Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El lunes reanudarán clases en la escuela Dos Cerros de El Paisnal

Autoridades reforzarán la seguridad y desvincularon a las pandillas de las amenazas. Sospechan de los mismos maestros

Los estudiantes reacomodaron los pupitres en las aulas.

Los estudiantes reacomodaron los pupitres en las aulas.

Los estudiantes reacomodaron los pupitres en las aulas.

El panorama que se vivía ayer en el centro escolar Dos Cerros, situada en el municipio de El Paisnal, era diferente al de días atrás. Desde el lunes no había alumnos, ni clases y maestros. Todos se fueron debido a las amenazas escritas en las paredes contra los docentes y policías que cuidaban la escuela y sus alrededores.

Sin embargo, ayer la seguridad era implacable, había policías rurales en las calles, soldados y oficiales de la Fuerza Armada, agentes de la Unidad Táctica Operativa de la Policía y los dos equipos de guardaespaldas que acompañaban a los ministros de Educación, Hato Hasbún, y el de Justicia y Seguridad, Ricardo Perdomo.

Poco a poco decenas de alumnos acompañados con sus padres regresaron al centro escolar con muchas expectativas sobre qué va pasar en la escuela.

El mensajes de los funcionarios fue alentador y fue aplaudido por los alumnos y padres de familia.

"A partir del lunes se reanudarán las clases en la escuela. Ya solventamos los problemas y vamos a estudiar su origen. Seguiremos con la educación de los niños y jóvenes. No hay nada que temer", expresó Hasbún a los padres y a periodistas.

El ministro de Educación aclaró que al parecer las amenazas no son de pandilleros, sino que provienen de parte de maestros que están descontentos y buscan ser trasladados hacia otras escuelas.

Sin embargo, las autoridades de la escuela confirman que en el centro educativo hay estudiantes que pertenecen a las pandillas.

"Que así estuviera de cuidada la escuela siempre qué bien sería. El problema es cuando salgamos de acá o se vaya la Policía", dijo un maestro que prefirió no revelar su nombre.

El funcionario se reunió con las autoridades de la escuela para enterarse de las amenazas y buscar una solución de inmediato.

"Vamos a trabajar para que las clases en esta escuela no se detengan. Este no es un problema delincuencia como se ha manejado", reiteró el ministro de Educación.

Agregó que las clases se iniciarán con nuevos docentes que serán asignados por el Ministerio de Educación la próxima semana.

Por su parte, Perdomo se comprometió con reforzar la seguridad en la referida escuela la otra semana.

"La obligación como seguridad pública es darle la protección a la gente honrada y más a los centros escolares. Hemos escogido este municipio como los 27 que vamos a reforzar la seguridad. Vamos a tener seguridad permanente", dijo Perdomo.

Las autoridades de la escuela aseguran que la presencia de la Policía en la escuela ha causado descontento entre los delincuentes de la zona.

Perdomo dijo que lo que "se ha incrementado es que de las Unidades Militares salen a reforzar un área peligrosa. Eso es el Plan Medusa".

Perdomo llegó desde temprano al cantón Dos Cerros. Se bajó de su camioneta y saludó a varios vecinos. Luego conversó con los padres de familia y se comprometió con brindar seguridad.

Agregó que el problema delincuencial de la escuela fue que "un pandillero llegó en el centro escolar era con el propósito de reclutar a más jóvenes".

"La gente necesita tener confianza con la autoridad para que puedan colaborar. La tregua de los pandilleros ha sido entre ellos no para la población", dijo Perdomo a los pobladores.

Investigación fiscal

Ayer también llegó a la escuela el jefe fiscal de la zona norte de San Salvador, Froilán Coto, quien con un grupo de fiscales realizó entrevistas y otras diligencias para iniciar la investigación de las supuestas amenazas de pandilleros.

Los fiscales tomaron fotografías e inspeccionaron la zona.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación