Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Juez de caso Chandra Levy revisará condena de Guandique

Los fiscales no indagaron el ADN de un tercer sujeto encontrado en la escena

Ingmar Guandique fue condenado a 60 años de cárcel por el asesinato de la becaria Chandra Levy. Foto EDH / Archivo

Ingmar Guandique fue condenado a 60 años de cárcel por el asesinato de la becaria Chandra Levy. Foto EDH / Archivo

Ingmar Guandique fue condenado a 60 años de cárcel por el asesinato de la becaria Chandra Levy. Foto EDH / Archivo

El juez de la Corte Superior de Washington, Gerald Fischer, convocó ayer a una nueva audiencia a los fiscales y defensa con la presencia de Ingmar Guandique para tratar el caso de la condena impuesta en 2011 al salvadoreño sentenciado a 60 años de prisión por el asesinato de la becaria Chandra Levy.

José Idler, vocero de la Corte de Washington, confirmó a El Diario de Hoy que la audiencia que se realizó ayer con las partes surge como "una revisión a la luz de ciertas evidencias que han surgido" en el polémico y sonado caso.

Guandique fue condenado sin pruebas, solo con el testimonio de un prisionero, excompañero de celda, quien dijo que el salvadoreño le había confesado ser el autor del crimen.

La fiscalía orquestó toda la acusación sobre ese testimonio que fue muy cuestionado por la defensa durante el juicio realizado a finales de 2010.

El tribunal de conciencia que fue escogido con algunas irregularidades, como trascendió tiempo después, lo encontró culpable, aunque no existen pruebas de ADN ni testimoniales para probar la participación de Guandique en el homicidio de la joven que finalizaba en 2001 una pasantía en el Departamento de Prisioneros cuando desapareció misteriosamente.

El cuerpo de Chandra Levy, que cuando desapareció mantenía una relación extramarital con el entonces congresista Gary Condit, fue descubierto semienterrado un año después de su desaparición, en mayo de 2002, en el parque de recreo y reserva forestal Rock Creek Park en Washington, una alargada y serpenteada franja boscosa que atraviesa la capital estadounidense.

Durante las seis semanas del juicio, la fiscalía no profundizó en la investigación sobre la procedencia del ADN de un tercer sujeto —desconocido y encontrado en la escena del crimen—, el que no coincidía con el de Guandique; en ese entonces los fiscales adujeron que se trató de una contaminación a la hora de levantar las osamentas. Guandique también pasó dos veces la prueba del polígrafo en las que declaró ser inocente.

El salvadoreño de 33 años es originario del cantón Mayucaquín en San Miguel, y se le vinculó con el asesinato de Levy a partir de hechos relacionados por otra condena de 10 años que purgaba por los intentos de atraco sexual a dos mujeres en el mismo parque forestal ocurridos en 2001, cerca de donde fue encontrado el cuerpo de Levy un año después de desaparecer.

El día de la condena a principios de 2011, la madre de Chandra, Susan Levy, con dureza y en actitud que inquietó por su rudeza en la sala de la corte dijo a Guandique "ahora jódete", pero poco después comentó en una entrevista en televisión que no estaba 100 por ciento segura de que Guandique fuera el asesino de su hija.

Tropiezos en un caso sonado

La selección del jurado fue una de las primeras inquietantes para las defensoras del salvadoreño. Las abogadas Santha Sonenberg y María Hawilo no lograron mover el juicio a otra jurisdicción menos contaminada por el ruido mediático del caso que aún gana titulares en todos los medios de comunicación porque desde inicios ha estado salpicado por lo que fue un escándalo político al conocerse el amorío del excongresista demócrata de California, Gary Condit, con la joven becaria también californiana.

Fue hasta principios de 2012 que la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia ordenó liberar los cuestionarios que realizó el juez Fischer a los 12 miembros titulares del jurado de conciencia que encontraron culpable a Guandique. La sentencia del tribunal se dio luego de que un grupo de medios de comunicación solicitó y amparado a derecho de conocer el contenido secreto de los cuestionarios.

De las respuestas de los elegidos por el tribunal se encontró que habían actuado con parcialidad, pues tenían un amplio conocimiento del caso. Previo al juicio, algunos dejaron ver que tenían prejuicios contra Guandique e incluso con los inmigrantes indocumentados.

La divulgación de los cuestionarios reveló que todos los miembros del jurado conocían mucho del caso y la mitad sabía de las acciones de la mara Salvatrucha, con la que se vincula a Guandique por un tatuaje que le rodea el cuello alusivo a esa organización criminal transnacional.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación