Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

ISRI dice que no despidió a director de centro de ciegos

De acuerdo con esa institución, Walter Florencio Portillo no fue despedido sino que él renunció a su cargo.

En la imagen de arriba, la publicación de El Diario de Hoy del domingo anterior, con respecto al despido. Foto EDH / Archivo

En la imagen de arriba, la publicación de El Diario de Hoy del domingo anterior, con respecto al despido. Foto EDH / Archivo

En la imagen de arriba, la publicación de El Diario de Hoy del domingo anterior, con respecto al despido. Foto EDH / Archivo

"Como ISRI queremos aclarar que no existió despido, sino que se inició una investigación a solicitud masiva de padres de familia, usuarios y empleados, por irregularidades en el desempeño del Lic. Portillo que incluían maltratos a usuarios, especialmente a niños y niñas.

Durante ese proceso, el Lic. Portillo presentó su renuncia como Director a finales del 2011. En el año 2012 se consideró la posibilidad de darle otra oportunidad laboral en el área de atención psicológica, ante lo cual los padres de usuarios expresaron su oposición rotunda, dado su desempeño en el cargo como director".

Lo anterior es la aclaración que la presidenta del Instituto de Rehabilitación Integral (ISRI), Nadia Jennifer Soundy Ellerbrock que pidió a este periódico en relación con la nota publicada el domingo anterior en el que se expuso que Walter Florencio Portillo, fue despedido a finales de 2012 como director del Centro de Rehabilitación de Ciegos Eugenia Dueñas porque, según él, se opuso al cierre de un internado donde se atiende a personas con discapacidad visual que no pueden viajar día a día para su rehabilitación, por su escasez de recursos.

En la nota, Portillo, quien tiene una licenciatura en Psicología, denunciaba que el ISRI lo había despedido argumentando falta de confianza en él y poniendo en su lugar a una persona que no tiene ninguna discapacidad.

El ISRI, a través de su Oficina de Información y Respuesta (OIR), confirmó lo anterior; sin embargo, aclaró que la discapacidad no es requisito para optar al cargo.

Ayer Portillo dijo que las quejas que según el ISRI había contra él por su desempeño y mal trato a usuarios del centro de ciegos eran a nivel de técnicos, que no eran señalamientos directos hacia él sino hacia toda la estructura de la cual él era el dirigente y, en consecuencia, en quien recaían los señalamientos era contra él cuando fungió como director.

El Centro de Ciegos Eugenia de Dueñas, que funciona cerca del redondel Don Rúa, en San Salvador, según datos proporcionados por OIR del ISRI, cuenta con un presupuesto anual de 666,335 dólares de los cuales, 522,048 son para el pago de los 52 empleados con que cuenta.

En el albergue (internado), según el ISRI se atiende, este año, a 25 personas usuarias.

El domingo anterior, este periódico publicó los casos de tres personas con discapacidad que señalaban al Estado de haberles violado sus derechos laborales. En el mismo también se dijo que el Relator Especial de las Naciones Unidas señalaba a El Salvador de no tener registros confiables de personas con discapacidad.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación