Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Liberan a pareja acusada de chantajear a militares

Una jueza les impuso una fianza de $2 mil para recobrar su libertad Según la Fiscalía, ofrecieron $3 mil a soldados como soborno

Por el delito de contrabando, los imputados pueden ser sentenciados a entre seis y ocho años de cárcel. Foto EDH / Archivo

Por el delito de contrabando, los imputados pueden ser sentenciados a entre seis y ocho años de cárcel. Foto EDH / Archivo

Por el delito de contrabando, los imputados pueden ser sentenciados a entre seis y ocho años de cárcel. Foto EDH / Archivo

El juzgado de Paz de Candelaria de la Frontera, en Santa Ana, dejó libres a Luis Rey M. M. y a María Esperanza C. R., quienes habían sido acusados de los delitos de contrabando de mercadería y cohecho (ofrecer soborno).

Aunque gozarán de libertad, el tribunal también decidió enviar el proceso a la etapa de instrucción (previa a juicio) y ordenó a la pareja cancelar una fianza de 2 mil dólares.

Según la Fiscalía, la pareja viajaba, junto con un menor, a bordo de un vehículo en el que transportaban 117 cajas con cigarrillos de la marca Modern, en el puesto fronterizo de Piedras Azules, en Candelaria de la Frontera.

En el referido lugar, una patrulla de soldados interceptó el vehículo y realizó el registro que les permitió encontrar la mercadería ilegal.

Según fuentes de la Policía, las cajas de cigarro habían sido sacadas de una casa cerca de esa zona. Las autoridades presumen que la casa es utilizada para almacenar cigarrillos de contrabando.

Al momento de la detención, María Esperanza entregó a uno de los militares tres mil dólares en efectivo para que les permitieran pasar la mercadería, sin embargo, los soldados la arrestaron de inmediato y por eso la han acusado de cohecho, narra el expediente fiscal.

A juicio otros presuntos contrabandistas

El Juzgado 1º de Instrucción también ordenó ayer un juicio en contra de Iliana del Carmen G. y Samuel Osvaldo S. M., ambos de 36 años, por el delito de contrabando de mercadería. La pareja, que actualmente goza de medidas sustitutivas a la cárcel, enfrentará una vista pública en los próximos meses.

Según la acusación, ambos comerciantes fueron detenidos el pasado 6 de septiembre en la calle Gerardo Barrios y la 3a. Avenida sur, a la altura de la Iglesia El Calvario, de San Salvador, supuestamente en momentos en que ofrecían al público cigarrillos chinos de las marcas Silver Elephat y Modern.

Los imputados, al parecer, comercializaban la mercancía en dos puestos informales en dicha zona cuando fueron observados por el Grupo Anti Contrabando de la Policía Nacional Civil (PNC).

Cuando los oficiales les exigieron la documentación del producto, ambos manifestaron no contar con ningún papel que pudiera demostrar la legal tenencia. En el procedimiento policial les decomisaron 139 paquetes de cigarros.

Todas los imputados podrían recibir una condena que oscila entre los seis y los ocho años de cárcel, según fuentes fiscales.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación