Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Juicio abreviado daría la libertad a acusado de asalto

En caso de ser condenado, el sospechoso de asaltar un microbús Ruta 138 saldría solo con reglas de conducta

Fachada de las oficinas de la Ruta 92, en Zacatecoluca, muestra los impactos de bala de un ametrallamiento de que fue objeto a primeros días de abril. Desde hace un mes están en paro debido varios ataques por pandilleros de la zona. Foto EDH / Jorge

Fachada de las oficinas de la Ruta 92, en Zacatecoluca, muestra los impactos de bala de un ametrallamiento de que fue objeto a primeros días de abril. Desde...

Fachada de las oficinas de la Ruta 92, en Zacatecoluca, muestra los impactos de bala de un ametrallamiento de que fue objeto a primeros días de abril. Desde hace un mes están en paro debido varios ataques por pandilleros de la zona. Foto EDH / Jorge Beltrán

A Wilson Alexander Olivar le podría salir más cara la justicia que un ciudadano le impartió al darle de balazos cuando intentó robar a pasajeros de un microbús de la Ruta 138, que la que recibiría al final de un proceso penal abreviado; ya que con éste podrían darle la libertad a cambio de algunas condiciones que le imponga el juez que lo procesa.

Olivar es un pandillero de la MS que delinque en el cantón Las Isletas, municipio de San Pedro Masahuat, departamento La Paz.

El 6 de abril pasado, junto a dos delincuentes más abordaron un microbús con la intención de robar a los pasajeros, sin contar con que en esa unidad iba un pasajero que se les enfrentó para evitar el robo.

Olivar es el único marero que es procesado, luego de que un grupo de policías lo capturara mientras se escondía entre unos matorrales, luego de resultar con varios balazos en su cuerpo.

Dos pandilleros apodados el Scooby y el Caspa escaparon, dejándolo abandonado.

El día que capturaron a Olivar, algunos policías dijeron a varios periodistas que la intención de los mareros era quemar el microbús como una medida de presión hacia la cooperativa de esa ruta de transporte que no quería pagar un incremento de la extorsión a los mareros.

Incluso dijeron que habían decomisado depósitos con gasolina, con la cual incendiarían el automotor.

Pero nada de eso consta en el expediente 37-2015 que lleva el Juzgado de Paz de San Luis Talpa.

En ese documento judicial consta que la policía solo encontró, dentro del microbús, una cartera de mano color rosada, con documentos a nombre de una mujer. Nada de depósitos con combustible.

En el expediente judicial tampoco consta que los mareros hayan manifestado que el ataque se debía a que los dueños de los microbuses de la Ruta 138 se oponían a pagar el incremento de la extorsión.

No obstante, fuentes de El Diario de Hoy indican que desde hace aproximadamente cuatro semanas, la ruta de microbuses 138, que recorre de San Salvador a San Luis Talpa, está pagando un 50 por ciento más de extorsiones.

"Los martes, miércoles y jueves se entregan cinco dólares por cada microbús; hasta hace unas tres o cuatro semanas solo eran dos días los que se le pagaban", confirmó una fuente que pidió no revelar su identidad por temor.

Un mes en paro

Un día antes de que pandilleros asaltaran el microbús de la Ruta 138, mareros rivales a los primeros habían asesinado a Carlos Alfredo Lesle Solís, de 48 años, motorista de la Ruta 92, que recorre San Juan Nonualco, San Rafael Obrajuelo, así como el casco urbano de Zacatecoluca y varios cantones de ese municipio.

El preámbulo del asesinato de Lesle Solís fue un ametrallamiento a la casa que ocupa la Ruta 92 como oficinas, próxima al estadio nacional de Zacatecoluca. En la fachada de dichas oficinas aún se observan los orificios de bala en puertas, balcones y paredes.

Fuentes policiales dijeron que ambos ataques fueron en represalia porque la directiva de esa ruta se negó a pagar el doble de extorsión a los pandilleros.

Desde el pasado 5 de abril, todos los buses de la Ruta 92 han permanecido guardados. Cada propietario guarda sus unidades en su casa.

Dueños de camiones y pick ups han suplido la falta de servicio de buses. Sin embargo, los usuarios de dicha ruta resienten que deben pagar $0.50, es decir, el doble de lo que pagaban por el servicio de buses.

El Diario de Hoy intentó conocer la versión de los directivos de la referida ruta, pero a pesar de varios intentos, no fue posible localizar a alguno.

El transporte público sigue bajo el acecho de los grupos de pandillas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación