres cadáveres de la vivienda.

Los trabajos se prolongaron hasta por diez horas pues no contaban con equipo que les permitiera cortar el hierro del techo de la vivienda.

No fue hasta cerca de las 11:00 de la mañana cuando terminaron de recuperar los cadáveres, para luego, velarlos en una iglesia evangélica del sector.

Para las próximas 24 horas, las autoridades de Protección Civil han advertido de más lluvias, por lo que han decretado el cambio de alerta, de verde a amarilla.

Según las autoridades, existe una baja presión en el país que se mantendrá de manera estacionaria, por ello, las lluvias aumentarán este martes (ver nota a aparte).

Tardía reacción de autoridades

Algunos habitantes lamentaron que pese a solicitar ayuda al Sistema 911 de la Policía, esta no se hizo efectiva hasta eso de las 7:30 de la mañana de ayer, cuando llegaron algunos agentes.

"Se estuvo llamando al 911 y la delegación de (cantón) San Jacinto (Coatepeque), que a veces, para molestar a la gente que trabajan, actúan rápido, pero en una cosa de estas, en la que había necesidad y urgencia, no se miran", dijo Wálter Linares, un vecino de las víctimas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación