Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Lentitud en pesquisas sobre grupos de exterminio

Director de la PNC dice que la mayoría de masacres son cometidas por miembros de pandillas. Pese a la cantidad de casos, investigaciones avanzan poco. PDDH indaga solo seis de esos hechos

Casa de donde sacaron a Isaías Quevedo, el 11 de octubre, en Meanguera. Fue asesinado a varios cientos de metros junto a otro joven.

Casa de donde sacaron a Isaías Quevedo, el 11 de octubre, en Meanguera. Fue asesinado a varios cientos de metros junto a otro joven. | Foto por Óscar Iraheta

Casa de donde sacaron a Isaías Quevedo, el 11 de octubre, en Meanguera. Fue asesinado a varios cientos de metros junto a otro joven.

Usulután, Cuscatlán y Morazán son los departamentos qué más han registrado asesinatos múltiples, muchos de ellos podrían haber sido ejecutados por grupos de exterminio de pandilleros.

Pese a los indicios, las investigaciones sobre masacres cometidas por posibles grupos de exterminio avanzan lentamente, como el resto de matanzas cometidas por grupos de pandillas o por vendettas entre narcotraficantes y otros grupos delictivos.

Ayer el diputado Orlando Cabrera Candray, que representa al departamento de Usulután por parte ARENA, señaló que quisiera escuchar cuáles son las explicaciones que sobre ese la posibilidad de la existencia de grupos de exterminio, que tiene la Policía Nacional Civil y el Ministerio de Seguridad, Justicia y Seguridad.

Durante este año, sólo en Usulután se han cometido aproximadamente diez masacres por parte de grupos armados que han irrumpido en las viviendas de las víctimas diciendo que son militares o elementos policiales.

Esos hechos han dejado más de 40 víctimas mortales a quienes han sacado de sus casas y ejecutado en otros lugares, como los casos del cantón San Hilario, en Jiquilisco, y en el cantón Ojos de Agua, en Jucuarán, ambos cometidos el 10 de mayo.

Pese al volumen de casos que guardan similitudes en cuanto a la forma de abordar a las víctimas, ayer el director de la Policía Nacional Civil, comisionado Mauricio Ramírez Landaverde, dijo a El Diario de Hoy que en la mayoría de esos crímenes que se han logrado investigar, se ha determinado que los responsables han resultado ser miembros de pandillas rivales a las de las víctimas.

Según Landaverde, desde hace unos cinco años, la institución que dirige no registra el involucramiento de elementos policiales en masacres. Los últimos casos, según el jefe policial, se saldaron con el arresto de algunos policías vinculados a hechos parecidos en Ahuachapán y en Lourdes, municipio de Colón, departamento La Libertad.

Podría haber policías involucrados 

No obstante la explicación anterior, Landaverde dijo que no se podía descartar que pudieran existir elementos policiales involucrados en algunos casos de múltiples asesinatos registrados en este año.

Añadió que en muchas masacres se ha hablado de que los responsables vestían con uniformes de policías o militares y que habían simulado un operativo policial para ingresar a las casas y someter a sus víctimas.

Sin embargo, dijo que existen aún muchas masacres, en las que los criminales han actuado de esa misma forma, que están bajo investigación en las que podrían haber otros resultados.

El lunes, El Diario de Hoy publicó varios casos de masacres cometidas en los departamentos de Usulután, Cuscatlán y Morazán, en las que los familiares de las víctimas consideran que los hechos podrían haber sido cometidos por grupos de exterminio.

Incluso, el Procurador de Derechos Humanos, David Morales, afirmó que esa entidad está dando seguimiento a dos de los casos investigados por EDH, en los cuales los responsables podrían ser miembros de la corporación policial.

Así también, Morales afirmó que existen otros dos casos cometidos en el departamento de Usulután, que son objeto de investigación por parte de la Procuraduría de Derechos Humanos debido a la sospecha de haber sido cometidos por posibles grupos de exterminio.

También en el norte de Morazán Investigaciones de El Diario de Hoy también han puesto en evidencia una serie de ejecuciones que han sido registradas en varios municipios del norte del departamento de Morazán.

En Torola, San Fernando, Perquín, Jocoaitique y Meanguera, unas 12 personas, la mayoría jóvenes, han sido asesinados por grupos de hombres que los han sacado de sus viviendas durante la noche para asesinarlos lejos de sus viviendas, simulando operativos.

En esa zona de Morazán, tanto elementos policiales como pobladores, creen que opera algún grupo de exterminio, pues la mayoría de personas asesinadas son las mismas cuyos nombres aparecieron en hojas volantes diseminadas en esos municipios, en los que se aseguraba que serían eliminados por tener vínculos con pandillas.

De acuerdo a una investigación de EDH, publicada el 22 de octubre,  en los ocho municipios de Morazán, ubicados al norte del río Torola, únicamente hay fuerte presencia de la mara Salvatrucha (MS).

Incluso, entre septiembre y octubre, tres veteranos de guerra, de la otrora guerrilla del FMLN, fueron asesinados supuestamente por miembros de pandillas por considerarlos que eran un obstáculo para sus propósitos en ese sector de Morazán, según informaron fuentes policiales en esa oportunidad.

No descartan exterminio

Sobre este mismo tema, ayer el diputado Antonio Almendáriz, del Partido de Concertación Nacional (PCN) y presidente de la Comisión de Seguridad de la Asamblea Legislativa, dijo que no se podía descartar la existencia de grupos de exterminio de pandilleros, aunque matizó que mientras no se confirme esa hipótesis, no deja de ser solo una posibilidad.

Almendáriz agregó que por la forma cómo han operado los criminales responsables de esas matanzas, vestidos de policías o militares, no deja de generar una percepción ciudadana de que quiénes estarían detrás de esas muertes pueden ser grupos de exterminio.

Pero el diputado pecenista no se quiso aventurar a señalar la posibilidad del involucramiento de policías o militares en los posibles grupos de exterminio en diferentes lugares.

Más bien el legislador recordó que los miembros de pandillas se están matando entre ellos por diversos motivos y por purgas al interior de esas agrupaciones declaradas como terroristas recientemente por la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia.

Por su parte, el diputado Cabrera Candray, también miembro de la Comisión de Seguridad, instó a funcionarios de Seguridad Pública y al Organismo de Inteligencia del Estado (OIE) a investigar los casos de masacres para establecer o desvirtuar la existencia de grupos de exterminio de pandilleros.

 

PDDH indaga seis casos

A pesar de que en lo que va del 2015, la cantidad de masacres se aproxima a los 100 casos, muchos de los cuales los parientes de las víctimas señalan la posibilidad de que hayan sido cometidos por grupos de exterminio, la Procuraduría para los Derechos Humanos solo investiga seis de esos crímenes.

“Según reportes internos que yo tengo, son al menos seis casos que hemos abierto en 2015, con ese patrón de violencia. Los estamos manejando como casos ilustrativos en la medida que no tenemos la capacidad material para investigar todos los casos”, afirmó el procurador Morales.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación