Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las Pandillas recrudecen ola de asesinatos

Hasta ayer, los homicidios cometidos en la primera quincena de enero pasaban de los 200

Las Pandillas recrudecen ola de asesinatos

Las Pandillas recrudecen ola de asesinatos

Las Pandillas recrudecen ola de asesinatos

Con la intención de presionar al Gobierno para evitar que los principales cabecillas de pandillas sean enviados al penal de máxima seguridad de Zacatecoluca, conocido como Zacatraz, los grupos de pandillas han recrudecido la violencia en las primeras dos semanas de 2015, según fuentes policiales.

Uno de los principales blancos de ataque han sido miembros de la Policía Nacional Civil (PNC) del nivel básico.

Solo en los primeros 15 días de 2015, siete agentes policiales habían sido asesinados, la mayoría por miembros de pandillas.

Ayer fue un día crítico para la PNC, pues esa institución estuvo a punto de encajar el asesinato de tres de sus miembros, dos de los cuales fueron rescatados con vida, uno en la colonia Luz, en San Salvador, y otro en San Juan Opico, debido a una rápida intervención policial que obligó a los pandilleros a liberar a los dos policías que habían sido privados de libertad en horas de la mañana.

La violencia desatada por los grupos de pandillas ha elevado la cifra de homicidios; según fuentes policiales, hasta el cierre de esta nota (6:00 p.m.) los homicidios sobrepasaban los 200.

Para muestra, ayer cinco miembros de una familia fueron encontrados asesinados a balazos en una zona rural de Ciudad Delgado (ver nota a la par).

Un cobrador de la Ruta 140, un vendedor de agua embotellada también fueron asesinados en San Bartolomé Perulapía y en San José Villanueva, respectivamente.

Policías en la mira

Desde el pasado domingo hasta ayer, cuatro miembros de la corporación policial fueron asesinados, tres de estos por grupos de pandillas.

Entre la noche del miércoles y la mañana del jueves, dos elementos de esa corporación fueron abatidos por miembros de pandillas.

En Carolina, departamento de San Miguel, el agente Héctor Amílcar Jacobo Melgar, de 42 años, fue acribillado a pocos metros de su casa, cuando regresaba de practicar deporte en su período de licencia.

Como responsable de ese asesinato, la Policía capturó a el "Persignado", un pandillero aparentemente menor de edad residente en Carolina.

En Izalco mataron otro policía por venganza

A menos de 12 horas de que Jacobo Melgar fuera asesinado en Carolina, San Miguel, otro policía fue atacado en el cantón Ceiba del Charco, municipio de Izalco, departamento de Sonsonate.

René Alonso Barrientos Mezquita, de 23 años, fue acribillado a balazos ayer poco antes de las 7:00 de la mañana por al menos 15 miembros de la pandilla 18 de la facción Revolucionaria, según indicaron fuentes de la Fiscalía y Policía.

Barrientos Mezquita recién se había despertado, salió a barrer enfrente de su vivienda cuando de repente, aproximadamente cinco jóvenes pandilleros se le acercaron y comenzaron a dispararle con diferentes armas de fuego.

La Policía presume que en ese crimen participaron aproximadamente 15 miembros de la pandilla 18 Sureños, encabezada por Carlos Ernesto Mojica Lechuga (a) "Viejo Lin", encarcelado en el centro penal de Cojutepeque, donde purga condenas por diversos delitos.

El agente policial estaba destacado en la Subdirección de Tránsito Terrestre y estaba asignado a vigilar y orientar el tráfico en el centro de San Salvador, indicaron parientes del fallecido.

Barrientos Mezquita tenía aproximadamente cuatro años de pertenecer a la corporación policial. Otros parientes de él también pertenecen a la PNC.

Momentos después del homicidio del agente policial, la PNC desplegó un amplio operativo que incluyó un helicóptero policial y uno militar, así como unidades especiales de la Policía y varios miembros de la Fuerza Armada.

El operativo se saldó con dos sospechosos capturados cuyas identidades no fueron relevadas por jefes policiales que se apersonaron al lugar.

Director PNC: son viles cobardes

Por su parte, el director de la PNC, comisionado Mauricio Ramírez Landaverde, quien llegó a la escena del crimen, tildó de viles cobardes a los criminales que acabaron con la vida del policía Barrientos Mezquita.

Ramírez Landaverde dijo que el asesinato de los policías, que suman siete en los primeros 15 días de 2015, es un ataque a los salvadoreños por parte de grupos criminales.

El director también aseguró que Barrientos Mezquita había sido asesinado como una venganza hacia la institución policial por la muerte de un cabecilla de pandillas, ocurrido el martes anterior durante un enfrentamiento armado en la colonia Santa Teresa del municipio de Izalco.

El cabecilla que resultó muerto fue identificado como Irvin Córdova López, "Doggi" de 28 años.

Una fuente de la Fiscalía aseguró que en el asesinato de Barrientos Mezquita supuestamente habían participado dos jóvenes hermanos de Córdova López, quienes también pertenecen a la mara 18 Sureños.

Hace seis meses sufrieron atentado de pandillas

El policía asesinado ayer era el menor de tres hermanos que pertenecen a la corporación policial, explicó un pariente de la víctima.

Hace aproximadamente seis meses, la familia Barrientos Mezquita, tuvo que abandonar su vivienda en el caserío Los Mezquita cantón La Junta, siempre en Izalco, luego que pandilleros ametrallaran la casa.

A raíz de ese ataque, toda la familia se mudó hacia el cantón La Ceiba del Charco y los tres habían sido autorizados por la PNC para portar el arma de equipo mientras estaban de licencia.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación