Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Jueza de Paz de Lolotique habría pagado $1,500 a los homicidas de su expareja

Víctima era Juan Hernández, alcalde del municipio entre 2006 y 2012

Tras el homicidio, la jueza Rosa Cruz Jurado inició un proceso judicial en un Tribunal de Familia para que los bienes de su expareja pasaran a nombre de ella. Foto EDH / Lucinda Quintanilla

Tras el homicidio, la jueza Rosa Cruz Jurado inició un proceso judicial en un Tribunal de Familia para que los bienes de su expareja pasaran a nombre de...

Tras el homicidio, la jueza Rosa Cruz Jurado inició un proceso judicial en un Tribunal de Familia para que los bienes de su expareja pasaran a nombre de ella. Foto EDH / Lucinda Quintanilla

Diferencias familiares y el supuesto lucro de una herencia, habrían llevado a la jueza de Paz de Lolotique, San Miguel,

Rosa Cruz Jurado, a planificar el homicidio de su expareja, Juan Ángel Hernández.

La víctima fue alcalde de dicho municipio, durante dos periodos, con los partidos PDC y PCN. Fue asesinado el 29 de noviembre de 2012.

La mujer, según las investigaciones, habría contratado a tres sicarios para que mataran a Hernández. La Fiscalía informó que los sujetos pertenecen a una pandilla que delinque en Lolotique.

La autora intelectual y los presuntos homicidas fueron aprehendidos la noche del lunes, en un operativo realizado en San Miguel.

German Arriaza, jefe fiscal de la zona oriental, informó que la jueza y Hernández estaban separados definitivamente, desde mediados de 2012, porque tuvieron problemas familiares.

La jueza habría negociado con Luis Ernesto Parada Morejón, Adelio de Jesús Silva y Gerson Salvador Portillo pagarles $2,500 y darles una motocicleta a cambio de que cometieran el asesinato.

Sin embargo, se sabe que los sicarios únicamente recibieron $1,500 por el encargo.

"Se obtuvo información de carácter pericial y testimonial que nos establece que la señora jueza hizo contacto con los miembros de la clica Sitios Locos Salvatruchos de la MS y les manifiesta el deseo de que le quitaran la vida al señor Hernández", dijo Arriaza.

El delegado del Ministerio Público señaló que la supuesta intención de la funcionaria era apropiarse de los bienes materiales de su expareja.

De hecho, tras el homicidio de Hernández, la mujer inició un proceso en el Juzgado de Familia de San Miguel (llamado Declaratoria de Unión no Matrimonial) que la acreditaba a ella como única heredera del patrimonio que dejaba su excompañero de vida.

Las autoridades explicaron que aunque el proceso judicial estaba abierto, los bienes ya estaban a nombre de Cruz. No obstante, todavía no podían ser usados por ella hasta que el caso concluyera.

"En el allanamiento encontramos toda la documentación relacionada con las diligencias de la Declaratoria de Unión no Matrimonial, además de todas las diligencias en donde ella solicita la anotación preventiva y que todos los bienes de Hernández pasaran a favor de ella", expresó Arriaza.

Entre las pruebas que tiene la Fiscalía contra los imputados está la declaración de dos testigos, además del análisis de llamadas telefónicas y bitácoras de las mismas. También se cuenta con la tramitación de la Declaratoria de Unión No Matrimonial.

De acuerdo con las autoridades, en el crimen contra el exalcalde habrían participado otras tres personas que están prófugas.

La jueza de Paz será procesada por homicidio agravado y por agrupaciones ilícitas debido a su presunta vinculación con los pandilleros.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación