Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Llamada desde la cárcel refleja poder de pandillas

Analistas coinciden que en las cárceles hay mucha permisibilidad para los reos

Llamada desde la cárcel refleja poder de pandillas

Llamada desde la cárcel refleja poder de pandillas

Llamada desde la cárcel refleja poder de pandillas

La conversación múltiple que realizó un grupo de pandilleros de la mara Salvatrucha con un cabecilla que se encuentra en una cárcel de Estados Unidos refleja la permisividad que existe en las cárceles, el alcance y la organización que ahora tienen las pandillas, según expertos y analistas en temas de seguridad.

El Diario de Hoy publicó el lunes y martes una conferencia telefónica que realizó un cabecilla desde el penal de Ciudad Barrios, con otro pandillero detenido en una cárcel de Los Ángeles, Estados Unidos. En la conversación los mareros ordenan asesinar a otro pandillero y discuten una pugna interna por el poder entre la mara Salvatrucha.

El criminólogo Carlos Ponce opina que las cosas que revela el cabecilla de la MS, (a) El Cobra, "son alarmantes y confirma los beneficios que tienen los reos por la mal llamada tregua entre el gobierno y los pandilleros".

"El reo asegura en el audio que en el penal de Ciudad Barrios andan con el celular en la mano. Solo esa pequeña revelación nos permite medir la permisibilidad que hay en los centros penales", detalló Ponce.

El criminólogo afirma "que esa tolerancia excesiva es algo que permite el gobierno como parte de la negociación entre los mareros".

"Esta conversación nos confirma que el gobierno intercambió el beneficio del uso de celulares en las cárceles, eso les permite a los cabecillas ordenar a todos sus alternos para que se adapten a la tregua y para planificar sus delitos", reiteró el experto.

Por su parte, el exdirector de la Policía, Rodrigo Ávila, expresó que el uso de celulares en las prisiones es un problema de muchos años; sin embargo, en los últimos años se ha dado con más frecuencia.

Ávila indicó que "el alcance y poder de las pandillas es muchísimo más grande de lo que los salvadoreños y el Estado quiere aceptar".

Criticó que "no hay un compromiso real del Estado y la sociedad salvadoreña para erradicar a las pandillas, al contrario, las están fortaleciendo".

"Las pandillas salvadoreñas y su relación con los que están en Estados Unidos generan un alcance enorme. En este último país hay muchos esfuerzos para erradicarlas, pero en El Salvador, en vez de disminuir su alcance, ahora tiene más territorialidad", resaltó Ávila.

El exdirector de la PNC comentó que "en el país es absurdo que los pandilleros no se esconden para decir que son mareros y lo peor que en las cárceles usan celulares modernos y tablets".

Ávila expresó que muchos jóvenes están tomando como referentes a los cabecillas de las maras, ya que los miran como personas que quiere hacer cosas buenas, cuando la razón de ser de las pandillas en su esencia pura es ser malo".

Por su parte, el exministro de Justicia y Seguridad, Francisco Bertrand Galindo, opinó que el control en las cárceles sigue siendo altamente deficitario.

Afirmó que este tipo de conversaciones entre reos confirma que la estructura de las pandillas tiende a ser cada día una organización delincuencial de crimen organizado transnacional.

"Una de las cosas que nos debe de preocupar es el nivel que las maras van adquiriendo. Esta situación es altamente preocupante. No se trata de violentar los derechos humanos de las personas por delincuentes que sean, pero tampoco que les den esa permisibilidad en el interior de los centros penales que es exagerada", dijo Galindo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación