Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Incendio destruye cinco casas en Soyapango

Un niño fue rescatado, pero dos mascotas murieron calcinadas. Familias piden ayuda

La falta de agua impidió apagar el fuego. Foto EDH / Jaime Anaya

La falta de agua impidió apagar el fuego. Foto EDH / Jaime Anaya

La falta de agua impidió apagar el fuego. Foto EDH / Jaime Anaya

Cinco viviendas improvisadas fueron consumidas y destruidas en su totalidad por un incendio ayer por la mañana, al final del pasaje Méndez, en la comunidad Altos de Soyapango, situada entre la colonia Guadalupe y el poniente de la estación de buses de la Ruta 7.

Personal del Cuerpo de Bomberos informó que el fuego se había originado por la sobrecarga de energía en un toma corriente en una tienda.

"Fue un descuido en el uso del sistema eléctrico", dijo Salvador Galdámez, jefe de los Bomberos.

Para las familias afectadas lo que por décadas habían adquirido con tanto sacrificio, en cuestión de segundos, quedó reducido a cenizas.

Ni las mascotas pudieron escapar de las llamas, pues dos perros murieron calcinados pues estaban amarrados.

Según cálculos preliminares, las pérdidas que ocasionó el siniestro, se estiman en 25 mil dólares, aproximadamente, según el presidente de la directiva de la comunidad, Henry Orellana.

"Estos son los momentos cuando pedimos a las personas de buen corazón, instituciones o a la Alcaldía que nos ayude", manifestó Orellana.

Claudia Duanes, una de las vecinas, explicó que el fuego no se propagó en otras viviendas porque entre todos los lugareños trabajaron para sofocar las llamas, mientras llegaban los bomberos.

Los lugareños tuvieron que echar mano a los barriles con los cuales han captado agua de las lluvias. Sin embargo, dijo que hubieran podido hacer más, sino fuera porque la comunidad no cuenta con servicio de agua, pese a haberlo gestionado.

Los vecinos se quejaron de que Anda no les brinda el suministro desde hace varios meses y pese a los llamados no han tenido respuesta.

Mientras tanto, un menor fue rescatado de las llamas por Dagoberto López, otro vecino, quien escuchó los gritos del niño.

Por lo ocurrido, Santos Escobar fue llevada por Comandos de Salvamento al hospital Molina Martínez, en Soyapango, tras sufrir un ataque de nervios.

El Cuerpo de Bomberos empleó 11 bomberos y, aunque el fuego ya había acabado con las casas, su labor únicamente tardó 15 minutos.

Más de 20 personas, entre ellos niños, han quedado sin un techo y su abrigo.

La mayoría de los adultos trabajan como vendedores informales y no se hallaban a la hora del siniestro.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación