Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

ISSS pagará $275 mil por una mala praxis

Juzgado Primero de Sentencia condenó al director del hospital Amatepec y lo inhabilitó por dos años

La joven sigue superando las secuelas por la mala atención en el hospital Amatepec del ISSS. Foto EDH / Archivo

La joven sigue superando las secuelas por la mala atención en el hospital Amatepec del ISSS. Foto EDH / Archivo

La joven sigue superando las secuelas por la mala atención en el hospital Amatepec del ISSS. Foto EDH / Archivo

El Juzgado Primero de Sentencia de San Salvador, condenó ayer al director del hospital Amatepec, Hugo Roberto Barahona Chavarría, por mala praxis, contra una joven de 24 años en 2008, según informó la Fiscalía y la Unidad de Comunicaciones del Centro Judicial Isidro Menéndez.

El Tribunal Primero de Sentencia también suspendió por dos años al profesional para ejercer su profesión como médico.

Asimismo sentenció al Seguro Social a pagar 275 mil dólares a la víctima por los daños provocados por la mala atención en el referido hospital.

Según la página del Seguro Social, Barahona sigue como director del referido nosocomio.

El Diario de Hoy publicó meses atrás la historia de la joven y confirmó el daño cerebral permanente que le dejaron las secuelas de la intervención médica.

Barahona fue exonerado por un juzgado; sin embargo, un tribunal superior ordenó reabrir el proceso contra el médico. El Instituto Salvadoreño del Seguro Social también fue condenado años atrás.

Todo comenzó el 7 de abril de 2008 cuando llegó al hospital Amatepec para que le operaran una hernia en la ingle. Un procedimiento bastante común y hasta cierto punto sencillo en el mundo de la cirugía.

No fue así. Un exceso de anestesia, de acuerdo con lo que le expresaron algunos médicos a la madre, provocó alteraciones en su cuerpo y el cerebro pasó varios minutos sin recibir oxígeno según los parientes.

El 30 de julio de 2009, la madre de la joven volvió a escuchar la voz de su hija por primera vez después de la cirugía. Lo primero que salió de los labios de la risueña joven fue "mamá". Ese día le retiraron el tubo a través del cual la joven lograba respirar. Le dejaron una cánula que se la quitaron después. Desde entonces, su madre puede entenderle mejor. En la casa, en algunas ocasiones, le ayuda a hacer la limpieza, relató en aquella ocasión la madre de la joven.

La joven ha mejorado de su salud y ha superado un poco los momentos de depresión.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación