Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Liberan a acusado de causar tres muertes en tragedia vial

El accidente ocurrió el 21 de diciembre en el redondel Masferrer de esta capital

Mario Alexander Flores, (a la derecha), acusado del accidente en el que murieron tres personas. Foto EDH / Jaime López

Mario Alexander Flores, (a la derecha), acusado del accidente en el que murieron tres personas. Foto EDH / Jaime López

Mario Alexander Flores, (a la derecha), acusado del accidente en el que murieron tres personas. Foto EDH / Jaime López

El Juez Sexto de Instrucción de San Salvador, Roberto Antonio Arévalo Ortuño, resolvió ayer en audiencia especial cambiar la detención provisional impuesta a Mario Alexander Flores Bermúdez, de 29 años, por libertad condicional, en el proceso que se le sigue por un accidente vial en el que murieron tres personas de una misma familia.

El imputado permanecía en prisión desde la madruga del 21 de diciembre, luego de aparentemente haber provocado un fatal accidente en redondel Masferrer, al poniente de San Salvador.

La fiscal asignada al caso y los familiares dolientes rechazaron la decisión del juez Arévalo Ortuño, porque consideraron que el procesado desde un primer momento mostró interés por evadir su responsabilidad y la justicia, al intentar huir luego del aparatoso accidente.

Vecinos del sector manifestaron que el vehículo de Flores Bermúdez, que viajaba de la zona alta de la colonia Escalón aquella madrugada, se estrelló en un triángulo de concreto y luego voló por encima del automóvil donde se movilizaban las víctimas.

Por la fuerza y la velocidad que llevaba el automotor del imputado, este arrancó el techo del auto de las víctimas y decapitó a dos de ellas.

El carro del infractor cayó llantas arribas en el jardín del redondel Masferrer; el sujeto salió ileso del percance y se acercó a ver lo sucedido.

Cuando se percató de lo grave del asunto, al parecer, intentó huir y fue gracias a los vecinos que las autoridades alcanzaron a Flores Bermúdez varias cuadras después y lo detuvieron.

Por lo grave del caso, el juez Sexto de Paz en la audiencia inicial ordenó la prisión provisional del sujeto, mientras seguía el proceso acusatorio contra él. Sin embargo, ayer, su abogado, Hugo Ibarra, solicitó al juez Arévalo Ortuño la libertad con medidas para su cliente, alegando que la tragedia del 21 de diciembre no fue intencional y que el imputado tiene condiciones suficientes para no escapar ni interferir con la justicia.

Dijo también que el acusado tiene un empleo estable (cargo de supervisor) en una empresa internacional.

El juez, por su parte, afirmó que tratados internacionales han establecido que la detención no debe ser la regla, sino la excepción, en casos extremadamente complicados, pero en este estimó que no se ajusta, por lo que resolvió a favor del imputado.

Además le impuso que debe pagar una fianza de 10 mil dólares, presentarse de lunes a viernes a firmar al tribunal, no manejar vehículos ni ingerir licor. Tampoco podrá contactar con familiares de la víctimas a no ser que sea por medio de la Fiscalía.

No podrá salir del país, para lo cual el juez dijo que girará instrucciones a Migración para impedir su salida.

Aún con las restricciones, la fiscal del caso presentó un recurso de apelación a la resolución del juez por el peligro de fuga del imputado.

"Desde que cometió el hecho, él dio indicios que se iba a dar a la fuga", subrayó la fiscal. Además, porque se trata de dos delitos graves como el homicidio culposo (no intencional) en contra de tres personas, originarias de San Vicente y por el delito de conductor peligroso, que implica el riesgo que una persona borracha maneje un automotor en la vía pública.

El día del accidente, el imputado se negó a realizarse el alcotest, sin embargo, ayer el acusado negó haberse negado a la prueba. Argumentó que solo dijo que no iba a hacérsela sin la presencia de un abogado. Cuando finalmente tomó la prueba habían pasado varias horas; el examen resultó con cero puntos de grados de alcohol en la sangre.

Su abogado afirmó que el accidente ocurrió por fallas mecánicas y negó que haya sido por conducir en estado de ebriedad. Ibarra puntualizó que el juez está en la facultad de conceder el beneficio de libertad condicional sin violentar la ley.

El juez Arévalo Ortuño justificó su decisión a favor del imputado, en el sentido que "es un hombre de Ley" y no puede pasar por encima de ellas: "No puedo resolver con el corazón sino con base en la Ley y esta establece que él puede gozar de medidas alternas a la detención", explicó el juez.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación